El ministro de Hacienda y Administración Pública, Cristóbal Montoro, ha restado importancia al hecho de que el extesorero del PP, Luis Bárcenas, se pudiera haber acogido a la amnistía fiscal para evadir 10 millones de euros de los 22 que tiene en una cuenta en Suiza.

"¿Y qué si Bárcenas se ha acogido a la amnistía fiscal? ¿Y qué?", ha cuestionado durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Congreso, donde ha acudido a petición propia para dar cuenta de los procesos de regularización tributaria y de los ingresos no financieros del Estado en 2012. "No tiene relevancia penal que lo haga", ha añadido para rematar: "¿Qué sentido tiene que se haya acogido de una manera oculta dentro de una sociedad suponiendo que fuera así?".

El ministro considera que el hecho de que Bárcenas —"está fuera del partido desde el año 2009, por algo será", ha matizado— se haya acogido a la amnistía fiscal no le exime de pagar por sus supuestos delitos. "Si el señor Bárcenas no aparece en el registro, no puedo traer una información de la que carezco", se ha excusado Montoro al final de su comparecencia, después de eludir las preguntas de los grupos.

EN LA LISTA "NO APARECE"

Durante su turno de réplica en la Comisión de Hacienda, Montoro ha asegurado que el nombre de Luis Bárcenas no figura en la lista de la amnistía fiscal como persona física ("En la lista no aparece"), pero todavía no se conoce toda la información sobre las personas jurídicas.

El representante del PSOE, Pedro Saura, que le ha preguntado a Montoro por el otro escándalo que atenaza al PP: si fue receptor de los presuntos sobresueldos en negro a parte de la cúpula del PP, ha recibido una airada respuesta por parte del titular de Hacienda, quien le ha acusado de forma reiterada de "enfangar".

"Hay preguntas que son impertinentes", se ha vuelto a quejar el ministro después de escuchar las reflexiones de Saura en el sentido de que, como representante político, está obligado a preguntar aquello que preocupa en la calle.

40.000 MILLONES

El ministro de Hacienda ha explicado que la cantidad total aflorada con la amnistía fiscal se eleva hasta los 40.000 millones de euros, es decir, cuatro puntos del PIB. Montoro asegura que la amnistía ha permitido aflorar bienes y derechos "hasta ahora ocultos" que tributarán de forma ordinaria, lo que contribuirá a sostener los ingresos del Estado e "incrementar la fiabilidad de las cuentas públicas y avanzar en la corrección del déficit".

El ministro también ha precisado que los 40.000 millones aflorados han sido el resultado de las declaraciones extraordinarias de 29.065 personas físicas y 618 personas jurídicas. También ha asegurado que "la regularización no encubre el delito cometido".

ALGO NO ENCAJA

Este dinero aflorado no concuerda con el importe recaudado -1.193 millones- ya que el gravamen con que debían ser regularizados los bienes era del 10 % y esa cantidad supone un porcentaje medio del 3%. Fuentes de Hacienda han explicado a Efe que de esos 40.000 millones, 12.000 se deben a rentas no declaradas y no prescritas, con un gravamen del 10 %, mientras que los 28.000 millones restantes afloran con rentas ya prescritas que no están sometidas a gravamen.

Montoro también ha destacado que el pasado año se obtuvieron los mismos ingresos que los presupuestados, lo que, en su opinión, aumenta la fiabilidad de las cuentas públicas y permite avanzar en la corrección del déficit.

Sin mencionar en algún momento el nombre de Luis Bárcenas —sólo al final ha subrayado que "Bárcenas no está en el PP desde 2009, por algo será"—, Montoro apenas ha dejado información que afecte al extesorero del PP y su presunta regularización de 10 millones de euros de los 22 que tenía en cuentas en Suiza. Apenas un la regularización no encubre el delito cometido".

"Este proceso de regularización no encumbre el delito que se haya podido cometer y esto es lo que quiero dejar muy claro ante la opinión pública. Ninguna persona física o jurídica puede favorecerse por la presentación de la declaración tributaria especial en el supuesto de tener iniciado un procedimiento de regularización tributaria en vía administrativa o judicial con carácter previo".

Tras estas palabras ha proseguido: "Hay un debate público alimentado por posiciones políticas pero que están falseando lo que es realmente este proceso; no se puede trasladar a la sociedad española lo que no es verdad; ése es el límite de la política".