TENDENCIAS

Receta para ser DJ: cómo mover masas con la música nocturna

12/02/2015 08:44 CET | Actualizado 12/02/2015 12:30 CET

La del pasado viernes por la noche fue una velada importante para cuatro chavales. Si alguien pasaba por un bar cercano a la sala Shoko, en Madrid, y les veía tomando cañas y charlando animadamente, podía parecer que estaban tranquilos, relajados. Pero sus sonrisas nerviosas delataban que era una noche importante. La noche en que, pese al buen rollo y al compañerismo, se jugaban el convertirse en uno de los jóvenes DJ con más proyección de España.

Mikel Ortega (de Bilbao, 21 años), Álex Now (Alicante, de 25), Ángel Heredia (de Málaga, con 29) y Dani Llamas (de Barcelona, con de 33) no son disc jockeys profesionales. Tratan de serlo, algunos con más fortuna y empeño que otros. Sus estilos son distintos (Álex y Mikel tienden al progressive y al electro, mientras que Ángel y Dani son más de techhouse), y sus experiencias también. Así, Álex, con apenas 25 años, ya se ha convertido en uno de los pinchas más solicitados de su provincia, Alicante, mientras que Dani, con 33, hace poco más de un año que movió los platos por primera vez. Entonces, ¿cómo se llega a ser profesional?

Aunque de forma distinta, todos coinciden: hay que tener curiosidad, perseverancia y, a poder ser, contactos y algo de apoyo. Y, aunque ellos no lo dicen, hay algo que no puede faltar: carisma y talento para saber qué música poner y conseguir que la gente se eche a bailar a las cuatro de la mañana.

¿Y qué han hecho para llegar hasta aquí? Mikel, por ejemplo, vio a los primeros DJ en unas fiestas de su pueblo: "Tenía 13 años, fui a una feria de muestras y en un taller me dejaron probar. Luego ahorré, me compré un equipo..." A los 16 años ya era prácticamente profesional. Álex (Álex Now, en el mundillo), de 25, decidió que quería pinchar cuando tenía 18 años. "Escuchaba a Mago de Oz, Dire Straits... En las discotecas otros estaban a las tías, a beber...Yo escuchaba música y no me daba cuenta de nada", rememora. "En el Festival Fuego, en Benidorm, vi a Bob Sinclar. Y sentí: 'Yo quiero hacer eso'. Tenía bici, unos juegos... Los vendí y poco a poco me hice con un equipo". Ahora afirma que ha tenido que "vender muchas entradas, pero una oportunidad lleva a otra y...". Y así hasta ahora, en el que ha pinchado en una docena de festivales en Valencia y quiere dar el salto definitivo.

La trayectoria del malagueño Ángel Heredia, de 29, tampoco ha sido muy distinta: "De chiquitillo siempre probaba con un juego de la play, luego empecé a copiar temas, más adelante vi unos platos... Era un oficio más, me gustaba, con 16 o 17 años, estar con los platos. Entonces solo había vinilos. Fui pinchando por Andalucía, ya más seriamente, mientras estudiaba en casa. Mi primera fiesta fue en Granada, y tuve una conexión con el público que fue una cosa brutal, una sensación...", recuerda unos años después "¿Hay algo mejor que poner un tema tuyo y que la gente lo disfrute? Esa sensación cada día...".

Para Dani, a sus 33 años, es algo distinto, ya que su formación también parte de la música. "En mi trabajo tenía que hacer el hilo musical de British Airways, y mi jefe me decía: 'Vete y compra música'. Entonces llegó a mis manos St. Germain, FatBoy Slim, Chemical Brothers... Yo vivía en un pueblo de Girona y poco a poco empecé a preocuparme. Hace año y medio fue a una masterclass en el Sónar y a partir de ahí di otro curso. Me fui asesorando poco a poco", relata.

finalistas desalia

De izquierda a derecha, Ángel Heredia, Dani Llamas, Mikel Ortega y Álex Now.

Primero comenzaron escuchando a sus favoritos, definiendo sus estilos. Admiten que siguen escuchando mucha, mucha música, que buscan artistas nuevos, que oyen todo lo que cae en sus manos. Todos fueron adquiriendo equipos cada vez más profesionales. Igual hicieron con sus trayectorias: muchos empezaron a tocar en pequeñas fiestas, en festivales de sus pueblos. Poco a poco les fueron llamando de más y más sitios, y algunos también son ghost producers, es decir, productores en la sombra, que se dedican a... y hasta ahora.

El viernes 6 de febrero competían por dar el paso definitivo, el que, aseguran, es el espaldarazo para una carrera. Lo más importante es que haya una discográfica detrás, alguien que apueste por ti, y también poder pinchar con los más grandes. De ahí que participaran en el Desalia Talent by Ron Barceló, una competición (prácticamente un talent show) en la que ha habido más de 300 aspirantes de toda España, que han tenido que producir su propio tema y grabarse pinchando durante 20 minutos. Así, dos ganadores saldrán de esta noche de música. Cada uno de ellos cumplirá con uno de estos dos logros: el primero será fichado por Desalia Music, un sello discográfico nacido el pasado otoño bajo el que se agrupan algunos de los mejores DJ de España, una iniciativa que en España nunca había llegado a buen puerto y que ya ha lanzado dos de los cuatro primeros singlesque pretende sacar este año.

Dicha discográfica nace de la experiencia Ron Barceló Desalia: un gran festival de música que se celebra en República Dominicana desde hace siete años y que organiza dicha marca de ron, y donde pinchan algunos de los mejores disc jockeys de la escena internacional... El segundo ganador, el elegido esa noche, podrá, justamente, poner su música ante las 5.000 personas que asistirán a dicho festival a finales de febrero, y compartir escenario con nombres como Axwell&Ingrosso, Abel Ramos, Albert Neve o Les Castizos. "De los 300 participantes se hizo una preselección de casi 60, y al jurado le ha sorprendido mucho la calidad que hay para ser una primera edición", relatan desde la organización. "Más que un concurso se trata de apoyar el talento y dar oportunidades".

El hecho de poder pinchar junto a ellos es fundamental. Buscarán hacer contactos, gustar a productores, convencer a discográficas. El suyo no es un mundo fácil. "Se ha creado una burbuja", cuentan afirmando que hoy día parece más fácil que nunca ser DJ y que cualquiera puede hacerlo (como la del diseñador de moda, el community manager u otras profesiones que están en boca de todos). "Ahora hay más sitios para pinchar y con menos coste", asegura Álex. "Y es más fácil adquirir música", le apoya Ángel Heredia. "Sube el caché cuando tienes que decidir entre dos ofertas, pero sí que hay una burbuja de DJ... que jode un poco", añade alguno de ellos en voz baja. Aseguran llevar en esto "desde cuando nadie era un icono": "Estábamos casi escondidos ¡y lo que ha cambiado!".

¿Y las chicas? ¿Hay mujeres entre los DJ, chicas que también pinchen? Destacan nombres como la madrileña Fatima Hajji, toda una figura en el sector con más de 15 años de carrera, y aseguran que hay muy buenas DJ en la noche. Pero siguen siendo menos.

¿Quién ganó esa noche de música y platos? El primero de los premios, conseguir publicar con Desalia Music, fue para Alex Now, ganador del mejor tema. Y al final fue Dani Llamas, de 33 años, quién se llevó el gato al agua y podrá pinchar el próximo 28 de febrero en Desalia ante 5.000 personas. Fue aupado por un jurado formado por periodistas especializados en música electrónica y por otros pinchas de Desalia Music, como Les Castizos, Javi Reina, Abel The Kid, Jose de Mara, LuigIi Nieto, Luke García y Ed is Dead. Horas antes, sentado tranquilamente con sus nuevos compañeros, afirmaba que, de ganar, la edad no iba a ser un problema. "David Guetta triunfó a los 40", sonreía mientras todos asentían. "¿Me ayudaréis, no?"

Ve a nuestra portada   Síguenos en Facebook   Síguenos en Twitter