INTERNACIONAL

Trump sorprende a los republicanos al hablar de regularizar a los 'dreamers'

"Tenemos que lograr una gran seguridad fronteriza", advierte el presidente de EEUU, que insiste en construir el muro.

15/09/2017 11:15 CEST | Actualizado 15/09/2017 11:15 CEST

El presidente de EEUU, Donald Trump, y los líderes demócratas del Congreso están cerca de un acuerdo sobre los "soñadores" -jóvenes amparados por el cancelado plan DACA- un pacto que estará supeditado a lograr una mayor seguridad fronteriza, aunque en él no se incluye por ahora el muro con México.

Las primeras noticias de un entendimiento sobre el DACA, como se conoce al plan suspendido por Trump la semana pasada, llegaron el miércoles por la noche tras una cena en la Casa Blanca entre el magnate y los líderes demócratas en el Senado, Chuck Schumer, y en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

Hoy ambas partes matizaron que, aunque no hay todavía un "acuerdo final" para dar protección legal a los 800.0000 jóvenes que han evitado la deportación y obtenido permisos de trabajo gracias al DACA, están cerca de lograrlo y trabajando conjuntamente en los detalles.

"No se hizo ningún trato anoche sobre el DACA. Debería acordarse una seguridad fronteriza importante para lograr el consentimiento. Debería estar sujeto a votación", tuiteó Trump a primera hora.

Pero poco después, antes de volar a Florida para evaluar los daños causados por el huracán Irma, Trump admitió ante periodistas que un acuerdo con el Congreso para proteger a los "soñadores" está "bastante cerca".

"Estamos trabajando en un plan para DACA" y "vamos a tener una enorme seguridad fronteriza como parte de eso", comentó Trump al anotar que cree que los líderes demócratas del Congreso "están de acuerdo" al respecto.

El plan que se está negociando estará "sujeto a obtener enormes controles fronterizos" y "creo que algo puede pasar, ya veremos qué sucede, pero algo va a ocurrir", anticipó Trump.

Asimismo, el mandatario afirmó que los líderes republicanos en el Senado, Mitch McConnell, y en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, también están de acuerdo con él y los demócratas sobre DACA, y que ha hablado con ellos por teléfono del tema.

Por su parte, Schumer y Pelosi emitieron un comunicado conjunto para aclarar que, aunque no hubo un "acuerdo final" anoche en la Casa Blanca, sí se acordó que el presidente "apoyaría la consagración de las protecciones de DACA en una ley y alentaría a la Cámara Baja y el Senado a actuar".

"Lo que queda por negociar son los detalles de la seguridad fronteriza" y, aunque ambas partes coincidieron en que el muro con México no formará parte del acuerdo sobre DACA, Trump "dejó claro" que su intención es continuar presionando por su construcción "más adelante", añadieron Schumer y Pelosi.

PERO TRUMP INSISTE EN EL MURO

El propio Trump, a su llegada a Florida, quiso hacer frente a las críticas vertidas en las últimas horas por aliados como el legislador republicano Steve King o el portal de noticias conservador Breibart News, que acusan al mandatario de promover una "amnistía" con el acuerdo con los demócratas sobre el DACA.

"No estamos viendo la ciudadanía, no estamos viendo la amnistía. Estamos mirando permitir que la gente (los soñadores) se queden aquí", enfatizó Trump.

Además, el presidente insistió en que, en última instancia, tiene que haber un entendimiento con los demócratas acerca de que, si no se incluye en el plan sobre DACA, la financiación para el muro en la frontera con México debe contemplarse en un acuerdo presupuestario o de cualquier otro tipo.

"Si no tenemos el muro, no vamos a hacer nada", advirtió Trump al prometer que se asegurará de que "no se pongan obstáculos" a su construcción.

Trump puso fin la semana pasada al programa de Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), promulgado por una orden ejecutiva en 2012 por el expresidente Barack Obama y que ha protegido de la deportación y otorgado permisos de trabajo a 800.000 "dreamers" o "soñadores".

No obstante, la suspensión de DACA no se hará efectiva hasta dentro de seis meses para forzar al Congreso a encontrar una alternativa legislativa a ese plan.