POLÍTICA

El certificado de defunción de Sor María aún no ha llegado al Juzgado

29/01/2013 15:06 CET | Actualizado 29/01/2013 16:03 CET
EFE

Sin noticias aún del certificado de defunción de María Gómez Valbuena, más conocida como Sor María, fallecida el pasado 22 de enero a los 88 años. Los Juzgados de Instrucción número 50 y 47, que instruyen la investigación por el caso de los bebés robados, en el que estaba imputada la monja, aún no han recibido el documento que certifica la muerte de la religiosa, asegura el abogado de SOS Bebés Robados.

Esto hace que la posible imputación de más personas se mantenga en el aire, aunque el magistrado Adolfo Carretero tomará declaración a un testigo que en 1982 estuvo con María Luisa Torres el día que nació su hija Pilar en la clínica Santa Cristina de Madrid, donde fue robada presuntamente por la monja.

Según el letrado Guillermo Peña, este testigo es clave, porque ratificará la versión de la afectada sobre que no pudo denunciar entonces a la religiosa por las amenaza a las que le tenía sometida.

MURIÓ SIN DAR RESPUESTA

Con 88 años, la monja murió el pasado 22 de enero sin dar respuesta a las preguntas sobre el entramado en el que se vio implicada en los últimos años de su vida. Pese a ello, SOS Bebés Robados seguirá trabajando en el ámbito penal para depurar responsabilidades penales de una trama que vincula a más personas, según la propia asociación.

La monja salió a la luz por el caso de Maria Luisa Torres, una de las madres afectadas que encontró a su hija treinta años después gracias a un programa de televisión. La mujer denunció ante la Fiscalía de Madrid el robo de su niña en marzo de 1982 en la clínica Santa Cristina de Madrid. Además, contó que nunca buscó a la niña por miedo a la religiosa.

Por esta causa, la religiosa acudió a los Juzgados el pasado 12 de abril para declarar ante el juez Adolfo Carretero como imputada por un delito de detención ilegal y falsedad en documento público bajo una gran expectación. Sin embargo, se acogió a su derecho a no declarar.