POLÍTICA

El PSOE aprueba abstenerse para facilitar la investidura de Rajoy

23/10/2016 08:36 CEST | Actualizado 23/10/2016 17:47 CEST
AFP

Giro socialista. El Comité Federal del PSOE ha aprobado con 139 votos a favor y 96 en contra una resolución en la que se cambia el 'no' a Mariano Rajoy por una abstención para superar la actual situación de bloqueo político.

Tras el fatídico Comité Federal del pasado uno de octubre y la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general, los socialistas han decidido este trascendental viraje en una reunión en la que se ha debatido de forma más calmada y con más normalidad. Los críticos, capitaneados por el PSOE vasco, han presentado una fallida propuesta alternativa que mantenía el 'no'.

La resolución aprobada fue presentada por la eurodiputada Elena Valenciano y detalla que los socialistas votarán 'no' a Mariano Rajoy en la primera votación, pero luego se abstendrán en la ronda posterior.

Lo harán, reza el texto, para "desbloquear la excepcional situación institucional que sufre el país". Además, marca una serie de condiciones para la futura oposición como la derogación de la reforma laboral, la Lomce y la ley mordaza, además de la convocatoria del Pacto de Toledo y la recuperación de derechos perdidos.

(Sigue leyendo después de la encuesta...)

MÁS DE TRES HORAS DE DEBATE

Más de cincuenta dirigentes del PSOE han tomado la palabra durante algo más de tres horas para exponer sus argumentos a favor y en contra.

Uno de los momentos más especiales que se han vivido ha sido la intervención de Miquel Iceta, que ha pedido a los socialistas que entiendan la postura en contra del PSC. "Nos gustaría que fueseis capaces de entenderlo, que podamos seguir caminando juntos, incluso en la discrepancia", ha manifestado en tono solemne.

La reunión comenzaba sobre las 10:30 horas tras la constitución de la Mesa, cuya presidencia ha recaído en el exministro José Blanco, uno de los mayores defensores de la abstención. La Mesa estaba dominada por los cercanos a esta opción, lo que demuestra las nuevas mayorías en el partido.

comite

La decisión del PSOE da salida al bloqueo institucional que dura ya más de 300 días y evita que España tenga que ir a votar otra vez el próximo 18 de diciembre. A partir de este lunes arrancará la ronda de consultas del rey durante dos días. Previsiblemente se convocará el pleno de investidura para miércoles y jueves, aunque Rajoy no tendrá mayoría absoluta. Se celebrará otra votación el sábado, en la que el PSOE se abstendrá.

Este viraje hacia la abstención del PSOE ha supuesto una dura batalla interna, que ahora está pilotado por una gestora. Una partido dividido y con malas expectativas electorales que tendrá que celebrar en los próximos meses un congreso para elegir a su nuevo líder.

FERNÁNDEZ: "ABSTENERSE NO ES APOYAR"

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, ha comparecido tras el Comité para analizar el "debate intenso, franco, fuerte, duro y respetuoso" que se ha llevado a cabo.

Fernández ha comentado que espera que todos los diputados voten en esta dirección y que va a intentar "persuadir" al PSC durante estos días para que acaten la decisión que han tomado entre todos. "No es vergonzante, abstenerse no es apoyar", ha subrayado el también presidente asturiano, que ha aclarado que no piensa trasladar a Rajoy los objetivos de oposición del PSOE aprobados en la resolución.

La abstención, ha destacado, es un "imperativo", por lo que no ha querido profundizar en las posibles rupturas de disciplina por parte del PSC y de Pedro Sánchez. Ante la amenaza de que Podemos se convierta en la alternativa al PP, Fernández ha comentado que el PSOE es el "primer partido de la oposición" y así actuará en el Parlamento desde que haya Gobierno.

"UN DÍA TRISTE"

Desde el sector más cercano a Pedro Sánchez y partidario del 'no' a Rajoy han asegurado que este domingo es "un día triste" para el PSOE.

El exsecretario de Organización, César Luena, ha dicho que el PSOE sale "fracturado" pero "nunca roto" y ha pedido que "el traslado" de la decisión del Comité al grupo parlamentario se haga "con inteligencia".

Luena, que ha expresado su "profundo pesar y tristeza" porque los socialistas vayan a facilitar un Gobierno de la derecha, cree que la decisión del Comité es "legítima" pero que está "muy erosionada por no haber escuchado a la militancia".

Josep Borrell, por su parte, ha abogado por que el grupo parlamentario dé libertad de voto a los diputados socialistas y ha argumentado que el reglamento interno así lo permite. "Si en estas circunstancias no se va a aplicar el criterio del voto distinto en función de la conciencia de cada diputado, ¿cuándo se va a aplicar?", se ha preguntado Borrell, quien ha confiado en que el grupo adopte las decisiones más adecuadas "para evitar que haya más rupturas en el PSOE, que bastantes hay".

Para reforzar sus argumentos ha puesto el ejemplo del SPD alemán, que no sólo sometió a votación la militancia el acuerdo de gobierno con el partido de Angela Merkel, sino que además permitió que en el Parlamento una treintena de diputados socialistas votaran en contra por razones de conciencia "y no pasa nada".

"No me digan ustedes que el SPD está podemizado y, sin embargo, somete al voto de todos los militantes una decisión de esta trascendencia, que es lo que deberíamos haber hecho aquí", ha agregado.

Borrell ha recordado que él fue uno de los primeros en apostar por una abstención negociada con el PP tras las elecciones del 26 de junio y se ha quejado de que los que ahora han defendido la abstención no lo hicieran en el Comité Federal del 9 de julio, que ratificó el no a Rajoy.

Respecto al futuro congreso federal extraordinario, ha dicho que los estatutos del PSOE dicen que el Comité Federal debe convocarlo tras la dimisión del secretario general de manera obligatoria y ha opinado que cuando más tiempo pase "menos extraordinario será".