TENDENCIAS

Cómo esconder lo más feo de tu casa: caldera, radiadores, electrodomésticos...

16/02/2017 07:47 CET | Actualizado 16/02/2017 08:42 CET

Todos tenemos elementos en casa con los que hay que convivir aunque no nos gusten demasiado. Descubre aquí una decena de propuestas funcionales y prácticas para no tener que toparte con el robot de cocina o el cuadro de la luz a todas horas.

1. Un panel movible para esconder la tele

Si te molesta tener la televisión a la vista cuando no está en uso, panela la pared e insértala bajo una parte movible. Otra opción para espacios reducidos es ocultarla tras un cuadro. Ambas ideas eran muy habituales en los años 90, donde los muebles destinados a esconder el televisor, la cadena de música o la videoconsola, se convirtieron en un clásico.


Consejo: Al optar por el panel movible, aprovecharás el resto de la pared para hacer un espacio de almacenaje.

2. Oculta tu despacho con unas puertas correderas

Si has decidido montar una pequeña oficina en casa, puedes esconderla detrás de unas puertas correderas bajo la apariencia de un peculiar armario.


En la imagen, vemos que se han escogido unas puertas magníficas, que parecen tener más historia que la propia casa. Una vez cerradas, dejas atrás tu mundo laboral.

Consejo: Si eres de los que trabajan en casa, para dar un carácter más profesional al espacio de trabajo, elige mobiliario asociado a la imagen de una oficina.

3. Una isla para la lavadora en la cocina

Con la instalación adecuada, lavadora, secadora y lavavajillas dejarán de estar en un rincón: aprovecha para construir una fabulosa isla que separe ambientes. Así, mientras los aparatos no estén en funcionamiento, nadie sabrá lo que hay debajo.

Consejo: Tocará buscar sitio para los productos de limpieza. Los mangos altos de escobas y fregonas no pueden esconderse en cualquier lugar. La mejor opción es crear un rinconcito en un armario, para tener herramientas y productos para la limpieza.

4. Persianas o abatibles para los electrodomésticos

La cocina está llena de aparatos grandes que usamos con mayor o menor frecuencia y que no apetece ver por medio. Para esconder los que usas a diario, como el robot de cocina, pero que se mantenga a mano, escoge puertas tipo persiana o abatibles.

Consejo: Encuentra una solución real a las esquinas de la cocina bajo la encimera. Con unos cajones extraíbles, que se pueden aplicar en diferentes alturas, podrás esconder y guardar ollas y sartenes.

5. Una caja de madera para el aire acondicionado

Otro de esos armatostes que no sabemos dónde encajar: el motor del aire acondicionado. De una belleza imposible, la única solución es cubrirlo de la mejor manera, respetando la evacuación y ventilación requeridas. En la imagen vemos un recurso de una pulcritud envidiable.


Consejo: El aire acondicionado por conductos metálicos reparte el calor y el frío mediante unas rejillas difusoras de mínimo impacto visual.

6. Una pared de papel pintado para el cuadro de la luz

En este caso, el cuadro de luz desaparece en la pared, usando el mismo papel pintado para toda la superficie. El truco está en que la tapa del cuadro de luz esté a ras de pared: solo así el efecto de invisibilidad será perfecto.


Consejo: Para conseguir un remate perfecto junto a enchufes e interruptores aplicando el papel pintado, retira el embellecedor y empapela hasta el borde de la caja de mecanismos. Después, coloca de nuevo el embellecedor en su sitio.

7. Colecciones escondidas... tras un cuadro

Detrás de los cuadros no solo puedes esconder los cuadros de luces o la televisión, sino también la colección de discos o de dedales del mundo. Cuando quieras lucirla, sustituye el cuadro por una tapa de cristal, para mutar el escondite en vitrina.

Consejo: Puede que lo que quieras esconder sea precisamente el propio cuadro: nada mejor que un panel giratorio —por un lado, el cuadro que esconderás a tu antojo; por el otro, ¿un espejo, quizás?—.

8. Una habitación privada para los trastos de la limpieza

El hombre ha llegado a la Luna, pero no puede inventar una caldera pequeña. Aprovechemos, pues, para construir un armario donde esconderla y, de paso, almacenar productos de limpieza, fregona, escoba y, con un poco de maña, hasta la aspiradora. Atención a las medidas de seguridad que requiera la caldera.

Consejo. Optimizar espacios de almacenaje debajo de la escalera es una solución que, con los nuevos diseños y materiales, permite multitud de posibilidades.

9. Un elegante asiento para esconder los radiadores

Hay modelos de radiadores bonitos y fáciles de encajar en la decoración; si no es tu caso, piensa en alternativas como la de la fotografía. Aprovechando el espacio, se crea un banco de lectura que oculta los radiadores. Una solución práctica y armónica con el entorno.


Consejo. Una manera ingeniosa de añadir una mesa sin necesidad de ocupar espacio y que quede oculta es mediante un tablero desplegable.

10. Coloca el comedero de tu mascota en un cajón extraíble

Si no sabes dónde poner esos sacos de pienso de 20 kilos y los comederos están siempre en el suelo, esta es una solución perfecta: un falso cajón, a la altura adecuada de nuestro perro. Cuando acaban de comer se puede limpiar el cuenco y cerrar el cajón hasta nuevo ágape.

Consejo: La cocina es para muchos perros su sitio preferido; especialmente si dispone de comedor. Coloca bajo un mueble elevado su colchón.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Trabajo y vida personal en casa: Manual básico de instrucciones

-Descubre miles ideas para tu lavadero

- Inspírate con fotos de recibidores y pasillos

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

ESPACIO ECO