NOTICIAS

El Celta elimina al Real Madrid de la Copa del Rey

25/01/2017 23:05 CET | Actualizado 25/01/2017 23:34 CET
EFE

El Real Madrid ha sido eliminado de la Copa del Rey tras perder la eliminatoria de cuartos de final ante el Celta de Vigo. El equipo blanco, que encajó un 2-1 en el Bernabéu, no ha podido dar la vuelta al resultado frente a un equipo que le ha cogido la medida en los dos partidos. 2-2 acabó la vuelta, con el Madrid añorando las ocasiones desperdiciadas y el Celta acariciando el sueño.

El apabullante recibimiento que la afición de Balaídos dio a su equipo para asustar al Madrid pareció surtir efecto. Controló el partido el Celta durante los primeros compases de juego, durante los cuales mostró una notable solidez en defensa y mucha velocidad para desplegarse en el contraataque.

Así llegaron varias aproximaciones a la portería de Kiko Casilla, que respondió con reflejos y dio seguridad atrás a los de Zidane. El entrenador francés asistió con su sempiterna tranquilidad a la conversión del toma y daca inicial en una fase de control del balón por parte de su equipo. Cristiano Ronaldo tuvo en las botas dos oportunidades de oro, pero el larguero primero y el poste después, lo evitaron.

danilo

Cada minuto que pasaba era un paso del Celta hacia la clasificación, pero al menos parecía que las cosas se iban a ir 0-0 al descanso. Hasta que la mala suerte saltó al campo y se cebó con un jugador ya lo bastante señalado: Danilo. En una rápida acción, Guidetti remató a portería, Casilla la rechazó pero el lateral brasileño, que acudía a la ayuda, se metió el gol en propia puerta.

El Madrid se fue a vestuarios con la necesidad de marcar dos goles para forzar la prórroga. Pero la segunda parte fue una montaña rusa. Los blancos comenzaron a verlo posible a partir de una falta en la frontal del área gallega, después de varios minutos de dominio. Cristiano se la colocó, ejecutó un disparo potente y el balón entró.

El empate parecía claro al descanso, pero la mala suerte saltó al campo y se cebó con Danilo

Impulsado por la garra que muestra el portugués cuando el físico y la frescura no le acompañan, creció el Madrid en los minutos siguientes y llegó a acorralar al Celta en su área. El bosque de piernas y la falta de claridad de los atacantes blancos, sin embargo, mantuvieron a salvo la renta que el Celta había acumulado en la ida. Sin amilanarse, eficaz en el despliegue, el equipo de Berizzo se lanzaba hacia los terrenos de Casilla en cuanto el Madrid perdía un balón.

Se notó la ausencia de Modric para mover el equipo hacia adelante desde el centro de campo y se echó en falta también la capacidad de Casemiro, hoy central, para contener en la medular. Pero el fútbol, y más cuando se hace a la desesperada, no entiende añoranzas. Y en esas llegó el gol del Celta.

En la frontal, Jozabed vio la llegada de su compañero, Wass se acomodó la bola en el interior del pie derecho y la puso allá donde el portero blanco no podía alcanzarla. Un mazazo para el Madrid, que tenía que recurrir, por enésima vez, a la épica.

El Madrid lo intentó, pero el Celta ganó los 180 minutos de la eliminatoria

Pero no la hubo. Sí lo intentó el Madrid, que ha pasado de una racha de 40 partidos sin perder a desdibujarse a la mínima complicación, pero no fue suficiente. Ni siquiera el gol de Lucas Vázquez, que remató un saque de esquina de Kroos en el segundo palo, se recibió con el éxtasis de necesidad que otras veces se ha apoderado de los madridistas.

celta

Se hablaba de Sergio Ramos, de los minutos del descuento... pero el empate descartó la remontada, y el supuesto triplete blanco, más lejano ahora que nunca. Ese 2-2 ponía al Celta en semifinales, con los sueños disparados después de una victoria de 180 minutos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-'Kiko Casillas' se convierte en TT durante el Celta-Real Madrid

-El Real Madrid elimina la cruz del escudo en un contrato de ropa en Oriente Próximo

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter