ECONOMÍA

BlaBlaCar cumple 5 años: 9 datos y curiosidades sobre el servicio de 'car sharing'

07/03/2015 09:58 CET | Actualizado 07/03/2015 09:58 CET
BLABLACAR

Puede que hace cinco años nadie se planteara la posibilidad de meterse en un coche con tres o cuatro desconocidos para compartir horas de viaje (y gastos), pero, a día de hoy, ¿quién no conoce BlaBlacar?

Será por la necesidad de viajar más barato, por respeto al medio ambiente, por la flexibilidad de horarios y destinos o por una combinación de todo lo anterior. El caso es que esta red social no ha hecho más que crecer en los cinco años que lleva presente en nuestro país y ya cuenta con más de 10 millones de usuarios en Europa.

2015-03-03-Capturadepantalla20150227alas12.39.17.png

Además, acaba de traspasar las fronteras del continente con su llegada a India y ya opera en 14 países (Alemania, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, España, Francia, Italia, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rusia, Turquía, Ucrania e India), siendo España el tercero con mayor crecimiento.

Sin embargo, BlaBlaCar tiene casi tantos detractores como defensores. Si bien en 2011 firmó un acuerdo con el Ministerio de Industria para fomentar el car sharing, el año pasado la patronal de autobuses, Fenebús, les denunciaba por competencia desleal y pedía su cierre. También recibió muchas críticas a raíz de la polémica entre Uber y el sector del taxi, a lo que BlaBlaCar contestó asegurando que sus usuarios no cobran retribuciones económicas "a diferencia de los conductores de Uber".

Sea como sea, la red social de car sharing más famosa en España -aunque no la única- ha evolucionado mucho en estos cinco años. Aquí tienes algunas claves y curiosidades que te sorprenderán:

1. BlaBlaCar se originó un 24 de diciembre de 2003 por una necesidad individual. En concreto, la de su fundador Frédéric Mazzella, que quería volver a casa y, ante la falta de billetes de tren y autobús, decidió crear una red social que pusiera en contacto a conductores y pasajeros. Aun así, el éxito le llegó gracias a la gran huelga de transportes que hubo en Francia en 2008.

2. A España llegó de la mano de Vincent Rosso -su Director General-, que reconoce que lo hizo, en parte, por llevar la contraria a su suegro. “'¿Estás loco?', me dijo cuando le conté la idea. En 2009 no creía en el negocio y ahora lo utiliza con frecuencia”, recuerda Rosso entre risas.

2015-03-03-Capturadepantalla20150227alas12.36.59.png

3. El perfil del usuario ha variado. En la actualidad, hombres (58%) y mujeres (42%) lo utilizan casi por igual, la media de edad ha ascendido hasta los 31 años y, en contra de lo que pueda parecer, la mayoría de usuarios no son estudiantes ni parados.

2015-03-03-Capturadepantalla20150227alas12.38.15.png

4. La marca ya ha superado al concepto. La gente no habla de “compartir coche”, sino de “hacer o coger un Blablacar”. Es más, las personas que siempre hacen un mismo trayecto contactan directamente por Whatsapp con los viajeros o el conductor que han conocido gracias a BlaBlaCar sin necesidad de pasar por la plataforma online.

5. BlaBlaCar estuvo presente en la Diada. Para la manifestación catalana del 11 de septiembre, la Asamblea Nacional Catalana improvisó un BlaBlacar mediante un foro en su web donde los interesados podían ponerse de acuerdo y compartir coche en su viaje hacia la Ciudad Condal.

6. Cuestión de confianza. A la hora de elegir conductor y pasajero, lo que más pesa son las opiniones que hayan dejado otros usuarios en la plataforma; en concreto, entre un 89% y un 95% de la gente se basa en este criterio para decidirse.

Curiosamente, una encuesta que medía el grado de confianza entre la comunidad de usuarios reveló que, en una escala de 1 a 5, los usuarios de BlaBlaCar obtenían un 4,2, por encima de la confianza depositada en los vecinos (3,3) y a sólo medio punto de amigos y familia (4,7).

Y, hablando de confianza, BlaBlaCar pone a disposición de las mujeres la opción Sólo mujeres, con la que se puede elegir viajar solamente con mujeres.

blablacar

7. Ahora el pago es anticipado y se hace por Internet. Ha sido uno de los principales cambios (y más controvertidos) en estos cinco años. Desde abril de 2014, las reservas de plaza se hacen previo pago con tarjeta y en ese precio se incluyen gastos de gestión -entre un 10% y un 12% del coste del viaje-.

Pese a que esto incrementa el precio final y que hay usuarios que no se fían del pago online, el director de BlaBlaCar asegura que esta medida ha reducido el 90% de plantones (por parte de conductores y pasajeros) y que les ayuda a llevar un registro más riguroso de los viajes. Eso sí, si es el conductor quien da plantón, el pasajero recibe íntegramente el dinero de su reserva.

8. El ahorro energético en Europa hasta 2014 asciende a 700.000 toneladas de CO2, según estima BlaBlaCar.

9. Aunque el 85% de los usuarios cita el ahorro económico como principal motivación para viajar el BlaBlaCar (seguida del cuidado del medio ambiente, el consumo colaborativo y el viajar en buena compañía), para Vincent Rosso, las claves son “el cambio de mentalidad” unido al “boca a boca”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

ESPACIO ECO