Huffpost Spain

El mimbre reconquista la casa con su toque artesano

Publicado: Actualizado:
Imprimir

El mimbre ha sido uno de los materiales naturales más importantes en la fabricación de mobiliario y cestas en Europa, Estados Unidos y Asia, pero las nuevas tecnologías de fabricación han provocado que las fibras naturales hayan perdido fuerza frente otros materiales sintéticos, más resistentes e industrializables.

A pesar de que la técnica artesana ha ido cayendo en desuso, algunas empresas se han embarcado recientemente en la aventura de mantener vivo el mimbre. Durante los últimos años han surgido productos realizados manualmente, muy cuidados, en los que el diseño funciona como un revulsivo para darle una nueva vida a este material, que se combina con fibras sintéticas, metales, cuero o madera.

Collection 2015

El mimbre pertenece a la familia de las salicáceas, de la que existen cientos de variedades diferentes, algunas se utilizan para la confección de mobiliario y pequeños objetos de decoración.

La artesanía del mimbre es una técnica muy extendida en Estados Unidos y toda Europa, aunque algunos países como Reino Unido, España y Portugal han destacado especialmente por la abundancia de este material. Hoy en día su cultivo en estos continentes prácticamente ha desaparecido de tal manera que es necesario importar la materia prima desde el sudeste asiático.

El abandono de estas plantaciones y la disminución de la demanda provocó que parte de los artesanos dedicados al mimbre abandonaran su profesión. Este abandono fue progresivo y comenzó en la época del colonialismo con las primeras importaciones de ratán provenientes del sudeste asiático.

El ratán es un material estéticamente parecido y con una técnica de manipulado similar, que destaca por su dureza y resistencia. Aunque con la introducción de plásticos y polímeros y la mejora de las técnicas productivas, ésta y otras fibras naturales han ido perdiendo popularidad.

La creciente tendencia por volver a lo básico y lo natural se ha traducido en un renacido interés por el mimbre.

Wicker works

Hoy en día "el término mimbre se usa como un genérico para hablar de una gran cantidad de fibras naturales", ha explicado el diseñador Andreu Carulla, director creativo de la firma Cru. "Son fibras que tienen un origen similar y que se manipulan con la misma técnica, pero dentro de este tipo de plantas trepadoras hay centenares de variedades", ha continuado.

Alberto Ales, jefe del departamento de Diseño de Expormim, ha contado que "utilizamos la denominación mimbre para las fibras más finas y flexibles, mientras que otras más gruesas y resistentes se denominan ratán".

También hay destacar que el mimbre es un material sostenible y natural. Su manipulado requiere pocos procesos por lo que el consumo energético también es bajo.

La naturalidad de este material es el centro de la filosofía de la firma Let’s Pause. "Nuestros productos son completamente naturales, sin químicos ni aditivos. Nos gusta la idea de que duren lo que tienen que durar y que una vez acabada su vida útil puedan volver a la naturaleza", ha explicado Mónica Lafuente, una de las fundadoras de la marca.

Esta naturalidad y ausencia de químicos provoca que a lo largo de su uso, el material cambie de color y se vaya oscureciendo, dándole un toque muy auténtico.

Existen varias técnicas de manipulado del mimbre según el acabado o función requerida: desde las tradicionales rejillas, hasta los trenzados. Las fibras más gruesas, como el ratán, se usan normalmente como sustituto de la madera para crear estructuras.

La silla Raphia, del estudio italiano LucidiPevere para Casamania, se erige como un icono de la reinterpretación de la artesanía dentro de un mundo eminentemente industrial. En esta pieza se unen dos materiales a primera vista antagónicos. La estructura de la silla es metálica, mientras que el respaldo está realizado manualmente con mimbre o ratán, está disponible en dos versiones.

Raphia chair

"En los últimos dos años nos estamos interesando mucho por materiales naturales y manipulados artesanalmente. Además nuestra región, Treviso (Italia), tiene un larga tradición en la artesanía del mimbre", ha contado Elis Doimo, presidente de Casamania. "Sin duda hay una vuelta a los productos naturales y artesanos", ha continuado.

"La silla Raphia es una mezcla perfecta entre producción industrial y artesanía tradicional. Fue muy interesante investigar cómo estos dos materiales podían convivir y mezclarse. Al mismo tiempo, resultó muy complicado encontrar un buen equilibrio entre ambos. Cada material tiene su función. El metal funciona muy bien en la estructura de la silla, definiendo su silueta desde un punto de vista técnico. El mimbre es un material natural y cálido, que completa la estructura creando una superficie delicada", ha dicho Luca Pevere, uno de los miembros del estudio LucidiPevere.

Según Luca, "en los últimos años se han vuelto a emplear de manera masiva los materiales naturales: madera, mármoles… Probablemente haya un doble motivo para ello: por un lado el mercado estaba saturado del abuso del plástico que hubo en los años 90 y la década posterior; por otro lado la crisis, económica ha obligado a muchas empresas a pasar de tecnologías caras a materiales tradicionales para reducir los costes".

Pese a este renovado interés, en la actualidad prácticamente la totalidad de los cultivos están ubicados en Asia, lo que hace que, por motivos de costes, muchos fabricantes produzcan también en estos países.

En el caso de Expormim, una de las empresas españolas con más tradición en el trabajo de esta fibra, ha sido un viaje de ida y vuelta. Comenzaron a fabricar en España y luego trasladaron la producción a Asia.

"Desde 2008 trabajamos de nuevo el mimbre en nuestros propios talleres. Es una forma de crear valor añadido y asegurar una manufactura natural", ha apuntado su jefe del departamento de Diseño, Alberto Ales. Para ellos ha sido un proceso relativamente sencillo, ya que contaban entre su plantilla con artesanos experimentados. Su nueva trayectoria está ayudando a mantener viva esta técnica.

Otra buena práctica del empeño de Expormim por dar un aire renovado a este material es su línea de colaboración con diseñadores y arquitectos de renombre, como Óscar Tusquets, Benedetta Tagliabue o Jaime Hayon.

En el caso de la Frames, se trata de un conjunto de butaca, mesita y biombo fabricados con una estructura de ratán doblado delicadamente mediante vapor. El mimbre protagoniza el asiento y el respaldo de esta silla, que actualiza un recurso clásico huyendo del aspecto típicamente rústico de este tipo de rejillas.

Wicker works

La recuperación de estas fibras en interiorismo viene de la mano de un gusto renovado por los productos artesanos. "Creo que hay una conciencia cada vez mayor del uso de materiales naturales en el hogar", ha opinado Mónica Lafuente de Let’s Pause.

En Let’s Pause han optado por utilizar caña para evitar la importación de la materia prima desde Asia. De este modo, trabajan con cultivos locales y eso les permite acceder a artesanos del sur de España y el norte de África.

Se trata de una alternativa más cercana y que comparte características, técnicas y resultados con el tipo de mimbre más popular. "Lo que nosotros buscamos son materias primas que crezcan en el mediterráneo y objetos que se produzcan aquí", ha relatado Mónica Lafuente. Uno de sus últimos productos son estas lámparas realizadas con caña. "Nos gustan mucho las cualidades de luz que emite, ya que proyecta sombras en techos y paredes con un efecto muy bonito".

Sin duda, el toque cálido y cercano que ofrecen estas fibras es lo que más agrada al público. Y es también lo que cautivó al diseñador catalán Andreu Carulla, responsable de la marca de mobiliario Cru. La suya es una historia de contrastes, ya que a través de su estudio ha estado en contacto con los materiales y procesos industriales más avanzados. Pero con su nueva marca, experimentan con el lado más humano de los materiales. Una búsqueda que se aleja de la pureza de los acabados industriales para destacar "lo imperfecto, lo crudo, el valor artesanal", ha apuntado Andreu Carulla.

Sin embargo, el mimbre ha estado ligado a la historia diseño industrial desde sus inicios. Hace décadas algunos profesionales fascinados por este material reivindicaron sus posibilidades a través de su trabajo.

Es el caso de los diseñadores daneses Nanna y Jørgen Ditzel. Ambos crearon Basket, un inusual asiento de mimbre con forma de cuenco, en 1950. Actualmente, la empresa española Kettal acaba de reeditarla. "Los materiales clásicos, como el mármol, la teka o el mimbre, se están recuperando porque hay una tendencia a volver materiales auténticos, de siempre", ha explicado Alex Alorda, hijo del fundador de Kettal, ahora al frente de la empresa.

Allegory Desk es otro de esos ejemplos que confirman el auge de este material. Forma parte de la colección que la pareja de diseñadores daneses GamFratesi ha creado este año para la empresa Gebrüder Thonet Vienna. En cuanto a los motivos del revival de este material, desde este estudio de diseño lo tienen claro: "Es natural, hermoso y tiene una gran tradición artesana", ha opinado Enrico Fratesi, uno de sus fundadores.

Allegory Desk

Allegory Desk es una mesa a modo de secreter o tocador en la que la rejilla de mimbre funciona como tablero o colgador para pequeños objetos de joyería, mensajes o imágenes. "Se trata de un material tradicional para Gebrüder Thonet Vienna. Queríamos enfatizar la historia de la empresa usando este recurso de una forma diferente", ha explicado Enrico. Un ejercicio de simplificación de las formas a través de un objeto que pretende actualizar un concepto clásico como es el del espacio personal y la intimidad dentro del dormitorio.

Tampoco el sector del lujo se resiste al uso del mimbre en sus colecciones. Hermès acaba de presentar su nueva colección de hogar en la que destaca su compromiso con los procesos artesanales y lo hecho a mano.

En sus muebles hay gran presencia de maderas naturales y de su material estrella, la piel. Pero también tienen un papel relevante otros materiales, como este revistero realizado en cuero y mimbre que se engarzan a través de una finas tiras. Una pieza artesanal que es, precisamente, lo que te llevas a casa cuando adquieres un objeto de mimbre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Conoce a los nuevos artistas del esparto

- Descubre la cestería del siglo XXI

- Grandes ideas para conseguir metros en dormitorios pequeños

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest