VÍDEO

Ver vídeos de gatitos es bueno para tu salud

08/09/2015 08:19 CEST | Actualizado 08/09/2015 09:16 CEST
LILBUB

¿Te pones a ver vídeos de gatos en Internet cada vez que deberías empezar a trabajar? ¿Tu capacidad de concentración desaparece por completo cada vez que un amigo publica –en alguna de las muchas redes sociales en las que estás activo– alguna gracieta de su minino? Pues aunque parezca que estás cayendo en las redes de la procrastinación y te estás perjudicando, en realidad estás haciendo algo beneficioso para tu salud. En concreto, que tus emociones negativas desaparezcan y sean sustituidas por tranquilidad, paz y felicidad.

Eso es lo que asegura Jessica Gall Myrick, una investigadora de medios de comunicación de la Universidad de Indiana (Estados Unidos), que ha llevado a cabo un experimento para ver qué efecto tienen los vídeos de gatos sobre los que los ven. Parece una broma pero no lo es: los resultados han sido publicados en la revista Computers in Human Behavior.

"Mucha gente piensa que son una mera pérdida de tiempo y que no merecen ningún tipo de análisis en profundidad, pero conforman una de las tendencias más populares en Internet", explica Myrick en un comunicado. "Así que si queremos entender los efectos que la Red puede tener en el ser humano y en la sociedad, no podemos obviar este tema". Según revela, en 2014 se subieron unos dos millones de vídeos de gatos a YouTube, que tuvieron unos 26.000 millones de reproducciones.

Para llevar a cabo su trabajo, Myrick entrevistó a 7.000 fanáticos de los gatos con los que contactó a través de los perfiles de Instagram de personalidades felinas como LilBub, una gata que tiene más de 900.000 seguidores en esta red. Los encuestados respondieron preguntas sobre sus hábitos de consumo videogatunos y sobre la forma en la que se sentían antes, durante y después del visionado.

La gran mayoría de los encuestados aseguraron que se sentían con mucha energía y más positivos después de ver una grabación protagonizada por un minino. También manifestaron haberse librado de emociones negativas —como ansiedad o sentimientos depresivos— y haberlos sustituido por alegría. Y por si esto fuera poco, parece que nadie se sentía culpable por estar viendo YouTubes y no trabajando, ya que el sentimiento de procrastinación no aparecía por ningún lado. Es más, parece que la productividad y la concentración aumentaban después de verlos.

A pesar de todos estos hallazgos, la investigadora se ha quedado con las ganas de encontrar datos que avalen la hipótesis previa que había formulado: que los vídeos de gatos pueden generar un bienestar para la salud semejante al que se tiene al convivir con una mascota. Este último punto ha sido demostrado por estudios como el publicado en American Journal of Cardiology, en el que se revela que los dueños de animales de compañía tienen mejor salud cardiaca; o en el publicado en la revista de la American Psychological Association, que asegura que los que tiene mascotas sufren menos estrés y menos depresión.

Aunque la experiencia real sigue siendo la mejor, puedes alegrarte la vida siguiendo a Lil Bub, a Maru, a Henry (el gato existencial) o incluso a Grumpy Cat. Con ellos no estarás perdiendo el tiempo: estarás ganando en salud (psicológica). Y recuerda, para la experiencia real definitiva, adopta un gato, no lo compres.

ADEMÁS

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest