POLÍTICA

Asunta Basterra fue sedada y atada antes de ser asesinada por asfixia

26/09/2013 10:06 CEST | Actualizado 26/09/2013 14:04 CEST

Asunta Basterra, la niña de 12 años encontrada muerta el pasado domingo en Santiago, fue sedada y atada antes de ser asfixiada, según han revelado los análisis toxicológicos practicados a la pequeña.

El juez que instruye el caso ordenó el pasado miércoles el arresto del padre de Asunta, Alfonso Basterra, imputado por la presunta comisión de un delito de homicidio, el mismo cargo del que se acusa a su exmujer, Rosario Porto, que fue detenida el pasado martes tras la cremación de la niña.

El periodista Alfonso Basterra fue arrestado después de un nuevo registro de la vivienda de campo propiedad de su mujer en el municipio de Teo, a sólo cinco kilómetros del camino en el que fue hallado el cadáver de la niña. Basterra entró en el chalé como presunto implicado pero sin medidas cautelares. Tras los rastreos, salió en calidad de detenido a las 19.20 en un coche camuflado para pasar la noche, al igual que su mujer, en el cuartel coruñés de Lonzas, publica el diario El País.

La madre fue detenida un día antes por las "incongruencias, ambigüedades" y "versiones contradictorias" sobre la desaparición de la menor, patente en la grabación de una de las cámaras próximas a su domicilio en la que se ve a madre e hija en el interior de un coche a una hora en la que, según su versión, Asunta ya habría sido dada por desaparecida.

Rosario Porto tomaba tranquilizantes debido a que sufría cuadros de ansiedad y estrés y en los registros de sus domicilios se encontraron somníferos, por lo que presuntamente tendría acceso a ese tipo de sustancias, según ha publicado La Voz de Galicia.

Fuentes del entorno cercano a Rosario Porto han asegurado a la agencia Efe que la progenitora recibía tratamiento psiquiátrico desde la ruptura con Alfonso Basterra y que había pasado por algún problema físico.

Los investigadores del caso ya han concluido que la niña falleció por asfixia por sofocación; alguien le tapó la boca y la nariz para impedir que respirara. Eso ocurrió sobre las nueve de la noche del pasado sábado, cuando su madre, que es la principal sospechosa, fue vista saliendo de su casa de campo en el municipio de Teo, según publica El País.

UN MÓVIL ECONÓMICO

Las indagaciones policiales apuntan a que el móvil del crimen podría ser económico y que podría haber sido planificado meses atrás, publica La Voz de Galicia. Los investigadores tratan de averiguar si la niña era la heredera del importante patrimonio que tenían los abuelos de la pequeña, una magnífica propiedad con piscina, pista de tenis y varias edificaciones construidas por los padres de Rosario Porto en A Póboa cuando ésta era una niña.

La herencia habría ido a parar a la pequeña Asunta Basterra tras fallecer sus abuelos, por lo que los padres no podrían disponer del inmueble, según señala el periódico gallego.

Rosario Porto fue hasta 2006 cónsul de Francia en Santiago, cargo que heredó de su padre, y según fuentes próximas a la familia, hace tiempo que dejó de ejercer como abogada y cerró su bufete en Santiago. Estas mismas fuentes han precisado que en la actualidad Charo, como se la conoce en su círculo, tenía algún problema de liquidez, publica La Voz de Galicia.

El cadáver de Asunta Yong Fang Basterra Porto, de origen chino y a la que sus padres adoptaron en 2001, cuando apenas tenía un año, fue hallado en la madrugada del domingo en una pista del municipio de Teo que discurre paralela a la carretera AC-841, próxima a Santiago.

NOTICIA PATROCINADA