ECONOMÍA

El ranking de los municipios más endeudados de España

02/07/2015 08:55 CEST | Actualizado 02/07/2015 11:48 CEST
GTRES

Los ayuntamientos son la Administración que ha llevado a cabo con mayor éxito el proceso de saneamiento de las cuentas públicas. Los datos facilitados el martes por el Ministerio de Hacienda reflejan que, al cierre de 2014, la deuda viva financiera de los municipios ascendía a 31.722 millones, un 9,6% menos que el año anterior. Si se incluye el conjunto de entes locales, el pasivo escala hasta los 38.386 millones, un 7,4% menos.

Además, el número de municipios que no debe ni un euro al banco también se incrementó en 347 ayuntamientos. Hoy, 3.436 consistorios pueden presumir de no tener cuentas pendientes con las entidades financieras. Representan el 42% de los 8.118 municipios que hay en España, aunque solo suman 2,6 millones de habitantes. De media, la deuda de los municipios asciende a 670 euros por habitante y se producen importantes diferencias.

El ayuntamiento más endeudado es Santa Cruz del Valle, un pequeño pueblo de Ávila que cuenta con 414 habitantes, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Cada lugareño debe 9.431 euros. El alcalde de esta localidad, Pascual Mozas Olivar, del Partido Popular, se mostró sorprendido al conocer que está al frente del pueblo más endeudado de España. El municipio acumulaba una deuda de 3,9 millones de euros al cierre de 2014 frente al millón de un año antes. Un incremento que se debe a que la estadística ha aflorado obligaciones que hasta ahora no se habían contabilizado. Técnicos de este ayuntamiento señalaron que la mayor parte de la deuda que se contrajo antes de la crisis económica con la Caja de Ávila, una entidad que fue absorbida por Bankia. Los responsables del municipio no alcanzaron un acuerdo con la entidad financiera y se ven incapaces de asumir los “intereses leoninos” que cada día hacen la bola de nieve más grande.

El segundo municipio más endeudado es Monasterio de la Sierra, también en Castilla y León. En los dos últimos años, este pueblo burgalés ocupó el primer puesto en el ranking de deuda per cápita. Hoy, su pasivo asciende a 8.702 euros por habitante. Aquí puede consultar el listado completo y conocer la situación financiera de cada uno de los más de 8.000 ayuntamientos.

Los municipios que presentan los peores datos tienen en común su pequeño tamaño, que facilita que una mala gestión dispare su nivel de endeudamiento per cápita. Entre las ciudades con más de 100.000 habitantes, Parla ocupa la primera posición. Cada habitante de este ayuntamiento madrileño debe 2.869 euros. El pecado capital se encuentra en la inversión pública para poner en marcha un tranvía. Un proyecto que, al final, fue una de las causas que acabó con la carrera política de Tomás Gómez, secretario general de los socialistas madrileños hasta que fue fulminado por la dirección nacional del partido en febrero de 2015.

Entre las grandes ciudades, Bilbao se encuentra en una posición financiera envidiable. Su nivel de deuda no llega a los nueve millones de euros y, por lo tanto, cada bilbaíno adeuda solo 25 euros.

El Ministerio de Hacienda indica que la mejora en las cuentas públicas es una consecuencia de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que ha elevado el control sobre los municipios. Los ayuntamientos son la única administración que ingresa más de lo que gasta. Así, a diferencia de lo que ocurre con el Estado o las comunidades autónomas, los municipios sí tienen capacidad para reducir su nivel de deuda pública. En 2014, los ayuntamientos tenían el objetivo de cerrar el ejercicio en equilibrio y, sin embargo, registraron un superávit de 5.616 millones de euros, cifra que equivale al 0,5% del PIB. Ello permitió paliar el desvío registrado en las comunidades autónomas y facilitó que el conjunto de la Administración cumpliera el objetivo de déficit. La legislación vigente limita el margen de maniobra de los alcaldes y obliga a destinar la mayor parte del superávit a amortizar deuda. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o de Madrid, Manuela Carmena, ya han mostrado su intención de aprovechar el saldo positivo entre ingresos y gastos para elevar las partidas sociales.