Huffpost Spain

10 verdades sobre la amistad: qué dicen los científicos sobre estas relaciones

Publicado: Actualizado:
AMISTAD
GETTY
Imprimir

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. ¡Y no te imaginas hasta qué punto! Al estudiar las relaciones de amistad, los científicos han descubierto cosas tan asombrosas como que compartimos más genes con amigos que con desconocidos, que somos más atractivos/as cuando estamos con un grupo de amigos o que con solo nueve meses ya entendemos el concepto de amistad.

Con motivo del Día Internacional de la Amistad, que se celebra cada 30 de julio desde el año 2011, hemos recopilado una lista de 10 verdades sobre estas relaciones que probablemente no conocías. Esto es lo que dice la ciencia sobre los amigos.

TE PUEDE INTERESAR:

Amigos del cine y la tele que nos dan una lección (GIFS)


1. LOS HOMBRES Y LAS MUJERES NO PUEDEN SER AMIGOS

¿Crees que tienes un amigo del sexo opuesto? Después de leer esto, ya no lo verás igual. Un estudio de la Universidad de Wisconsin refleja que la amistad entre hombres y mujeres es un fenómeno demasiado reciente y que resulta imposible escaparse de los momentos de seducción y tensión sexual.

"Hay pocos estudios sobre las relaciones entre hombres y mujeres que no son parientes ni pareja", sostiene April Bleske-Rechek, psicóloga y una de las directoras del estudio. Los científicos estudiaron 88 parejas de amigos de distinto sexo y concluyeron que los hombres sienten mayor atracción física y sexual por sus amigas y tienden a sobreestimar cómo ellas los ven. La atracción es considerada un handicap, aunque con los años ésta suele ir apagándose.

2. LOS ANIMALES TAMBIÉN TIENEN AMIGOS

La mayoría de los vídeos de Youtube sobre adorables parejas de animales de distintas especies no alcanzarían los criterios científicos para ser calificados de "amistad" (un vínculo duradero de sacrificio, de momentos compartidos y de duelo tras la pérdida). Pero varios estudios han comprobado que, al menos entre chimpancés, babuinos, caballos, hienas, elefantes, muerciélagos y delfines, los animales pueden formar vínculos de por vida con individuos que no son de su familia. Incluso se ha documentado una amistad entre una centenaria tortuga y un joven hipopótamo en Kenia.

Pero, ¿por qué forman estos vínculos los animales? La respuesta más obvia es que reporta beneficios: en todos los casos estudiados, los amigos tenían mejor salud, menos estrés y más éxito reproductivo, por lo que sería una característica cada vez más común en la especie, señala el científico Carl Zimmer.

3. LOS AMIGOS HACEN QUE NUESTRA EMPATÍA SE DISPARE

La capacidad de ponerse en el lugar de otro individuo es una de las principales características humanas, pero con los amigos la llevamos al extremo. Un grupo de la Universidad de Virginia, en Estados Unidos, estudió los escáneres cerebrales de 22 personas bajo amenaza de recibir pequeñas descargas eléctricas o de que las recibieran un amigo y un extraño.

Los científicos descubrieron que la actividad cerebral de una persona cuando está en peligro es prácticamente idéntica a la que despliega cuando su amigo lo está. "Nuestro sentido del 'yo' incluye a las personas cercanas", asegura James Coan, psicólogo y director del estudio. "Nuestros allegados se convierten en parte de nosotros, no en sentido poético o metafórico, sino real. Literalmente, nos sentimos amenazados cuando nuestros amigos están amenazados", resume.

Coan relaciona este desarrollo con una cuestión de supervivencia y de similitud, conforme se pasa más tiempo con alguien. "Los humanos se asocian para prosperar. Nuestros objetivos y recursos son comunes. Si algo amenaza a un amigo, amenaza nuestros recursos y objetivos", considera.

4. LOS AMIGOS ERAN LIMITADOS... HASTA QUE LLEGÓ FACEBOOK

En 1993, el antropólogo Robin Dunbar de la Universidad de Oxford extrapoló a los humanos, los resultados obtenidos estudiando los grupos sociales de los primates: cada individuo solo puede mantener hasta un máximo de 150 relaciones significativas al mismo tiempo.

Dunbar no tuvo en cuenta la explosión de las redes sociales, ni las usa en la actualidad, pero admite que la tecnología podría aumentar nuestra capacidad de memoria y elevar el número de amigos que se puede tener al mismo tiempo. La cuestión que se plantea ahora es: ¿la acumulación de vínculos va en detrimento de las relaciones de amistad más estrechas?

Will Reader, doctor en Psicología por la Universidad Sheffield Hallam, en Reino Unido, apunta que, aunque la mayoría de las amistades nacen fuera de la Red, esta puede ayudar a mantener las relaciones que antes, por dificultad geográfica y falta de tiempo, se perdían. Aunque, de todas formas, la mayoría de los adultos solo tiene dos mejores amigos.

5. SOMOS CELOSOS Y DAMOS LO QUE RECIBIMOS

Si alguien te considera su mejor amigo/a, es probable que tú le correspondas, ¿no? Un grupo de psicólogos de la Universidad de Pensilvania ha estudiado los rankings de amistad que ofrece la red social MySpace y ha concluido que valoramos mejor a los amigos que mejor nos valoran.

"Somos seres celosos. La valoración que hacen nuestros amigos de nosotros y nuestra relación afecta directamente a la amistad en sí", detecta Peter DeScioli, codirector del estudio que echa por tierra la tradicional teoría de que la amistad es solo un intercambio de favores.

"Si se analiza la amistad como las alianzas entre naciones, vemos que todos tenemos celos de todos. Si Arabia Saudí se alía con EEUU, no le importa solo esa relación, sino también las demás relaciones que tiene EEUU. Si fuera un intercambio, solo le importaría lo que obtiene de la relación", explica DeScioli, que sostiene que la amistad se forja como una protección y ventaja en caso de conflicto.

6. LOS AMIGOS EN EL TRABAJO TE HACEN MÁS PRODUCTIVO... PERO CON CUIDADO

Amistad y trabajo no tienen por qué estar reñidos. Diversos estudios han señalado que tener amigos ayuda a encontrar trabajo y a ser más feliz, creativo, productivo y competitivo en la oficina. En países como la India e Indonesia, algunos señalan que sus compañeros de trabajo les entienden mejor que sus amigos de fuera e incluso que su propia pareja.

Sin embargo hay que tener cuidado, porque en el ambiente laboral no todos somos iguales. Una amistad con un jefe pone en peligro tanto el vínculo como el puesto de trabajo y la credibilidad en la oficina. El deseo de ascender puede destruir las relaciones más estrechas: según un reciente estudio de LinkedIn, el 68% de los nacidos a partir de 1980 sacrificaría una amistad por un ascenso.

La socióloga Jan Yager, autora de varios libros sobre el tema, advierte de que los colegas de trabajo son muy distintos a los amigos de fuera. "Un trabajo es la base de la estabilidad financiera de una persona. Tienes más que perder a la hora de decidir entre un amigo y tu fuente de ingresos", explica.

7. EL AMOR TE CUESTA DOS AMIGOS

El antropólogo Robin Dunbar ha estudiado el efecto que tiene enamorarse en la amistad y los resultados son claros: cuando una nueva persona entra en tu vida, desplaza a otras dos de tu círculo más próximo, normalmente un familiar y un amigo.

En investigaciones previas, el especialista había cifrado en cinco los amigos cercanos (aquellos a los que acudes cuando tienes problemas), pero las personas que mantienen una relación tienen cuatro, y uno de ellos es su pareja. El amor quita tiempo para ver a los amigos y eso deteriora las amistades, señala. "Si no ves a la gente, el vínculo afectivo se debilita rápidamente".

8. LA AMISTAD SE AFIANZA CUANDO...

Conocer lo que irrita a un amigo hace la relación más estable y menos frustrante. O esa es la conclusión a la que llegó la doctora Charity Friesen, de la Universidad Wilfrid Laurier, en Canadá, tras realizar un cuestionario a amigos universitarios sobre las actitudes y situaciones que les irritaban o no les gustaban a ellos y a su amigo/a.

Friesen lo llama el test del "si ____ entonces ____", y considera que conocer las reacciones de los amigos ante diferentes situaciones es tan importante como conocer sus gustos. Las características que más irritaron a los sujetos del estudio fueron el escepticismo, la credulidad, la timidez, el descaro, el perfeccionismo y la inconsciencia.

9. EXISTEN DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES Y MUJERES

Las amistades son importantes, pero especialmente para las mujeres. Los hombres, según recoge un estudio dirigido en 2012 desde el Departamento de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad de Londres, necesitan más los lazos familiares. Los científicos entrevistaron a 6.500 británicos nacidos en 1958 y hallaron que el matrimonio es más beneficioso para la salud mental de los hombres, que amplían sus lazos familiares, pero perjudicial para las mujeres, ya que les costará más cuidar a sus amigos por falta de tiempo.

Las amistades de las mujeres tienen un gran impacto en el tipo de persona que son y en la que se convertirán, y las utilizan para hacer frente al estrés. Entablar o cuidar estas relaciones hace que se libere oxitocina, una hormona reduce los niveles de tensión y produce un efecto calmante.

10. LA AMISTAD ES BUENA PARA LA SALUD

Seas hombre o mujer, tener amigos es bueno: las personas con una amplia red de amistades tienen la tensión más baja, sufren menos estrés, sus defensas son más robustas y viven más tiempo. Los amigos facilitan los buenos hábitos, ahuyentan la depresión, ayudan a superar enfermedades y producen satisfacción, placer y felicidad.

“No disponer de una red social de apoyo es un factor de mortalidad más potente que sufrir obesidad o llevar una vida sedentaria y sin ejercicio físico", detalla la profesora de Psicología Julianne Holt-Lunstad, cabeza de un trabajo de la
Universidad Brigham Young de Utah, en EEUU, sobre la relación entre amistad y longevidad. "Los estudios muestran un aumento del 50% de probabilidades de vivir más si se posee una sólida red de relaciones sociales”, explica.

TE PUEDE INTERESAR...