NOTICIAS

Un español viaja al fin del mundo sin aparato digestivo

04/10/2015 17:53 CEST | Actualizado 05/10/2015 10:37 CEST
JUAN DUAL

Atravesará Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Bolivia, Perú, parte de Argentina y Chile. Para ello sólo contará con una bici y una mochila. Juan Dual es un enfermero valenciano de 30 años al que una enfermedad hereditaria le cambió la vida. Vive sin aparato digestivo y esta es su original forma de recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Quiere demostrar a todos aquellos que lo estén pasando mal que, si quieren, pueden hacer cualquier cosa que se propongan. Tras un largo periodo en Inglaterra y un sinfín de carreras de larga distancia a sus espaldas, se ha embarcado en un proyecto de voluntariado en Latinoamérica que le servirá como punto de partida a su gran reto personal: un viaje de 7.000 kilómetros hasta Ushuaia, la ciudad del fin del mundo. Sigue buscando patrocinadores, pero asegura que lo hará aunque tenga que pagarlo todo de su bolsillo.

Pregunta- Háblame primero de tu historia. ¿Cuándo descubres que estás enfermo?

Respuesta- Pues esto me lo descubren mis padres cuando un día dicen que a la hora del patio he de salir del colegio para ir al médico a que me hagan unas pruebas, porque hay que ver si los niños de casa tenemos el gen de papá. Tenía en torno a 13 o 14 años cuando todo esto empieza y confirman que sí, que soy portador del gen APC, que es el que se encarga de que a lo largo del tubo digestivo vayan creciendo unas cosas llamadas pólipos que luego malignizan y desarrollan cáncer.

P- ¿Cómo se afronta algo así de pequeño?

R- No lo afrontas. Creces con ello. Es así de simple. Me pilló en ese momento de la vida en el que empiezas a desarrollarte como individuo más independiente, en la preadolescencia, así que he vivido con ello sin más. No soy capaz de imaginar mi vida sin haber pasado por todas estas operaciones y pruebas. Me han hecho como soy.

P- ¿Cuál es la clave para alcanzar la felicidad pasando por lo que tú has pasado?

R- No sé si hay una clave o no para ser feliz. Yo simplemente disfruto el momento tal y como viene. Es complicado lo de vivir al día, lo sé. Va a haber cosas buenas y va a haber cosas malas en cada instante de cada uno. Las cosas buenas son geniales. Las malas son una oportunidad genial de aprender.

juan dual

Juan también es exigente con sus propias marca

P- ¿Qué le dirías a toda esa gente que está enferma y lo está pasando mal o tiene miedo?

R- ¿Qué decir a todo aquel que crea que no hay mucha razón para ir más adelante en su vida? Tienes un cáncer, una ELA, Parkinson o cualquier tipo de situación que te hace pensar que no hay salida o que da mucho miedo. Es un hecho, claro. No obstante, no eres tu enfermedad. No eres tu cáncer o lo que te aqueja. Puede que llegues a tener 85 años y en vez de haber vivido tu vida, hayas vivido un cáncer y miras hacia atrás y pienses, “mierda, ¿y ahora qué? Se supone que no debía sobrevivir a esto y ya no puedo volver atrás”. Entonces, estás jodido. Haz lo que creas que te pueda hacer feliz en ese instante.

P- ¿Qué has aprendido de todo esto?

R- Que todo pasa en un suspiro. Que puedes tener todos los planes de vida del mundo hechos y de repente no tienen sentido porque no sabes si vas a estar bien a la mañana siguiente. He aprendido que no tiene sentido vivir enfadado con el mundo, como era mi caso hasta antes de la última operación. Haber estado tan cerca de la muerte en las operaciones de colon y del estómago te dan una perspectiva que ojalá pudiéramos tener todos. La vida es una oportunidad demasiado grande como para no tomarse en serio su disfrute.

P- No debe ser fácil acostumbrarse, física y psicológicamente, a vivir sin el colon, el recto, el estómago y la vesícula biliar. Háblame de tu día a día.

R- Mi día a día es sencillo. Me levanto, desayuno tostadas y yogur o zumo de naranja. Lo primero que hago es comer. Cuando te faltan todas las piezas que me faltan a mí, es necesario saber que lo primordial es la energía. La mental me sobra, pero la física es importantísima, así que me paso el día comiendo. Soy muy activo y siempre tengo algo en mente con lo que lidiar.

P- ¿Tu cuerpo funciona de una manera normal o requieres de cuidados especiales?

R- Mi cuerpo funciona como el de alguien normal, pero con una digestión muy acelerada. Cuando como necesito baños cerca porque voy mucho más rápido. Los cuidados vienen a ser dietéticos y es que no puedo comer mucho de una tanda, por lo que lo poco que como tiene que tener la máxima cantidad de energía posible todo el tiempo. ¡Hacer una dieta de adelgazamiento a mi lado es tarea imposible! Cada año me hacen pruebas médicas, endoscopias para confirmar que todo sigue como debe estar, sin exceso de pólipos ni ninguna sorpresa. Esto es algo que se lleva de por vida aunque con suerte no habrá que sacar nada más.

P- Vamos, que vas a por todas...

R- Si toca trabajar, pues voy a trabajar. Hoy por hoy, al estar en el voluntariado, nos vamos muy temprano al cole a echar un cable a los pequeñajos con las tareas de enseñarles a leer y escribir. Estamos tratando de animarles con el tema de hábitos saludables, como lavarse los dientes y la higiene básica, que es realmente necesaria. Estos niños están llenos y ansiosos por demostrar que son una pieza clave para el desarrollo de su país y tienen un potencial tremendo, así que es precioso poder tener esta oportunidad de crecer con ellos. Luego volvemos a la casa de los voluntarios y comemos todos juntos. Más tarde, vuelvo a comer yo y según tenga el día, o me pongo a pensar cosas para la web o subo a la bici, me voy a correr o a hacer ejercicio en el patio. Así hasta que se hace la hora de dormir, que para mí suele ser bastante temprano. ¡A las 22:30 ya me voy quedando dormido por los sitios como un bebé!

voluntariado

En la imagen, enseñando a escribir a un niño

P- ¿Cómo surge la idea de recorrer el mundo en bicicleta?

R- La idea no es la de recorrer el mundo en sí, sino “sólo” 7000 km. Los que separan Granada (Nicaragua) de Ushuaia (Argentina), “El Fin Del Mundo”. Surge de una conversación con un amigo de Masham, Stef de Cycopath Cycles, mi hermano mayor cuando estuve en Inglaterra. “¿Por qué en vez de correr no vas en bicicleta? Correr está bien pero ir en bicicleta te permite hacer locuras más grandes”. Así que fue muy sencillo todo.

P- Suena fácil, pero...

R- Para mí las cosas se hacen siempre, no se piensan, o al menos no de manera que no se muevan. Si algo me nace, me las apaño para hacerlo salga bien o mal. Siempre se puede aprender algo. Cuando lo terminamos de plantear empecé a darle vueltas y es que realmente puede ser inspirador para aquellos que han pasado algo tan drástico como yo y se preguntan si hay alguna cosa que puedan hacer. La respuesta es automática. Si quieres, puedes. Es cosa de tener esa voluntad, esa chispa que te empuje a moverte y ser feliz saliendo de la norma que se nos entrega diariamente.

P- ¿Nadie intentó frenarte por si suponía algún riesgo para tu salud?

R- Me han dicho que vaya con cuidado, pero nunca me han tratado de frenar con nada. Mi gente se preocupa por mí, no obstante también saben que si les hiciera caso y no siguiera lo que dicta mi corazón, no viviría como quiero y me sentiría un poquito enjaulado. Me quieren mucho como para desear eso para mí. Empujan a hacerlo pero siempre con cabeza. No servirá de nada hacer esto si no regreso de una pieza. Bueno, de una pieza de las que me quedan, jajaja.

juan dual

Juan, durante una prueba

P- ¿Por qué decidiste estudiar enfermería?

R- Siempre, desde pequeño, he sido muy curioso con los temas de la ciencia. Poco a poco me fui perfilando hacia la rama sanitaria de la educación. El pasar por quirófano y recibir el maravilloso trato que me dieron las enfermeras tras la primera operación de colon fue lo que me hizo decidir. Iba a ser enfermero. Iba a cuidar como me habían cuidado y encima seguro que podría ser útil para algunas personas, puesto que habría pasado por lo que ellos estarían pasando. Eso es una motivación, un empujón muy poderoso.

P- ¿Qué pretendes conseguir con este proyecto?

R- La idea de este proyecto no es más que la de animar a aquellos que crean que sólo pueden soñar. Que despierten de ese sueño, que no hagan caso de lo que dijo Calderón de la Barca y puedan con todo. Que no se vive un cáncer, una ELA o cualquier tipo de enfermedad que padezcas (o situación personal complicada), sino que se vive con ello. No dejes que la enfermedad te lleve, sé tú quien la lleve. Tú eres el que tiene las riendas de tu vida, no el médico, tu pareja o yo.

P- ¿Y eso cómo se implementa?

R- Llegar al fin del mundo no es más que el pretexto para empezar. No es el final, sino el principio de algo que estamos intentando crear y que tiene todo el potencial de ser bonito e inspirador. Con mi marca Runnife, que nace de la contracción de “running for life” o lo que viene a ser “corriendo por la vida”, tenemos una lista estúpida de carreras que correr por España y medio mundo con el simple fin de motivar y hacer visible que se puede hacer lo insospechado. Imagínate si yo, medio vacío por dentro, sin colon, recto, estómago ni vesícula biliar puedo hacer todas esas carreras, ¿por qué no podrías hacer tú lo que te propusieras? En esa lista tenemos desde la Transvulcania en Canarias hasta el ascenso a Mt Marathon en Norte América, pasando por Zegama Aizkorri o la Titan Desert. Estamos en contacto con AECC y nos dan su apoyo.

P- ¿Y en cuanto a tu vida?

R- Espero poder organizar marchas y carreras con ellos y mi marca para poder recaudar fondos para la investigación contra el cáncer. Además, tras toda la aventura, me gustaría asentarme en casa, en Valencia para poder disfrutar de mi familia, mis amigos y mi pareja. Al fin y al cabo llevo varios años dando tumbos por el mundo y me he dado cuenta de que casa son ellos. ¡No quiero seguir corriendo si no me puedo llevar un abrazo de unos, una charla de otros y una palmada en el trasero de otra! Con su ayuda soy quien soy, no hay más.

Si quieres acompañar a Juan en su "trastada" puedes hacerlo a través de @Dualcillo (Twitter), el perfil de Runnife en Facebook o la página web del proyecto.

¿ALGUNA HISTORIA POSITIVA A TU ALREDEDOR? AVÍSANOS

  • Sólo tienes que enviarnos un mail a participa@huffingtonpost.es y escribir "Así sí" en el asunto.
  • Si no quieres escribirnos, puedes dejar tu historia en los comentarios de esta noticia o por mensaje privado en Facebook.
    • Si no conoces a nadie, puedes ayudarnos compartiendo esta noticia.

TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter