Con solo proteger (pero proteger de verdad) 78 áreas del planeta se salvaría el mínimo básico de la biodiversidad de la Tierra. Un estudio científico ha identificado las zonas más críticas para evitar la extinción de mamíferos, aves y anfibios cuya desprotección provocaría una pérdida que no se podría reemplazar. Son los verdaderos paraísos terrenales.

El 13% de la superficie terrestre está dentro de alguna de las 173.000 áreas protegidas. Pero esta protección en muchas ocasiones se ha realizado sin tener en cuenta la biodiversidad global y en otros casos, es más teórica que real. Investigadores de varias universidad, organizaciones y la ONU han creado una guía con los lugares del planeta que habría que salvar antes de que sea tarde. Y debería serlo porque son irreemplazables.

El estudio, publicado en la revista Science, ha calculado su carácter crítico analizando los datos de todas las áreas protegidas del planeta y la base de datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. El análisis compara la contribución que hace cada área protegida a la supervivencia a largo plazo de cada una de las 21.500 especies de la lista.

BOSQUES, ISLAS Y MONTAÑAS

Los expertos han identificado 78 lugares, que engloban a 137 áreas protegidas, en 34 países. La inmensa mayoría se encuentran en regiones de bosque tropical, en especial en áreas montañosas e islas. Su importancia radica en que la mayor parte de las especies que acogen ya sólo sobreviven en esas zonas. Su desaparición de ellas, sería como borrarlas del planeta.

Aunque algunas, como el santuario de osos panda de Sichuan (China) o las Galápagos (Ecuador) ya son Patrimonio de la Humanidad (lo que les ofrece una protección extra) estas zonas aún no han obtenido ese reconocimiento por parte de la UNESCO. Es el caso de las Montañas Udzungwa (Tanzania), la zona indígena de Alto Río Negro (Brasil) o la Ciénaga de Zapata (Cuba).

"Estos lugares tan excepcionales deberían ser principales candidatos al estatus de Patrimonio de la Humanidad”, dice en una nota el principal autor del estudio, Soizic Le Saout, del Centro Nacional para la investigación Científica de Francia. "Un reconocimiento así, aseguraría la protección efectiva de la biodiversidad única de estas zonas, debido a las rigurosas normas exigidas para los sitios Patrimonio de la Humanidad”, añade.

En conjunto, estas 78 zonas (la lista completa, al final de este PDF) son fundamentales para la conservación de 627 especies: 119 aves, 385 anfibios y 123 mamíferos, casi todas, catalogadas ya como especies amenazadas. Su importancia radica en allí se concentran la mayoría de sus poblaciones. Y todos estos lugares son ya el último refugio de, al menos una especie cada uno.

Aquí tenéis algunos de estos últimos paraísos de la vida en la Tierra:

Loading Slideshow...
  • Parque Nacional de Sierra Nevada de Santa Marta (Colombia).

    Siendo la cordillera costera más alta del mundo, su ecosistema es igualmente único. El estudio la la considera la zonas más irreemplazable del planeta.

  • Rana Arlequín

    Entre las especies que alberga la Sierra Nevada colombiana se encuentran varias especies de anfibios que ya sólo viven allí, como la rana Arlequín.

  • Western Ghats

    La zona de los Ghats Occidentales, en la India, sí está reconocida como Patrimonio de la Humanidad. Sin embargo, sus antes frondosos bosques tropicales están sufriendo una paulatina desaparición.

  • Macaco cola de león

    Esta fragmentación, provocada por la tala ilegal y el avance de la agricultura está poniendo en peligro la supervivencia de especies como el macaco cola de león.

  • Ranomafana National Park

    Separada del continente indio hace millones de años, Madagascar en la zona del planeta con más endemismos. El 90% de sus plantas y mamíferos sólo se encuentran aquí. La imagen es del Parque Nacional Ranomafana.

  • Lémur grande del bambú

    Los lémures son un grupo de primates que sólo existe en Madagascar. La mayoría están seriamente amenazados. Pero algunos, como lémur grande del bambú, sólo cuentan con un centenar de ejemplares.

  • Philautus hoffmanni

    La Sierra Central de Sri Lanka es una de las escasas zonas de la isla que no ha sucumbido al avance de la agricultura. Sus selvas húmedas son el refugio de un centenar de anfibios como esta Philautus hoffmanni.

  • Udzungwa Mountains

    El Parque Nacional de las Montañas Udzungwa, en Tanzania, es de esos paraísos que aún no han sido reconocidos como Patrimonio de la Humanidad.

  • Sengi de cara gris

    Entre las rarezas que esconden las Montañas Udzungwa está el sengi de cara gris, un mamífero familiar lejano de los elefantes, que sólo se conserva en este lugar de Tanzania.

  • Canaima river

    El Parque Nacional de Canaima, en Venezuela, es también uno de las áreas irreemplazables para los expertos. Lo atraviesa el río del mismo nombre, que nace en unos extraños altiplanos llamados tepui.

  • Rana negra de Roraima

    La rana negra Roraima es tan endémica que sólo sólo se encuentra en dos tepuis, los dos localizados en Canaima.