NOTICIAS

Bólido en Madrid en 2012: así era la roca que se desintegró

28/10/2013 16:44 CET | Actualizado 29/10/2013 09:58 CET

El 13 julio de 2012, en Madrid se hizo de día en plena noche, durante unos instantes. Esa fue la sensación de quienes fueron testigo del bólido que se desintegró sobre la Comunidad de Madrid a las 2.05 de la madrugada. Un estudio liderado por la Universidad de Huelva ha analizado el impacto de la roca, de casi 2 toneladas, a más de 80.000 kilómetros por hora.

"La atmósfera actúa como un escudo que nos protege de la mayoría de estas colisiones y el brusco choque con el aire elevó la temperatura de la roca hasta unos 5000 grados centígrados, haciendo que finalmente estallase a 35 kilómetros de altura sobre la Comunidad de Madrid. Si en lugar de impactar contra la Tierra la roca hubiese colisionado contra un objeto sin atmósfera, como por ejemplo la Luna, habría conseguido impactar contra el suelo abriendo un cráter de más de 110 metros de diámetro", indica una nota de prensa del equipo investigador, liderado por el profesor José María Madiedo, de la Universidad de Huelva. Así lo explica en el vídeo superior, con imágenes recogidas desde el Observatorio Astronómico de

La Hita (Toledo).

El impacto de la desintegración de la roca generó una enorme bola de fuego (la más brillante registrada hasta ahora en España) y pudo ser vista a lo largo de toda la Península, según recogen las conclusiones del informe, publicado en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society (MNRAS). El brillo incluso llegó a iluminar en Granada las montañas de Sierra Nevada, a casi 350 kilómetros del epicentro del evento.

Otra de las conclusiones apunta al origen del objeto. La mayoría de rocas que impactan contra la Tierra proceden de cometas (formados por hielo y roca, de consistencia relativamente baja y con grandes cantidades de materiales volátiles) o de asteroides (rocas que, por lo general, tienen una elevada consistencia y poca cantidad de sustancias volátiles). En esta ocasión, los investigadores hallaron características comunes tanto a asteroides como a cometas.

Se trata de un tipo de objeto extraño llamado damocloide: sólo se han identificado 88 damocloides en nuestro Sistema Solar, frente al más de medio millón de asteroides que han sido observados y catalogados, explica la nota de prensa del equipo investigador, que añade que es la primera vez que se observa el impacto contra la Tierra de una roca desprendida de un damocloide.

"Los damocloides son objetos que siguen una órbita cometaria y que pueden tener dos orígenes diferentes. Por un lado, algunos de ellos son núcleos de cometas muertos, que han perdido su contenido en material volátil después de acercarse al Sol en repetidas ocasiones. Por otro lado, se sabe que otros damocloides son asteroides que hace unos cuatro mil millones de años fueron expulsados por la gravedad de los planetas gigantes hasta zonas más externas de nuestro Sistema Solar, terminando así en órbitas de tipo cometario", señalan.

Este es el origen más probable de la roca que impactó sobre Madrid, según los investigadores. "La mayoría de los damocloides que pertenecen a este segundo grupo desaparecieron hace miles de millones de años, al impactar contra los planetas interiores (Mercurio, Venus, La Tierra y Marte) al volver a aproximarse al Sol. La roca que nos alcanzó el 13 de julio de 2012, aunque lo hizo mucho más tarde, también terminó impactando contra la Tierra", agregan.

NOTICIA PATROCINADA