Huffpost Spain

Fácil, ecológico y económico: la importancia de ahorrar agua (incluso en casa)

Publicado: Actualizado:
NINO GOTAS
GTRESONLINE
Imprimir

Aunque parezca muy abundante, el agua es un recurso limitado, finito e insustituible. Pero la mayoría lo desconocemos. Según la Fundación Aquae los europeos consumimos una media de 100-320 litros de agua al día para uso doméstico, que varía según el país. De media, solo se utiliza para beber el 3% del agua corriente. La inmensa mayoría es para tirar de la cadena, lavar y regar el jardín. Pero en realidad, ¿cuánta agua de nuestro Planeta Tierra podemos usar?

Geográficamente, en todo el planeta, el volumen total de agua existente es del orden de los 1.400 millones de km³, de los cuales una inmensa mayoría son de agua salada (el el 97,5%, 1.365 millones de km³). De agua dulce sólo existe el resto, el 2,5%: 35 millones de km³. Dentro de ese porcentaje de agua dulce, el 68,9% (unos 24 millones de km³) se encuentra en forma de hielo y nieves perpetuas en las regiones antárticas y árticas, mientras que el 30,8% (unos 10,8 millones de km³) se encuentra almacenada en el subsuelo. Solamente el 0,3% del agua dulce (unos 105.000 km³) se encuentra en ríos y lagos. Por tanto, el agua dulce utilizable por el hombre es sólo una parte del agua de los ríos y lagos así como de los acuíferos, pudiendo alcanzar los 200.000 km³ lo que equivale a algo menos del 0,6% del agua dulce disponible, o al 0,014% del agua existente en la tierra. Así, si todo el agua del mundo fuera un bidón de cinco litros, la cosa quedaría así:

grafico distribucion agua

El mensaje de la escasez sí que parece haber calado entre los expertos; de hecho, ha llevado a que cerca de 90 países lanzasen en diciembre, en la Cumbre del Clima de París, un pacto auspiciado por Francia. Entonces la ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal afirmó que "si no actuamos rápido, en 2080 entre el 43 y el 50 % de la población no dispondrá de agua potable". Por todo ello debemos ahorrar y reciclar este recurso.

¿DÓNDE SE RECICLA EL AGUA?

El agua reciclada es agua negra que ha sido sometida a un tratamiento intensivo para ser utilizada nuevamente. Este procedimiento mejora la calidad del agua a través de tratamientos físicos, químicos y biológicos.

Muchas personas confunden el agua gris con el agua negra, cuando son distintivamente diferentes. El agua negra es lo que se va en el retrete. El agua gris es la que queda después de la ducha, lavar la ropa o del fregadero. Se pueden reutilizar y sin embargo se desperdician en casi todos los hogares, pudiendo representar el 50%-80% del agua que se gasta. El problema es que las cañerías no distinguen entre estas dos, más bien combinan ambas y las manda como aguas residuales; así que, a menos que las separemos manualmente o capturemos el agua gris, esta última se convierte esencialmente en agua negra y por lo tanto inútil hasta que pasa a través del proceso de tratamiento de agua municipal.

Desde el 1 de enero de 2006 los municipios españoles de más de 1.500 habitantes tienen la obligación legal de depurar sus aguas residuales. Las procedentes de la red de saneamiento son tratadas en las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) donde, una vez eliminadas las sustancias nocivas, se reintegran a los cauces fluviales en condiciones de calidad óptimas o se permite su reutilización.

Como ejemplo, la EDAR Ranilla. Perteneciente a EMASESA, en Sevilla, trata el agua residual de una población de más de 500.000 habitantes y más de 4.000 empresas con una capacidad de tratamiento de 90.000m³/día, es decir, 36 piscinas olímpicas.

Los usos típicos del agua reciclada incluyen el riego superficial de huertos y viñedos, campos de golf, áreas paisajísticas, cultivos alimentarios, lavado de inodoros, de vehículos y otros similares. Nuevos usos incluyen la recarga de agua subterránea, la preservación o aumento de ecosistemas como los humedales y también en procesos industriales.

Y YO, ¿CÓMO LO HAGO?

chorro agua

Cuando hablamos de reciclar el agua nos referimos, básicamente, a encontrar nuevas formas de utilizar los restos que se van por las tuberías de nuestra casa. Cada gota que aprovechamos cuenta mucho para la preservación del medio ambiente y nosotros tenemos muchas maneras de hacerlo.

Recoger el agua de lluvia

Coloca cubos fuera de tu casa para que el agua de lluvia se acumule, o aprovecha las canaletas y desagües de la casa para juntar agua. Utiliza el agua recogida para regar las plantas, lavar el coche y limpiar los muebles de exterior. Algunas personas llegan a instalar en su hogar todo un sistema de recolección de aguas pluviales.

Aprovechar el agua fría de la ducha

En la ducha siempre hay que esperar algo de tiempo hasta que el agua sale a la temperatura deseada; mientras lo haces recoge el agua en cubos y luego utilízala para usarla en el retrete, regar las plantas y limpiar los suelos.

Recoger las aguas grises

Estas aguas proceden del uso de la ducha, la lavadora o el fregadero. Puedes volver a usarlas —incluso para regar el jardín— siempre y cuando no contenga químicos. Se puede instalar un sistema que conecte los desagües de los lavabos y bañeras a un depósito. En dicho depósito se realizarán los tratamientos adecuados de depuración que dejan el agua lista para la reutilización y llevar el agua hacia las cisternas.

Poner platos en las macetas

Coloca bajo las macetas de tus plantas un plato que recoja el agua sobrante del riego y usa el exceso para regar otras.

No tirar el agua de las ollas

El agua que utilizas para cocinar la verdura es ideal para regar las plantas.

Aquí puedes encontrar otras 24 curiosas soluciones algo más sofisticadas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest