ECONOMÍA

Políticos y banqueros jalean una salida de la crisis inexistente a pie de calle

21/10/2013 22:01 CEST | Actualizado 21/10/2013 22:01 CEST
PHOTOS.COM

"Puedo asegurarles que España está saliendo ya de la crisis". Lo dice el primer político del país, presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "Todo el mundo tiene interés en invertir en España. Está llegándonos dinero a la bolsa, a la deuda, para hacer inversiones". Lo dice el primer banquero del país, el presidente de Santander, Emilio Botín. "Encontrar financiación para montar una empresa en España es imposible", cree Antonio Jiménez, un licenciado en Historia del Arte de 24 años que ha pedido dinero a sus padres para montar un bar en Valladolid. "Cada vez que vuelvo me llevo sorpresas muy negativas sobre el estado de mi país. Veo un claro declive", en palabras de Javier Rincón, que tiene 27 años y lleva dos emigrado en Berlín, donde trabaja en el departamento de Analíticas y Optimización de una empresa.

Son cuatro ejemplos, dos de grandes pronunciamientos públicos y dos de jóvenes con los que El Huffington Post ha hablado recientemente, que muestran una nueva dicotomía. En cuanto a la economía, se trata de las dos Españas. Una, la de las finanzas y el Gobierno, que vuelven a ver brotes verdes en la economía. Otra, la del paro y las historias de miseria que proliferan en los medios de comunicación.

"Tenemos que ser cautos y no deducir del comportamiento de los mercados, en especialmente de los de acciones, futuros comportamientos de la economía real. Estamos acostumbrados a que tengan espasmos, también en la dirección contraria", en palabras de Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI) y bloguero de El Huffington Post. "No deberíamos interpretar ni mucho menos lo que está ocurriendo en los mercados de acciones como una premonición, como una anticipación clara de la mejora de la economía", según ha dicho este lunes en una entrevista en Cadena Ser.

El escuálido crecimiento, el alto endeudamiento de familias y empresas y la absorción del paro pueden hacer que ese optimismo oficialista tarde en llegar a la economía real. Incluso puede ser que no llegue nunca. Los analistas recuerdan que, cuando Elena Salgado describía algunos signos de recuperación económica, llegó la crisis de la deuda pública que hizo añicos los sueños primero de los griegos y luego de irlandeses, portugueses o españoles.

Ahora, la Bolsa ha alcanzado los 10.000 puntos, algo que no lograba desde 2011. La prima de riesgo ha logrado un hito parecido, también volviendo a niveles de 2011. Es decir, antes de que viniera lo peor de la crisis de la deuda.

¿Cuál será la nueva "crisis de la deuda" que tumbe las prisas de un Gobierno por salir de la crisis? Según Luis de Guindos y la Unión Europea, ahora todo es distinto y las instituciones están preparadas para sobrevivir a otro coletazo inesperado de la peor crisis desde el crack de 1929.

Lo constatable de momento es que, para los ciudadanos, el discurso financiero y el estado de sus cuentas personales son como la noche y el día. Estos son algunos ejemplos:

NOTICIA PATROCINADA