NOTICIAS

Un vídeo muestra la última imagen de la niña muerta junto a una vía de tren en Pizarra

La pequeña Lucía falleció por un accidente, según confirman los forenses.

22/08/2017 11:06 CEST | Actualizado 22/08/2017 11:06 CEST

Las cámaras de seguridad de la estación de Pizarra (Málaga) grabaron las últimas imágenes de Lucía Vivar, la niña de tres años que desapareció la noche del miércoles 26 de julio cuando sus padres le perdieron de vista.

El vídeo muestra cómo la niña se acerca a las vías del tren que unen esta localidad con la de Álora a las 23.34 horas de la noche, solo cuatro minutos después de que sus padres la vieran por última vez. La misma cámara recoge también cómo el padre fue en su búsqueda seis minutos más tarde. Siete horas después, Lucía fue encontrada cuatro kilómetros más allá de esa zona.

Los padres de la pequeña, extrañados porque nadie le viese en ese lapso de tiempo, han pedido que se reabra la investigación sobre su fallecimiento y han solicitado colaboración ciudadana a cualquier vecino que pueda aportar nueva información.

Lucía jugaba con sus primos a última hora del miércoles junto al bar La Estación, situado en el apeadero de Pizarra (de unos 9.000 habitantes). Todo parecía en orden hasta que, poco antes de las once y media de la noche, los padres se percataron de que la pequeña no estaba junto a los otros niños y que no respondía a sus llamadas. Minutos después, daban la voz de alarma a la Guardia Civil y se iniciaba las labores de rastreo.

El cuerpo de la menor presentaba un único golpe en la cabeza. No se sabe si el ruido del tren la despertó y, al levantar la cabeza asustada, fue golpeada por los bajos del convoy o si su cabeza sobresalía. Desde el hallazgo del cadáver, las hipótesis policiales apuntaron casi en exclusiva a una muerte accidental tanto por el aspecto del cadáver como por la inspección ocular del lugar de los hechos.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

SOS DESAPARECIDOS

UN ACCIDENTE

Según ha avanzado la Cadena SER, el informe toxicológico de los forenses ratifica la versión que desde un principio mantenía la Benemérita: que la pequeña murió por un accidente. El cuerpo de la niña no presentaba restos de haber sido agredido sexualmente, ni restos de alcohol o drogas o de ADN masculino, todo ello descartaría la implicación de terceras personas y que, por tanto, el suceso hubiese sido un crimen. Es el resultado que arroja el análisis a los restos biológicos que se han realizado en el Instituto de Toxicología de Sevilla.

El informe, complementario a la autopsia inicial que se le practicó a la niña, fija la hora de la muerte entre las cinco y las siete de la mañana.

La declaración del maquinista del tren que halló el cadáver detalla que en el primer trayecto del día, entre Málaga y Álora a las seis de la mañana, detectó un "bulto oscuro pegado a la vía", en la curva tras pasar por la estación de Pizarra. Pensó inicialmente que era un animal y no fue hasta las 6.35 de la mañana cuando le advirtieron -por el sistema de comunicación interno de los maquinistas- que redujera la velocidad a su paso por la estación porque había personas cerca de las vías.

A su regreso de Álora hacia Málaga, a la vuelta, fue cuando recordó ese bulto. Con la luz del amanecer detectó algo de ropa; frenó el tren pero no pudo evitar pasar por encima. Bajó del Cercanías y descubrió que era la niña que había desaparecido a medianoche. El maquinista, durante el tiempo que estuvo esperando la llegada de la Guardia Civil, asegura que vió pasar una furgoneta de color gris, sin anagrama, que cruzó las vías por un paso inferior -tal como avanzó este lunes Interviu-.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Hallan muerta a una niña de tres años en Málaga desaparecida mientras cenaba con su familia en un bar

- Las cámaras de la estación de tren grabaron a la niña de Málaga andando sola

- La autopsia de la niña Lucía genera dudas al revelar que no tiene lesiones en los pies