NOTICIAS

'El violador de Pirámides' ya está en la calle tras cumplir 20 de los 514 años de condena

26/01/2017 12:08 CET | Actualizado 26/01/2017 12:11 CET
EFE

Arlindo Luis Carbalho Corbero, de 51 años, conocido como El violador de Pirámides y condenado a 514 años de cárcel como autor una treintena de violaciones, entre otros delitos, ha quedado en libertad tras cumplir 20 años en prisión, según han indicado hoy a Efe fuentes conocedoras de la decisión.

Nacido en Portugal aunque de nacionalidad española, Arlindo abandonó la prisión el fin de semana pasado, han añadido las mismas fuentes.

Casado y con dos hijos, fue detenido en enero de 1997 tras mantener en jaque a la policía desde principios de los años 90. La colaboración de un ciudadano fue providencial para su arresto, según declararon en el juicio los policías que participaron en el caso, a quienes el acusado les dijo: "Ya era hora de que me detuvierais".

Todas las víctimas fueron mujeres, siempre diferentes, a las que seguía tras haber terminado su jornada laboral como instalador de gas a domicilio, en unos hechos que se desarrollaron en un largo periodo de tiempo: ocho años, desde 1988 cuando tenía 23 años, hasta 1996".

IMPOSICIÓN

La sentencia del Tribunal Supremo, que confirmó en 2001 la condena que ya le había impuesto un año antes la Audiencia Provincial de Madrid, señalaba que El violador de Pirámides solo podía estar por esta causa "un máximo de veinte años de prisión".

El "comportamiento sexual compulsivo" de Arlindo (uno de los mayores violadores en serie de la reciente historia de Madrid) no le convertía en un enfermo mental incapaz de distinguir entre el bien y el mal, según la sentencia.

El violador atacaba a sus víctimas entre las ocho de la tarde y las once de la noche los días de diario y entre las tres y las seis de la tarde los fines de semana.

En muchas ocasiones atacaba a las mujeres poco antes de ir a buscar a su esposa a la salida del trabajo, en la glorieta madrileña de Pirámides, una zona en la que actuó insistentemente y que le valió que se le conociera como El violador de Pirámides.

Su doble vida llegaba al extremo de que algunas joyas que robaba a sus víctimas las regalaba a sus familiares cercanos.

A parte de la zona de Pirámides y de otros barrios del sur de Madrid, el violador sembró el terror en los municipios madrileños de Leganés, Getafe, Móstoles o Alcorcón.

Nunca en Fuenlabrada, donde vivía, ni donde trabajaba, y era considerado como una persona absolutamente normal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- No soy un violador, soy un hombre normal

- Uno de los presuntos violadores de San Fermín escribe una carta a la víctima

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA