Huffpost Spain
Shanell Mouland Headshot

Querido "Papá" del asiento 16C

Publicado: Actualizado:
Print Article

Querido "Papá":

No sé cuál es tu nombre, pero Kate te llamó "papá" durante todo el vuelo la semana pasada y tú, amablemente, no la corregiste. De hecho, ni siquiera te sentiste extrañado, pues probablemente te diste cuenta de que no es que la niña te estuviera confundiendo con su propio "papá", sino que consideraba que tú le proporcionabas una sensación de "seguridad". Si ella te llama "papá", es porque todo va bien.

Senté a Kate, mi hija de tres años, que tiene autismo, en el asiendo del medio, sabiendo perfectamente que un desconocido estaría sentado a su lado durante todo el viaje. Tenía que tomar una decisión rápida, pero como conozco su obsesión con subir y bajar las persianas de las ventanillas, pensé que estaría más distraída si se sentaba en el medio. Cuando vi que que todo el equipo de baloncesto Temple Owls subía al avión, me pregunté qué pasaría si uno de esos gigantes se sentara al lado de Kate. Pero todos se fueron para el fondo. A ella le hubiese gustado, habría hecho algunas observaciones que yo habría tenido que explicar, pero seguro que le habrían llamado la atención esos jugadores. También vi a muchas mujeres mayores a bordo, y quise que una de ellas se sentara con nosotras, pero siguieron para adelante. Por un momento, pensé que nadie se sentaría a nuestro lado, pero entonces tú viniste y te sentaste con tu maletín y tus importantes documentos, y tuve la visión de Kate vertiendo su agua sobre tus contratos multimillonarios, las escrituras de una casa, o lo que fueran. En el momento en que te sentaste, Kate te tocó el brazo. Tu chaqueta era suave y a ella le gustó el tacto. Entonces le sonreíste, y ella te dijo: "Hola, Papá, esta es mi mamá". Y ya no te dejó tranquilo.

Tú podrías haberte removido incómodo en tu asiento. La podrías haber ignorado. Me podrías haber lanzado esa "sonrisa" que odio, porque significa "ocúpate de tu niña, por favor". Pero no hiciste ninguna de estas cosas. Entablaste una conversación con Kate y le preguntaste por sus tortugas. Ella nunca te contestó realmente, pero estaba tan encantada contigo que mantuvo el contacto visual y se concentró en lo que le preguntabas. Yo miraba y sonreía. Le dije unas cuantas cosas para distraerla, pero a ti no te importaba seguir pendiente de ella.

Kate: (Al darse cuenta de que tenías un iPad) ¿Esa cosa es de Papá?

Tú: Es mi iPad. ¿Quieres verlo?

Kate: ¿¿¿¿¿Para mí????? (Ella pensaba que se lo estabas regalando)

Yo: Solo míralo, Kate. No es tuyo.

Kate: ¡Qué monito!

Tú: (Viendo que Kate también tenía un iPad) A mí también me gusta tu ordenador. La funda violeta es muy chula.

Kate: ¿Papá quiere ser el malo? (Entonces te ofreció su juguete de las Tortugas Ninja. ¡Eso sí que es una muestra de adoración!)

Tú: ¡Qué guay!

La interacción siguió y siguió y tú no parecías molesto. Te concedió algún momento de tranquilidad mientras jugaba con sus muñecas Anna y Elsa. Un gesto muy considerado por su parte, el librarte de jugar con sus Barbies; aunque seguro que a ti no te hubiera importado. Estoy segura de que tú también tienes hijas pequeñas.

Poco antes de que aterrizáramos, Kate llegó a su límite. Gritó para que le desabrocháramos el cinturón de seguridad, me gritó pidiéndome que abrieran las puertas del avión y se puso a llorar sin dejar de repetir "Avión cerrado", una y otra vez. Tú intentaste que volviera a centrarse en sus juguetes. Su mente ya se había alejado de todas esas cosas, pero el hecho de que intentaras ayudar a tu pequeña nueva amiga me emocionó.

Por si acaso te quedaste preocupado, te aseguro que la niña se tranquilizó nada más bajar del avión. Gracias por dejarnos bajar antes que tú. Ella se había agobiado, pero lo único que necesitaba era escapar del avión y un buen abrazo.

Por todo esto, muchas gracias. Gracias por no hacerme repetir esas horribles frases de disculpa que siempre me veo obligada a decir en público. Gracias por entretener a Kate y conseguir que este fuera, con todo, su viaje más tranquilo hasta el momento. Gracias por dejar de lado tus papeles y ponerte a jugar con la niña.

shanell mouland

Este post se publicó originalmente en el blog Go Team Kate.

Traducción de Marina Velasco Serrano