Reprimenda del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al congresista republicano Todd Akin, quien aseguró en una entrevista televisiva que las mujeres tienen "mecanismos" para evitar quedarse embarazadas si sufren una "violación legítima" (sic) y calificó este tipo de embarazos como "realmente inusuales".

Obama, que ha comparecido en la Casa Blanca, cree que "ofensivo" el comentario de Akin. "Una violación es una violación", ha expresado el presidente estadounidense, "la idea de que hay diferentes tipos de violación no tiene sentido para el pueblo estadounidense ni para mí".

De hecho, Obama no ha sido el único en criticar las palabras del congresista. Su rival en la carrera a la presidencia, el candidato republicano Mitt Romney, se ha desmarcado de estas declaraciones asegurando que su administración, en caso de llegar a la Presidencia, "no se opondría al aborto en caso de violación". Romney considera que las palabras de Akin son "insultantes, inexcusables y, francamente, equivocadas".

La polvareda que han levantado estas palabras han hecho que el propio Akin se viera obligado a pedir disculpas horas después de pronunciarlas mediante un comunicado. "Al revisar mis declaraciones espontáneas queda claro que no me expresé bien en esta entrevista y que no refleja la profunda empatía que siento hacia las miles de mujeres que son violadas y son víctimas de abuso cada año", dijo. Y sobre los violadores, añadió: "Aquellos que perpetran estos crímenes son de lo más bajo de nuestra sociedad y sus víctimas no tendrán más fuerte defensor en el Senado para ayudar a asegurar que tengan la justicia que merecen".