TENDENCIAS

El novio de Andy en 'El diablo viste de Prada' es horrible… y hasta su guionista lo confiesa

11 años después del estreno de la película, la verdad (que todos sabíamos) ha salido a la luz.

02/10/2017 13:27 CEST | Actualizado 02/10/2017 14:58 CEST
EL DIABLO VISTE DE PRADA
Andy (Anne Hathaway) y Nate (Adrian Grenier) en un escena de 'El diablo viste de Prada'.

Si hay un personaje especialmente odiado en El diablo viste de Prada (dirigida por David Frankel en 2006) no es el de Miranda Priestly (Meryl Streep), la inquietante y dura directora de la revista de moda en la que trabaja Andy Sachs (Anne Hathaway). No: el personaje más incomprendido, caprichoso y desagradable de la trama es Nate (Adrian Grenier), el novio petardo de Andy, que siempre estaba criticándola, nunca la aceptaba y no paraba de quejarse.

Diez años después, resulta que no sólo al público le caía mal Nate. La guionista de la película, Aline Brosh McKenna, ha confesado que fue el personaje "más difícil de escribir", del que más discutió con el director. "Queríamos asegurarnos de que no fuera un plasta, pero es la persona que trata de decir [a Andy]: ¿Es en esto en lo que te quieres convertir moralmente?".

"Creo que ahora, años después, lo que la gente ve de él es que está intentando limitar la ambición de Andy. Pero esa ambición avanza hacia algo en lo que ella no cree, así que de lo Nate tiene explicación", ha contado McKenna en una entrevista con Entertainment Weekly. "La parte de la que me río es la de cuando él está enfadado por su cumpleaños [a cuya celebración Andy no llega a tiempo]. Eso chirría un poco, pero luego él cuenta que no es eso por lo que estaba enfadado".

Según la guionista, el actor que lo interpretaba, Adrian Grenier (protagonista de la serie El séquito), hace un "trabajo heroico mostrándose como ese novio de la universidad, el tipo que es batería de una banda guay, que juega al rugby, que toca la guitarra y que quizá hasta va a clases de cerámica", bromea McKenna, que afirma que Grenier "lo clava", en el que para ella es "un personaje poco agradecido".

Pero, para McKenna, el problema en la gente que rodea a Andy no está sólo en su novio: "¡Tampoco es que sus amigos la apoyen demasiado! Pero diré que, como mucha gente joven, si vives la experiencia de estar en un trabajo que tus amigos envidien, a menudo no se sienten muy cómodos con ello. Así que se llevan el bolso de Marc Jacobs pero a cambio la tratan fatal". Normal que tantos simpaticen con Andy, entonces: está sola ante el peligro.