TENDENCIAS

Consejos para los que quieren comprar arte (y no saben cómo)

23/02/2017 08:12 CET | Actualizado 23/02/2017 08:12 CET
GETTY

¿Quién puede comprar arte en España? ¿Alguna vez te has planteado adquirir obras para tener en casa o crees que es un coleccionismo elitista, solo para gente con dinero y entendida? Nada más lejos de la realidad.

La nueva edición de ARCO, la feria de arte contemporáneo de Madrid, quiere desterrar todos esos mitos y atraer sangre nueva para lo que ha creado el programa de asesoramiento personalizado First Collectors (primeros coleccionistas).

Con motivo de su creación y de la cita anual, El Huffington Post ha hablado con dos expertos que explican cómo iniciarse en el coleccionismo de arte: Elisa Hernando, coordinadora de First Collectors, y Gregorio Cámara, director de JustMad, la feria dedicada a los artistas emergentes que tiene lugar a la par que ARCO.

"En España tenemos buenos coleccionistas que saben bastante, se documentan muy bien, buscan la conexión con el artista y en muchos casos lo conocen personalmente. Pero no tenemos muchos. Es una asignatura pendiente del mercado español", revela Cámara, tasador de arte y asesor privado de varias galerías.

¿Qué es lo más importante a la hora de comprar arte por primera vez?

"En mi opinión, lo más importante es que exista una conexión con la obra, bien sea por la temática, la nacionalidad del artista o el título. Lo esencial es que la obra sea una extensión de nuestra propia identidad", señala el director de JustMad.

"Mi primer consejo es comprar lo que nos guste; al fin y al cabo el arte se disfruta y tiene que ser algo que nos llene", añade Hernando, directora de Arte Global, una consultoría profesional de arte.

Mi primer consejo es comprar lo que nos guste, al fin y al cabo el arte se disfruta y tiene que ser algo que nos llene" (Elisa Hernando)

"Dicho esto, es importante ir formándose: ir a exposiciones, leer sobre arte, conocer los precios y cotizaciones de los artistas y recurrir a un asesor independiente y experto para recibir consejos sobre cómo y dónde comprar y ayuda a la hora de gestionar una colección", añade.

¿Hay que tener mucho dinero para comprar arte?

"No hace falta gastarse mucho para coleccionar obras de arte. Con un presupuesto entre 500 y 3.000 euros podemos comprar obra gráfica de artistas consagrados como Canogar o Tàpies o pintura de algún joven con proyección como Alan Urrutia o José Luis Landet", observa Hernando.

Cámara apunta que las obras más asequibles son las que pertenecen a series. "Las encuentras por 60 u 80 euros, firmadas por artistas emergentes y salidas en tiradas de 150 o 200 unidades", explica. Después vendrían la fotografía y la pintura. "Para coleccionar piezas únicas se puede empezar gastando 700 euros y adquirir la obra de un pintor joven de unos 60x90 centímetros", observa.

Otras características que influyen en el precio son la nacionalidad y edad del artista o la universidad donde haya obtenido su título. "Pasa como con cualquier otro profesional. No es lo mismo que hayas estudiado en la Autónoma de Madrid, con todo el cariño que le tengo, que en Columbia o Nueva York, porque hay más artistas de primera fila salidos de esos lugares", apunta.

También es muy importante la ciudad donde reside el comprador y el número de coleccionistas que hay en ella. "El coleccionista es sobre todo local, intenta apoyar el arte de su país. Los artistas que residen en territorios con más compradores tienen más posibilidades de vender", detalla Cámara.

En lo que se refiere al medio de la obra, la edición es el más asequible, dado que no son obras únicas.

¿Qué formatos están de moda?

"Los nuevos medios van a tener una proyección cada vez mayor, según crece nuestra identificación con las nuevas tecnologías", opina Cámara. Pero también importan las variables económicas. "Cuando la economía va peor, la gente tiende a moverse a la pintura porque es obra única, que genera mayor confianza, y porque es un formato más estable en la conservación", detalla.

¿Cómo se compra arte?

"Existen dos tipos de mercados, el de galerías y ferias y el de las subastas. El primero se centra en artistas vivos y el segundo, en grandes maestros o artistas consagrados que han vendido su obra al menos una vez", explica Hernando.

"Las ferias se están convirtiendo en las plataformas más importantes para la compra-venta de arte, pero el componente más importarte son las galerías, las que promocionan y ayudan a definir la carrera profesional de un artista. Aunque a veces hay que registrarse para asistir a una subasta, la mayoría están abiertas al público y cualquier persona puede acudir y pujar", añade el director de JustMad

"El proceso es el siguiente: localizas algo que te interesa, hablas con la galería y te entregan la documentación: un certificado de autenticidad —aunque la obra está firmada, es importante—, catálogos o textos que haya sobre el artista y la factura, que funciona como un comprobante de propiedad. Una vez cerrado todo eso, se formaliza el pago y la galería organiza el enmarcado, en caso necesario, y la entrega de la obra en el domicilio del comprador", detalla a directora de First Collectors.

"En una subasta necesitas el catálogo para saber lo que te interesa. Puedes participar de tres maneras: en sala, físicamente; por teléfono, concertando previamente una cita con la casa que organiza la puja; o por escrito, dejando una puja máxima, un precio cerrado que no puedes cambiar. El que haga la mayor oferta, se lleva la obra. Recomiendo mucho acudir a alguna, es una experiencia muy divertida, y como todos las tenemos en el imaginario gracias al cine...", observa Hernando.

Para asistir a una subasta en algunos casos es necesario un registro previo, pero la mayoría están abiertas al público y cualquiera puede acudir y pujar" (Gregorio Cámara)

¿Qué criterios deben seguirse a la hora de evaluar una pieza?

"La calidad de una obra es el aspecto que debe prevalecer a la hora de adquirirla y su evaluación depende de una compleja combinación de factores. De manera muy básica, podríamos decir que hay que valorar la trayectoria profesional del artista, si ha expuesto en museos, ferias en las que ha estado presente o el prestigio de la galería que le representa", detalla Cámara.

"Hay que mirar el curriculum del artista, cómo evolucionan sus precios, si la pieza está catalogada y certificada...", enumera Hernando. Y detalla cada punto: "El curriculum de un artista tiene distintas partes: exposiciones, individuales o colectivas; obra en colecciones importantes; becas, premios, etc. Una obra con valor debe figurar en el catálogo razonado del artista, que reúne absolutamente todo lo que ha producido y ha sido recogido en libros. Los precios se pueden seguir a través de Artprice, una plataforma online con una cuota de inscripción anual de 200 o 300 euros".

¿Qué papel juega Internet a la hora de comprar arte?

"La red se ha convertido en una herramienta de gran importancia. Además de permitir la participación en subastas, algunos sitios ofrecen la posibilidad de comprar en galerías. Artnet, Paddle8 o Artsy son los portales más destacados", explica Cámara.

Hernando señala que el problema de comprar online es que "no ves físicamente la obra y a día de hoy eso sigue siendo una barrera para muchos coleccionistas". En el caso del arte digital o en formatos poco convencionales "es aún más importante que tenga certificado porque es fácilmente reproducible y es fundamental comprarlo en galerías serias que aseguren que es una obra única", continúa.

El problema (de comprar por Internet) es que no ves físicamente la obra y a día de hoy sigue siendo una barrera para muchos" (Hernando)

¿Cómo tributa el arte que se ha comprado?

"Con el IVA del 21% y, en algunos casos, se aplica el régimen especial de arte", sostiene la directora de First Collectors.

Este régimen, que no tiene una cuota fija y varía dependiendo de la transacción, es siempre inferior al 21% y entra en vigor cuando el artista está dado de alta como autónomo, no como empresa, indica Hernando. "Normalmente lo utilizan los particulares porque no es un IVA deducible", añade.

Según el informe El mercado español del arte en 2014, que contiene los datos más actualizados del sector, tributan a un IVA reducido (entre el 4 y el 10%) las transacciones directas entre artista y comprador, las que efectúan sociedades y las importaciones.

¿Cómo se debe conservar la pieza artística?

"La conservación es una cuestión delicada. El óleo sobre lienzo sigue siendo el medio más seguro. La fotografía o la obra en soporte papel exigen unas condiciones específicas de exposición a la luz y la humedad. Con los nuevos medios (arte que incorpora las nuevas tecnologías) resulta un detalle de gran importancia, ya que algunos de los componentes utilizados en la fabricación de las obras pueden quedar sin repuestos en el futuro", considera Cámara.

De forma genérica, Hernando propone colocarlas lejos de calefacciones, luz directa o exceso de humedad. Las obras de nuevos medios o en formatos no convencionales requieren un soporte de mantenimiento, "una de las grandes barreras del arte digital", según la directora de First Collectors. "Yo aconsejo poner todas las obras en casa, para disfrutarlas", añade.

La conservación es una cuestión delicada. El óleo sobre lienzo sigue siendo el medio más seguro y estable" (Cámara)

¿Y si la compra no es para disfrute sino como inversión?

"En el caso del arte contemporáneo, su gestión depende de la profundidad del mercado, que es el volumen de obra en circulación del artista o la competencia entre casas de subastas por ella. Cuándo vender sería la pregunta con la respuesta del millón de dólares; para responder a esta cuestión se precisa un análisis experto", opina Cámara.

Hernando recomienda revender una pieza adquirida como inversión en un plazo de 5 a 10 años aproximadamente. "Cuanto más consagrado es el artista, el tiempo se reduce, ya que un autor joven necesita más periodo de maduración y evolución. Pero también es más barato comprarlo", apunta la directora de First Collectors.

¿Cómo se revaloriza el arte? ¿De qué depende?

"La revalorización del arte depende de cómo evoluciona el curriculum del autor y su discurso-lenguaje estético, pero también hay otras variables: aspectos particulares de la obra, si está catalogada o ha sido exhibida en un museo, o aspectos del mercado y cómo van evolucionando los precios del artista", señala Hernando.

"Como en cualquier mercado, la evolución de los precios depende de la oferta y demanda. A partir de ese criterio básico, la revalorización o depreciación de un artista está sujeta a la liquidez del mercado para él/ella (cuánta gente ha puesto su obra a la venta), el apoyo de comisarios y críticos, la inclusión en grandes colecciones y los remates de subastas", matiza Cámara.

ARCO abre sus puertas al público general en Ifema del viernes 24 al domingo 26 de febrero con un precio de entrada que oscila entre 20 y 40 euros. Los interesados deben añadirle a eso otros 40 euros de catálogo.

ARCO y cine: obras que recuerdan a pelis

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Cinco claves para ver ARCO según el director de la feria, Carlos Urroz

- 22 claves para disfrutar más de los museos (FOTOS, GIFS)

- ¿Quién decide lo que vemos en los museos?

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest

OFRECIDO POR NISSAN