Huffpost Spain
BLOG

Los artículos más recientes y el análisis de la actualidad a través de las firmas de El HuffPost

Esther Palomera Headshot

El PSOE se gripa

Publicado: Actualizado:
Imprimir
AP
AP

No hay latido. Nadie emite. Silencio. Una omisión que no es paz, ni aprobación, sino miedo. Pavor al desastre. Este PSOE ya no es el PSOE. Los socialistas han abjurado de su credo inconformista. Sin proyecto, sin discurso y con un liderazgo tambaleante, el partido camina hacia otra más que probable derrota histórica, sin que nadie haga nada por evitarlo. Todos callan. Una impostada calma, un colosal olvido ante el que, como en El Silencio de Benedetti, nadie se atreve a mirarse en el espejo de las aguas quietas.

Tiempo habrá para turbulencias, que batallas a destiempo ya se han dado muchas y todas se perdieron. Hasta después del 26-J, todos parados porque en el socialismo español y por extensión en la opinión publicada se ha instalado que la única solución a los males del socialismo de Sánchez es Susana Díaz, y ella ha decidido esperar sentada a ver pasar el cadáver de su "enemigo" ante las urnas. Entretanto, el PSOE se desangra y los que pueden hacer algo han decidido no hacer nada, esto es no plantar cara en las primarias exprés que la dirección federal convocará esta misma semana, en el Comité Federal del próximo sábado.

No habrá más candidato que el que ya fue en las elecciones del 20-D. Y no porque se tenga esperanza en la remontada. Ni las negociaciones fallidas para la investidura han catapultado a Sánchez al estrellato ni hay síntomas de que el socialismo haya sacado algún rédito de ellas. Al contrario, más bien hay quien hace responsable al PSOE de estos cuatro meses perdidos. En una encuesta, publicada ayer por El Mundo, hasta un 37 por ciento de los españoles.

Sólo Ciudadanos aprueba en su gestión política del tiempo transcurrido desde las elecciones de diciembre y sólo Albert Rivera podrá exhibir sus siglas como las de un partido pactista. El PSOE ha quedado desdibujado, atrapado por la derecha tras su pacto con los naranjas y azuzado por Podemos, que busca en su alianza electoral con IU el "sorpasso" que le otorgue la primacía de la izquierda.

Los inquilinos de Ferraz ya ni se plantean ganar al PP. Toda su estrategia pasa porque la suma de Podemos-IU facilite un pacto de izquierdas por el que Sánchez pueda llegar a La Moncloa. Y aunque los cuadros dirigentes creen que el pusilánime planteamiento de la dirección federal puede acabar con la hegemónica posición del PSOE en el espacio de la izquierda, ni se plantean el necesario revulsivo. Y es que si algo ha conseguido Pedro Sánchez en sus casi dos años de mandato es desmovilizar a los cuadros y desactivar a los órganos de control.

El debate, tan inexcusable en el momento político actual, brilla por su ausencia. Y la explicación con la que algunos barones justifican su inacción es que Sánchez se las ingenió para hacer coincidir los calendarios orgánico e institucional de tal modo que la coyuntura impidiera la discusión. Otros hablan directamente del "sorpasso" que la dirección dio al Comité Federal con la consulta que Sánchez convocó entre las bases para validar su solemne pacto con Ciudadanos. El caso es que desde entonces, el máximo órgano entre congresos quedó anulado "de facto" como mecanismo de control.

Con un Comité Federal amodorrado, sin convocatorias del Consejo Territorial y con un Consejo de Sabios que no ha tenido más actividad que el paseíllo por los jardines del Museo del Traje del día de su presentación, Sánchez ha convertido al PSOE en un partido anestesiado que transige lo mismo con fichajes estrella como el de Lozano o Cantero que con la "liquidación" de los órganos de control y debate.

Así encara, resignada, la socialdemocracia española la ya ineludible cita con las urnas el próximo 26 de junio. Gripada, callada y agazapada, a la espera de que julio traiga, además de unas elecciones, el final del reinado de Sánchez. Porque nadie cree, como se ha dicho, que Carme Chacón tuviera alguna opción de imponerse al actual secretario general en unas primarias, ni que Eduardo Madina esté por la labor de medirse por segunda vez con quien ya lo hizo y perdió en 2014. Y eso que su nombre es de los pocos que podría tapar la vía de agua que el PSOE tiene abierta por la izquierda y entre el voto joven y urbano. Hasta sus más firmes partidarios dudan de que Susana Díaz se lo pusiera fácil, ya que su deseo de optar a la secretaría general, tras las elecciones, se complicaría sobremanera.

Así que salvo espontáneo, Sánchez será candidato, pero sabe que si retrocede o mantiene los 90 diputados que logró el 20-D, estará sentenciado, y no sólo por una Susana Díaz que espera de nuevo su momento. Claro que tuvo tantos y tantos dejó pasar que su crédito entre los cuadros está a punto de expirar. Ya se sabe que en política, como en otros ámbitos profesionales, sólo es valiente aquél que está dispuesto a luchar, y ella de momento no lo ha estado.