keep calm

"Keep calm and carry on", o "permanece tranquilo y sigue adelante". Josep Maria Ganyet, profesor de la Universidad Pompeu Fabra y empresario, viajaba en tren cuando recordó el viejo eslogan británico, reconvertido en la actualidad a icono del diseño, lema zen y punto de partida de chascarrillos en internet. Era martes 4 de diciembre, el día en el que el ministro de Educación tenía previsto presentar su polémica reforma educativa en una reunión con las comunidades autónomas que la consellera catalana, Irene Rigau, acabaría abandonando escandalizada. Una semana después, su teléfono móvil echa humo y su versión de la vieja frase está en las portadas de todos los diarios tras haber sido expuesta por dos diputados de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en el Congreso.

"Lo que quería expresar es un mensaje positivo, esperanzador", relata en conversación con El HuffPost. "Yo soy catalán y ya está". En otras palabras: seguir adelante, sin más. Y así lo dejó inmortalizado en un tuit:

Después, al llegar a su empresa, de programación y diseño web, se decidió a hacer una versión del lema que acabó en una web propia. Ahora no da abasto imprimiendo posters, adhesivos, imanes, camisetas o hasta cartelones para colgar en el balcón, al estilo de las esteladas (las banderas independentistas catalanas) que se multiplican en los últimos meses en Cataluña.

"Decidí copiarlo tal cual, a pesar de que después me han preguntado por qué utilicé una corona o el inglés como idioma", dice. La intención era utilizar "la fuerza" y el espíritu original del eslogan, "que va mucho más allá del propio mensaje", reconoce con admiración por su diseño. Hasta el tamaño de los carteles tendrá las medidas de los británicos.

Lo cierto es que el mensaje tiene una historia. Fue utilizado por primera vez como propaganda prebélica del Gobierno del Reino Unido. En la primavera de 1939, cuando en España terminaba la Guerra Civil, Londres temía una invasión de la aparentemente invencible Alemania nazi y pretendía que su población no se desmoronase cuando llegase el momento fatídico.

"No se llegaron a distribuir" porque Hitler nunca puso un pie en las islas, recuerda ahora Ganyet, que en su web ha colgado un vídeo explicativo. Mientras que otros dos posters del mismo (y desconocido) autor fueron distribuidos, "keep calm and carry on" cayó en el olvido hasta que en 2000 fueron encontradas un par de copias en una librería. En 2005, el lema se comenzó a popularizar tras la impresión en diarios de gran tirada y ahora se vende con normalidad en las tiendas británicas como si fuese una foto del Big Ben.

"NO VA CONTRA NADIE"

"No va contra nadie", y mucho menos pretende comparar al Gobierno con el nazismo, como aventuran algunos medios. Tampoco es un lema nazi, como publicó La Razón. Esa batalla, según él, es cosa de los políticos, ya que este empresario y profesor no va contra ningún idioma. "Hablo seis y me encantan".

Sin embargo, Ganyet tampoco oculta el sentido político de la iniciativa. Es de los que cree que, cuanto más españolismo fluya desde Madrid, más justificada estará la reafirmación del catalanismo que se vive en las calles de la comunidad. Parte de lo recaudado por el material que su empresa va a distribuir se destinará a la plataforma Som Escola, de las más activas en defensa del catalán en las escuelas.

De momento, ambas causas (la de 'Keep calm' y la de Som Escola) gozan de un enorme apoyo popular. Wert cada vez está más acorralado, enfrentándose a manifestaciones constantes. Tanto que ya ha ofrecido a CiU negociar la reforma. La cuenta en Twitter de Keep Calm and Speak Catalan ya tiene más de 14.000 seguidores y llegó a estar caída cuando Twitter interpretó que su frenética actividad era obra de un robot. Puede que, en el fondo, la calma resida sólo en el diseño del cartel.