Huffpost Spain

Los científicos descubren el origen del orgasmo femenino

Publicado: Actualizado:
ORGASM
Oshepkov via Getty Images
Imprimir

El debate existe desde siempre. Ni siquiera los filósofos griegos se ponían de acuerdo sobre la cuestión y Aristóteles opinaba que era algo superfluo. ¿De qué hablamos? Del orgasmo femenino.

Todavía en la actualidad muchos investigadores tratan de descubrir los recovecos de este fenómeno biológico, entre ellos, dos científicas estadounidenses, que acaban de encontrar una respuesta dentro de la teoría de la evolución.

Alison Richard, de la Universidad de Yale, y Mihaela Pavličev, del Hospital Infantil de Cincinnati, han publicado este lunes 1 de agosto un estudio sobre el tema en la revista JEZ-Molecular and Developmental Evolution.

Para entender el origen de este mecanismo que parece inútil desde el punto de vista estricto de la reproducción, los investigadores han estudiado la biología de numerosos mamíferos y, según sus análisis, hace más de 75 millones de años el orgasmo servía para activar la ovulación, precisa el diario británico The Guardian.

UNA HERENCIA EVOLUTIVA

En realidad, el orgasmo femenino no tiene ninguna incidencia sobre la ovulación de la mujer, que es cíclica. No obstante, sí que afecta a algunos mamíferos, en cuyo caso la ovulación de la hembra está provocada por el macho.

Lo que han destacado los científicos es que cuando se provoca la ovulación, algunas especies experimentan una descarga de prolactina y de oxitocina en el sistema sanguíneo. ¿Te resultan familiares estos términos? Se trata de dos hormonas que las mujeres liberan en la sangre, especialmente durante los orgasmos.

Los investigadores estiman que hace 75 millones de años los machos activaban —mediante el orgasmo— la ovulación de todas las hembras de mamíferos. Después, los primeros roedores y primates evolucionaron hacia una ovulación cíclica, de modo que este orgasmo, esta liberación de hormonas refleja, dejó de tener interés biológico.

EL CLÍTORIS, REUBICADO

Para sostener su hipótesis, los científicos compararon el aparato genital de diferentes mamíferos y descubrieron que el clítoris de las especies con una ovulación inducida por el coito estaba situado en el interior (o muy cerca) de la vagina, no como en el caso de las mujeres.

Por el contrario, para las especies de ovulación cíclica, el clítoris estaba situado más al exterior, dificultando el orgasmo durante el coito por falta de estimulación.

Sin embargo, no por ello los expertos tachan el orgasmo o el clítoris de inútiles. "Existen muchos debates para saber si el orgasmo femenino puede tener otras funciones, como la de favorecer el vínculo afectivo, así que no podemos excluir el hecho de que esta evolución haya incorporado otras funciones tras perder su cometido en la reproducción", explica a The Guardian Mihaela Pavličev, coautora del estudio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El punto G a debate: ¿dónde está el orgasmo femenino?

- Ocho datos sobre el orgasmo femenino que todo el mundo debería saber

Este artículo fue publicado originalmente en la edición francesa de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del francés por Marina Velasco Serrano