BLOGS

La mafia de la angula

27/09/2014 09:29 CEST | Actualizado 26/11/2014 11:12 CET

Testigos protegidos, operaciones policiales, hundimiento de barcos, compra de facturas falsas... la comercialización de las angulas del Guadalquivir, prohibida desde 2010, se ha transformado en una red mafiosa digna del narcotráfico

El kilo de angula puede alcanzar los 600 euros en el mercado negro. Eso convierte a este alevín de anguila en un manjar no solo prohibitivo en el precio, sino también prohibido en su comercio. Desde el año 2011 en Andalucía está prohibida su pesca y, por extensión, su compra y venta. El Plan de Recuperación de la Anguila en el Guadalquivir recoge las preocupaciones de la Comisión Europea que detectó en 2008 de que si no se actuaba para proteger esta especie acabaría desapareciendo. A partir de ahí, cada comunidad autónoma ha establecido su plan de recuperación y, en el caso andaluz, se decretó una moratoria total de pesca de angulas durante 10 años, de 2011 a 2021. Muchos riacheros, la gran mayoría con embarcaciones y artes de pesca ilegales (sin documentación), no recibieron bien esta prohibición y han seguido echando sus artes al río saltándose la moratoria durante todo este tiempo. Pero la comercialización de la angula se ha ido reduciendo cada vez más y ha desarrollado un mercado negro con toda una mafia dedicada a este negocio ilegal.

El investigador principal que dio la alarma sobre los efectos de la pesca de angulas en el Guadalquivir es el catedrático de Zoología de la Universidad de Córdoba, Carlos Fernández Delgado. Este investigador presentó unos datos irrefutables sobre los daños que tiene la pesca de la angula, no sólo para esta población, sino también para otras de interés comercial en el estuario del Guadalquivir, como el boquerón, la sardina, el róbalo, el langostino o la corvina, entre una lista de más de veinte especies. La estrechísima malla que se usa para capturar angulas, de un milímetro de luz, convierte este arte de pesca en un auténtico colador del que no escapa nada, ni los alevines de otras especies, con lo que en la práctica se estaba esquilmando la zona de cría y engorde más importante del Golfo de Cádiz. De hecho, la zona de pesca de angula es una zona muy sensible biológicamente para al menos 134 especies de invertebrados y vertebrados acuáticos.

Las sucesivas operaciones de la Guardia Civil para tratar de retirar las artes de pesca prohibidas, entre las que se han incautado nasas, cedazos, cucharones de popa o corianas, además de inmovilizar una treintena de barcos en cada operación, han lanzado a la clandestinidad más absoluta a los pescadores de angulas, que han creado toda una red mafiosa que la Guardia Civil está tratando de desarticular. Y mientras, se dan situaciones más propias del narcotráfico que de la comercialización de productos pesqueros, como deshacerse de la mercancía (angulas) tirándola por el desagüe ante una inspección policial, como sucedió en una conocida empresa de productos acuícolas de Isla Mayor (Sevilla). Pero no se trata de algo anecdótico, sino más bien de un síntoma del cariz mafioso de la organización dedicada a comercializar angulas ilegales. Juicios con testigos protegidos y operaciones de tráfico de angulas que llegan a superar la tonelada de angulas decomisadas y que tratan de buscar los mercados asiáticos (donde se cotiza aún más cara) a través de Portugal. Todo un mercado negro que ha derivado en una trama internacional en la que se blanquean las partidas con facturas ilegales que acrediten otras procedencias donde sí se permite la captura de angulas.

Uno de los decomisos, gracias a una actuación impecable del servicio de Aduanas en en Aeropuerto de Barajas, permitió confiscar 40 kilos de angulas, que se entregaron a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía para su cría y posterior suelta en los ríos andaluces. "Se trata de actuaciones para lograr recuperar la especie", apunta el coordinador científico del programa de recuperación, el profesor Carlos Fernández Delgado. De hecho, desde que empezó el plan de recuperación de la anguila se han soltado más de 40.000 individuos y se trabaja en lograr una mejor permeabilización de las barreras que encuentran para su dispersión. Pero tal vez, lo más efectivo, desde el punto de vista social, esté siendo la realización de acuerdos con pescadores y acuicultores, para que la producción en piscifactoria se divida entre una parte para el consumo, legalizando esas partidas, y otra parte de la producción destinada a repoblar las aguas ribereñas.

Mientras, el seguimiento del plan de recuperación sigue siendo una tarea complicada, como acredita el hecho de que el barco destinado a hacer sondeos de la especie y analizar los parámetros científicos, hace dos años que desapareció: "Estamos convencidos de que lo han hundido", explica Carlos Fernández Delgado, un científico que nunca imaginó que la suya se convertiría en una profesión de riesgo.

NOTICIA PATROCINADA