POLÍTICA

Duran niega discrepancias internas en CiU por el debate soberanista

21/10/2013 16:22 CEST | Actualizado 21/10/2013 16:22 CEST
GETTY

Tras los roces públicos durante los últimos días por la consulta independentista, el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ha negado discrepancias entre CDC y UDC por este debate y ha señalado que la relación funciona con "normalidad".

El dirigente nacionalista ha recordado además que la federación no tiene aún cerrada su posición sobre lo que se preguntará en una eventual consulta soberanista.

En la conferencia de prensa posterior a la reunión de la Comisión Ejecutiva Nacional de la Federación (CENF) y ante las reiteradas preguntas de los periodistas, Duran ha considerado que la única discrepancia actual es por el hecho de que él no conoció de antemano el contenido del informe de "deslealtades" del Estado hacia Cataluña elaborado por el Gobierno catalán.

En el CENF, al que han asistido Duran y el presidente catalán y de CiU, Artur Mas, no se ha hablado ni de "terceras ni primeras" vías, ya que, según ha explicado el líder democristiano, en CiU no existe aún una "opinión formada" sobre la pregunta o preguntas de la consulta de autodeterminación.

Esta cuestión, ha explicado Duran, se deberá abordar esencialmente en la Comisión de Estudio del Derecho a Decidir del Parlament, en la que "CiU tendrá una posición común en la medida en que seamos capaces de ponernos de acuerdo (CDC y UDC)".

Este pacto deberá ser más amplio e incluir al menos a ICV y ERC, al tiempo que, paralelamente, el presidente catalán hará contactos "discretos" con las formaciones favorables al proceso, ha asegurado.

SOBRE MAS: LAS RELACIONES SON MEJORABLES

Preguntado por su trato con Mas, Duran ha afirmado que todas las relaciones son mejorables por muy buenas que sean y, en tono irónico, ha afirmado que intentará viajar menos de aquí a final de año para poder verse más con el presidente de la Generalitat.

El CENF, la ejecutiva que aúna las cúpulas de CDC y UDC, se ha reunido este lunes por primera vez después de verano, pero en el encuentro no se han tratado asuntos susceptibles de generar tensión entre los dos socios, como el contenido de la pregunta de la consulta o la iniciativa de Convergència de hacer una candidatura de entidades y partidos favorables al referendo en las elecciones europeas.

LAS TENSIONES EN CIU

La ejecutiva de CiU se ha producido después de que la semana pasada Duran no descartara una ruptura de la federación si en el proceso soberanista Convergència se planteara planteamientos "insostenibles" para Unió.

Asimismo, Duran y el conseller de la Presidencia y dirigente de CDC, Francesc Homs, protagonizaron la semana pasada un tenso intercambio de declaraciones después de que el democristiano se quejara públicamente de no haber recibido de antemano el "informe de deslealtades" del Govern, cuando él es presidente de CiU en el Congreso y preside también de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat.

Para calmar los ánimos, Duran, que ha comparecido en conferencia de prensa junto con el dirigente de CDC y alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha circunscrito los desencuentros al capítulo del informe de deslealtades elaborado por la Generalitat, pero, en cuanto a la relación entre CDC y UDC, ha negado discrepancias, ha dicho que los socios se sienten "integrados" y ha despejado cualquier hipótesis de ruptura.

"Estamos muy bien de salud, pero en el futuro no sé, no sé cuál es el futuro de cada uno, pero las hipótesis de futuro no sirven, a día de hoy el trabajo de la federación es correcto, trabaja con normalidad", ha afirmado el presidente de CiU en el Congreso, quien ha puesto como ejemplo que la federación va a una en las votaciones en las cámaras.

Tanto Duran como Trias han señalado que ni CDC ni UDC han hecho una propuesta concreta de pregunta o preguntas de la consulta y ni de fecha de celebración: "Está abierto y caben todas las posibilidades", ha afirmado el líder democristiano.