Huffpost Spain

¿Comedores escolares abiertos en verano? Depende de la Comunidad donde vivas

Publicado: Actualizado:
Imprimir

La defensora del Pueblo, Soledad Becerril, recomendó a las Comunidades Autónomas abrir los comedores escolares en verano para atender a los menores en "situación de vulnerabilidad". Pero esa recomendación ha terminado dividiendo a las autonomías y provocando las protestas de las ONG, que aseguran que la disparidad de criterios que han mostrado las comunidades provocará una desigualdad de los niños de familias vulnerables en función de su lugar de residencia.

Mientras en unas zonas sí se ofrecerá este servicio, como Canarias o Andalucía, en otras, como Galicia o La Rioja, los niños tendrán las puertas cerradas.

Según el Instituto Nacional de Estadística, la pobreza infantil en España alcanza ya al 31,9% de todos los menores de 16 años que viven en el país, adolescentes y niños que en muchos casos hacen la comida principal, cuando no la única, en el comedor de su colegio. Sin embargo, no hay estadística oficial que mida cuántos niños en cada comunidad autónoma afrontan una situación de malnutrición.

El argumento esgrimido por quienes se niegan a apostar por este modelo, como el PP gallego o el riojano, se basa en que la medida podría "generar excesiva visibilidad" a estos casos y "discriminación", estigmatizando a los niños que acuden al comedor escolar en verano frente a los que tienen garantizado el derecho a la alimentación en casa.

Desde Save The Children contestan que "este es un argumento válido, pero no sirve como pretexto" porque "depende de cómo se haga". En su opinión, habilitar el comedor escolar "debe ser una medida puntual con carácter de urgencia y paliativa", enmarcada en actividades abiertas no sólo a niños en situación de vulnerabilidad y basada en datos objetivos sobre las necesidades de la población de cada comunidad autónoma, una información que actualmente no existe.

"Si convertimos los comedores escolares en comedores sociales donde sólo van los niños en situación vulnerable estamos revictimizando al niño. Habría que diseñar actividades en los centros o campamentos urbanos que tengan objetivos lúdicos y educativos, que conlleven acciones en que haya una merienda media mañana y un almuerzo", explica la responsable de Incidencia, Sensibilización y Campañas, Áurea Ferrere, a Europa Press.

"UNA POLÉMICA FICTICIA"

La experta critica junto a la falta de datos oficiales sobre los menores que no reciben una nutrición adecuada y de mecanismos de detección de estos casos, la "falta de previsión" de las comunidades autónomas, que habiendo afrontado la misma polémica este verano y conociendo todos los informes sobre pobreza infantil que se han ido publicando desde entonces, "no se han movido nada". "¿Cómo puede ser que quince días antes del verano salten todas las alarmas?", plantea.

Para el coordinador de Campañas de Ayuda en Acción, Alberto Casado, la discusión sobre el estigma o no es "una polémica ficticia" porque se pueden respetar de forma simultánea el derecho a la intimidad del menor y su protección, con su derecho a recibir una alimentación equilibrada. "Abrir los comedores escolares no significa estigmatizar. Se pueden adoptar muchas soluciones", ha explicado.

LAS QUE NO ABRIRÁN

Navarra y País Vasco han manifestado que descartan la apertura de los comedores escolares pues no lo consideran necesario y no han recibido peticiones de sus ayuntamientos que les hagan pensar lo contrario.

Galicia se niega porque considera que podría "generar excesiva visibilidad" a estos casos y "discriminación" de los beneficiarios, el mismo argumento de La Rioja, que apuesta por medidas "más discretas" dado que además, según su presidente, el problema "no es tan grave" en la región.

En la Comunidad Valenciana la posición es similar. El Govern dice que la malnutrición se debe atajar desde "la asistencia a toda la familia" y dice que para ello "se está trabajando de forma mucho más ambiciosa". Según ha anunciado, destinará 1,2 millones de euros para que organizaciones y municipios atiendan a esta cuestión en verano.

En Castilla y León tampoco se abrirán comedores de centros escolares, pues el Ejecutivo, del PP, entiende que ya cuenta con un modelo "integral y efectivo" para garantizar alimentación en el ámbito familiar con el que se coordinan 23 programas con más de 100.000 beneficiarios.

LAS QUE SÍ ABRIRÁN

El Gobierno de Aragón sí tiene intención de abrir los comedores, "pero ni mucho menos" todos los de la región. Se encuentra estudiando qué comedores de colegios de Infantil y Primaria abrirán, aplicando como criterio el número de becas de alimentación concedidas en cada centro a lo largo del curso.

En Cataluña, y por primera vez, se ha autorizado a los centros educativos a abrir seis horas diarios de lunes a viernes para realizar actividades lúdicas y educativas que conlleven asimismo dos comidas para los chavales. Más de 2.000 menores de 17 años podrán beneficiarse de esta iniciativa, según la Generalitat.

En Canarias van en la misma línea: talleres de inmersión lingüística en los colegios que incluyen servicio de comedor. Serán 174 centros los que ofrecerán esta actividad estival, frente a los 132 que lo hicieron el año pasado. Andalucía también repite experiencia y este año dejará los comedores abiertos como hizo el verano pasado por primera vez.

La Región de Murcia, como ya hizo en Navidades y Semana Santa, pone a disposición de los servicios sociales de los ayuntamientos y otras entidades sin ánimo de lucro y especializadas en la atención a personas desfavorecidas los comedores escolares de los centros educativos, que permanecerán así abiertos en función de las demandas.

Extremadura, que ya abrió los comedores el año pasado, mantiene que lo hará "siempre que sean necesarios", aunque se apostará en paralelo por campamentos de verano con actividades lúdicas y de ocio, así como talleres de alimentación saludable que lleven alimentos frescos a los niños con escasos recursos económicos.

COMUNIDADES QUE NO CONCRETAN

En la Comunidad de Madrid, de abrirse los comedores, no será por decisión del Gobierno Regional, que no es partidario y cuyo presidente dice que "no hay un problema de desnutrición infantil". No obstante, han ofrecido apoyo a los ayuntamientos que se decidan a hacerlo, igual que en Castilla La Mancha, donde se colaborará con los municipios que quieran habilitar los comedores.

Cantabria ha dicho que lo estudiará, con intención de atender necesidades "bien vía los colegios o vía otras fórmulas" con los ayuntamientos. En Baleares tampoco se ha adoptado aún posición oficial, aunque son poco partidarios de que ésta sea "la única solución" y se traba "en otras vías de actuación que aporten una respuesta específica". Asturias aún no se ha pronunciado sobre este asunto.

TE PUEDE INTERESAR