POLÍTICA

Andalucía protege la finca La Almoraima frente al plan urbanístico de lujo del Gobierno

21/01/2014 18:25 CET | Actualizado 21/01/2014 18:25 CET
TWITTER / EQUO CÁDIZ

La finca de La Almoraima es definida por grupos ecologistas como la 'capilla Sixtina'. Pero su belleza natural no impacta tanto al Gobierno central, que ha hecho pública su intención de venderla mediante subasta pública.

Este paraíso natural, de titularidad estatal y situada en el término municipal de Castellar de la Frontera (Cádiz), podría dejar de serlo y convertirse en una nueva zona de turismo exclusivo si sigue adelante el plan ideado por el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete.

El Ejecutivo tiene en mente un plan especial de usos para las 1.350 hectáreas que la finca tiene fuera del Parque Natural de los Alcornocales, unas praderas que lindan con Sotogrande, una de las zonas más lujosas de la costa española.

Este plan, que está pendiente de aprobación, prevé la construcción en este espacio de un aeródromo, un hotel de cinco estrellas, un campo de polo y dos de golf.

ANDALUCÍA REACCIONA

Ante la intención del Gobierno, la Junta de Andalucía ha aprobado este martes iniciar el proceso de revisión de la planificación del Parque Natural de los Alcornocales, junto al que está situada la finca La Almoraima, para incrementar la superficie de este espacio protegido en unas 6.000 hectáreas y frenar el desarrollo urbanístico.

La mayor parte de la ampliación prevista corresponde a la inclusión de 1.400 hectáreas de la citada finca. El portavoz del Ejecutivo andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha lamentado, en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que la Administración central quiera vender "deprisa y corriendo" de esta zona y se ha preguntado "con qué fines" pretende abordar esta operación.

"No se puede vender un patrimonio público caminando hacia un proyecto que no genera el empleo que dicen, aquí no hay un debate sobre empleo", ha opinado el portavoz, que ha remarcado que es "mucho más rentable" mantener una finca pública "y protegida" que el proyecto que plantea el Gobierno de la nación.

"Sacar de lo público un espacio natural que los ecologistas llaman la 'capilla Sixtina' no supone más que la destrucción del patrimonio natural", ha advertido.

Preguntado sobre si la Junta se ha planteado ejercer el derecho de retracto o negociar la compra de la citada finca, el portavoz ha dicho que de momento no dispone de más información al respecto, y ha subrayado que la iniciativa acordada hoy por el Consejo de Gobierno trata de garantizar que La Almoraima no sea vendida.

CAÑETE INSISTE EN VENDER

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) manifestó este lunes que mantiene decisión de vender la finca de La Almoraima con el objetivo de "reducir las estructuras de gasto público y promover una gestión sostenible y eficiente de la finca".

En un comunicado, el Ministerio añadió que garantizará la "máxima" conservación medioambiental de la superficie protegida y confirma así su decisión de devolver la finca a manos privadas, tras ser expropiada en 1983.

La finca es propiedad en la actualidad de la sociedad La Almoraima, S.A., cuyo accionista único es el Organismo Autónomo Parques Nacionales, dependiente del Ministerio.