NOTICIAS

Gran Vía tendrá un sólo carril por sentido a partir del 1 de diciembre

La reducción se mantendrá después de las fiestas y las aceras se ampliarán de forma permanente.

13/11/2017 19:18 CET | Actualizado 13/11/2017 19:23 CET
Paul Hanna / Reuters

Gran Vía ganará 5.400 metros cuadrados para los peatones desde el próximo 1 de diciembre hasta el 7 de enero, con dos carriles por sentido para el tráfico rodado mientras que la movilidad peatonal ganará a la actual calzada un carril de circulación por sentido, al tiempo que se prohibirá la circulación de camiones de más de 3.500 kilos hasta el 7 de enero entre las 11 y las 23 horas.

Desde el 1 de diciembre los peatones ganarán espacio a la actual calzada con un carril de circulación por sentido mientras que los carriles restantes se limitarán, como ya se hizo el año pasado, a 30km/h, siendo un carril bus-taxi-moto y un ciclocarril compartido entre vehículos a motor y bicis por sentido.

El dispositivo navideño, presentado este lunes por el Ayuntamiento, enlazará con las obras que se llevarán a cabo en la arteria madrileña a partir de junio, con el objetivo de ampliar las aceras de la calle.

MADRID

20 excepciones a las restricciones

Son 20 las excepciones en la restricción a la circulación, de modo que podrán hacerlo los autobuses de la EMT o los servicios discrecionales con origen o destino en la zona, vehículos de personas de movilidad reducida, residentes, acceso a hoteles y parkings, vehículos cero emisiones, las bicicletas, la carga y descarga, los taxis, los VTC con servicio contratado en la zona restringida, las reparaciones, los servicios públicos, las emergencias, los suministros, el reparto postal, las unidades móviles de televisión, las grúas, las mudanzas con autorización expresa, los coches fúnebres...

El acceso para la carga y descarga se hará exclusivamente desde las 23 hasta las 11 horas en Gran Vía. Para el resto de calles restringidas al tráfico se establece un régimen similar al ya vigente en las cuatro Áreas de Prioridad Residencial (APR), con horario entre las 8 y las 15 horas para vehículos de gas natural comprimido, GLP, híbridos o con autorización cero emisiones del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), y entre las 8 y las 13 horas para el resto.

Policía Municipal y Agentes de Movilidad establecerán controles de acceso a las zonas afectadas en Plaza de España, Cibeles, plaza de la Independencia, Cánovas del Castillo, glorietas de Carlos V y Puerta de Toledo, plaza de San Francisco El Grande y calle Mayor con Bailén.

El dispositivo de movilidad incluye limitaciones de acceso -excepto para residentes y vehículos autorizados- en Gran Vía, Puerta del Sol y las calles Mayor y Atocha en las fechas de mayor afluencia a esta zona. El calendario coincide con los fines de semana, el puente de diciembre y el periodo de vacaciones escolares. Las restricciones al tráfico en cada periodo de aplicación de las medidas comenzarán a las 17 horas el primer día y finalizarán a las 22 horas del último.

MADRID

En esas mismas fechas se podrán realizar cortes puntuales si la saturación los recomienda, concretamente en el tramo de la calle Segovia entre Ronda de Segovia y Puerta Cerrada. Se podrán producir cortes puntuales en Ronda de Atocha, Ronda de Valencia desde Carlos V hasta Embajadores, Ronda de Toledo hasta Puerta de Toledo, Gran Vía de San Francisco hasta la calle Bailén y Plaza de España.

Capacidad para más peatones y más transporte público

Para ampliar la capacidad de los movimientos a pie en las intersecciones se ampliará la anchura de cuatro pasos de peatones que comunican las aceras de Gran Vía, situados entre Callao y la Red de San Luis. Lo harán entre un 30 y un 40 por ciento. Además los pasos de peatones de las calles que se incorporan a Gran Vía se ampliarán hasta el nuevo límite con la calzada.

Igualmente se instalarán accesos en las paradas de autobuses para facilitar su uso a las personas con movilidad reducida. Todo el dispositivo se puede encontrar en madrid.es/movilidad y granvia.madrid.es. Será coordinado por Policía Municipal con un refuerzo especial de agentes de movilidad.

El Ayuntamiento recomienda el uso de transporte público. Para ello se reforzarán 32 líneas con 40 autobuses de la Empresa Municipal de Transporte (EMT), un 25 por ciento más que el año pasado. En los 'búhos' nocturnos se preparan refuerzos por si fueran necesarios. Todo este refuerzo se coordina con el Consorcio Regional de Transportes.

Así, Metro ampliará la oferta de las líneas 1, 2, 3, 4, 5 y 10, especialmente los fines de semana. Cercanías reforzará las líneas que pasan por Sol, con trenes de doble composición. En caso de tener que coger el coche privado, el Ayuntamiento recomienda las rondas y bulevares y preferentemente la M-30.

El dispositivo de este año tiene en cuenta la evaluación del pasado. Los criterios ha sido fijados entre las áreas de gobierno y las múltiples organizaciones sociales y económicas consultadas. Además desde el día de hoy se informa con cartas personalizadas a los vecinos y comercios de la zona del operativo que se pondrá en marcha el 1 de diciembre.

El concejal Calvo ha destacado que se pone con este dispositivo el primer paso para disfrutar de una nueva Gran Vía, con aceras más amplias, espacios estanciales y árboles en un futuro. "Nos jugamos mucho porque Madrid es la Gran Vía y Gran Vía es el corazón de Madrid. Es el momento de actualizarla y modernizarla", ha remarcado.

Es la misma idea que ha defendido la alcaldesa, Manuela Carmena, que cree que así Gra Vía pasa a ser "más propiedad de los madrileños y no sólo de los coches". La regidora cree que quienes diseñaron esta calle estarían orgullosos de los cambios venideros porque "cuando no se cambia, se agota". "Vivimos la necesidad de la imaginación, del futuro. El futuro de Madrid siempre tiene que ser de novedad y ejemplaridad", ha incidido.