Huffpost Spain

El día en el que Rajoy dijo "cuando yo gobierne bajará el paro"

Publicado: Actualizado:

Primeros días de enero de 2010. De buena mañana, el entonces líder de la oposición, Mariano Rajoy, concede un posado frente a una oficina de empleo para Elmundo.es.

Durante la entrevista Rajoy tenía unos datos encima de la mesa: las cifras de desempleo correspondientes al mes anterior, diciembre de 2009. Ese año se había cerrado de la peor forma posible: los 54.657 parados registrados de ese mes dejaba el total de desempleados al cierre de 2009 en su máximo histórico: 3.923.603, siempre según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración.

El presidente del Gobierno era entonces José Luis Rodríguez Zapatero, a quien Rajoy hacía responsable de todos los males de la situación económica. No sólo él: su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, sostenía que la prima de riesgo tenía un nombre, que coincidía letra a letra con el entonces inquilino de La Moncloa.

Como medicina que cura todos los males, Rajoy se presentaba en la entrevista como el remedio para acabar con lo que entendía era la legislatura más nefasta en la historia de la democracia. Ante el decaimiento general, Rajoy lanzaba en la entrevista toda una serie de propuestas, iniciativas que le pondrían en el camino directo hacia el Palacio de La Moncloa.

La más rotunda era, sin duda, la promesa que titulaba la misma entrevista: “Cuando yo gobierne bajará el paro”.

“Cuando yo gobierne bajará el paro”

Martes, 2 de octubre de 2012. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social cifra el número de parados en 79.645 personas más respecto a agosto. Hay ya 4.705.279 desempleados. Cuando Rajoy llegó al poder, el 20 de noviembre de 2011, había 4.420.462. En diciembre llegó a 4.422.359 desempleados.

2012 no ha aportado mejores noticias: enero, febrero y marzo marcaron incrementos en la tasa de paro. Sólo en abril por fin cayó, y la tendencia se mantuvo hasta octubre. Caídas, leves, pero esperanzadoras.

Sin embargo, en agosto se volvieron a registrar tasas negativas en creación de empleo. Lo mismo que en septiembre, como ha hecho público esta mañana el ministerio.

Desde diciembre de 2011, con 4.422.359 desempleados, hasta ahora, con 4.705.279, se han contabilizado 282920 parados más. Rajoy ha incumplido su promesa.

"Soy partidario de un nuevo contrato que contemple una menor indemnización por despido, vinculado a una mayor estabilidad"

Efectivamente, la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Rajoy cumple la promesa expresada por el entonces líder de la oposición de abaratar el despido. Los empresarios tienen ahora muy sencillo acogerse al despido procecente, de 20 días por año trabajado. Pero es que además lograron que la indemnización pasara de 45 a 33 días por año trabajado y un máximo de 24 meses.

Ahora bien, ¿ha contribuido la “flexibilidad laboral” a apuntalar la estabilidad? No. En términos acumulados, los contratos indefinidos a tiempo completo alcanzan en los nueve primeros meses de este ejercicio un total de 469.459: el 13,02% menos que en igual periodo del año 2011. Los contratos indefinidos a tiempo parcial, que suponen un total de 307.999, registran un descenso del 4,82% en relación a igual periodo del año anterior.

"Yo estaría dispuesto a congelar el sueldo a los funcionarios para reducir el déficit, bajar los impuestos y facilitar la creación de empleo"

También Rajoy cumplió a medias esta promesa, que en realidad eran tres y un daño colateral para lograrlo (congelar el sueldo a los funcionarios). Rajoy no ha congelado el sueldo de los trabajadores públicos: los ha bajado. Tal y como anunció el pasado junio, se quedarán sin la paga extra de Navidad, lo que aproximadamente equivale a un recorte del sueldo anual de casi el 6%.

Tampoco se han bajado los impuestos, que se han incrementado, y el déficit se ha reducido, sí, pero a costa de asestar un golpe letal al estado del bienestar.

"No es el momento de bajar el IRPF. Hay que bajar el IVA y recortar el impuesto de sociedades en cinco puntos a las pymes"

Rajoy no ha bajado el IRPF, sino que lo ha subido. Lo mismo que el IVA, que desde el pasado 1 de septiembre ha pasado del 18% al 21% y el reducido se ha incrementado hasta un 10%. Rajoy considera que este incremento es "imprescindible" y asegura que "no va a caer en saco roto" porque servirá para, entre otros aspectos, mantener los servicios públicos, pagar la sanidad, la educación, los subsidios para los desempleados y reducir el déficit público

"Lo de la ideología es demagogia barata. Cuando uno gobierna con más de cuatro millones de parados, hace la política más antisocial"

Si Rajoy suscribiera sus propias palabras, debería reconocer, a octubre de 2012, que es un presidente que lidera, aplica y justifica la política más antisocial que se conoce desde el inicio de la democracia en España. Pero en esto también puede incumplir lo que entonces suscribió.

 

Información cedida por ver más