BLOGS

PP y PSOE unidos contra la familia homoparental

01/06/2015 07:20 CEST | Actualizado 31/05/2016 11:12 CEST

Alguien ha debido pensar que la mejor manera de celebrar el décimo aniversario del matrimonio igualitario es atacar a la familia homoparental. Y qué mejor manera de hacerlo que dirigir el ataque hacia lo que más nos duele, nuestros hijos.

Se está tramitando en el Congreso de los Diputados la nueva ley de Registro Civil. Una ley muy esperada por todas las familias que hemos sido padres por Gestación Subrogada en el extranjero. Después de muchos desvelos, habíamos conseguido el compromiso del Ministerio de Justicia de solucionar el acceso al Registro Civil de nuestros hijos. Se acababa así el limbo legal y la pérdida de derechos que supone negarle a un niño la ciudadanía española de sus padres.

La solución pasaba por elevar a rango de ley la maltrecha instrucción que en 2010 dictó el MJU del último Gobierno del PSOE. Y así lo anunció gloriosamente el Ministro de Justicia, Rafael Catalá, ante el pleno del Congreso de los Diputados. Por fin íbamos a conseguir una ley que acababa con la discriminación hacia nuestras familias.

Pero nuestra felicidad se truncó el pasado martes cuando leímos el Boletín Oficial de las Cortes Generales. La enmienda 116 a la ley de RC escondía una traición, el Grupo Parlamentario Popular había retirado el apartado 7 del artículo 16, el texto que permitía el registro de nuestros hijos. Con nocturnidad y alevosía, alguien debía haber dado la orden de incumplir el compromiso del Ministro.

No sabemos qué tipo de presiones ha recibido el Gobierno de Mariano Rajoy, pero probablemente vengan de grupos ultraconservadores contrarios a la Gestación Subrogada. Vaya usted a saber. Lo que está claro es que nuestros modelos de familia no cuentan para ellos, nuestros hijos no valen lo mismo.

Quizás lo más doloroso no ha sido la traición del PP sino la connivencia del PSOE. El Grupo Parlamentario Socialista, lejos de luchar por una vía legal que data del Gobierno de Zapatero, introduce la enmienda 103, la de la vergüenza. En la página 74 comienza un dislate absolutista que al más puro estilo Vladimir Putin, pretende limitar la libertad de expresión. Según el texto que propone el GPS, se podrá poner multas, cerrar locales y clausurar páginas web a quienes publiciten, promocionen, incentiven o faciliten la Gestación Subrogada. Una enmienda mordaza que deja fuera de la ley a las asociaciones y sociedades médicas que trabajan por la visibilización de esta Técnica de Reproducción Asistida.

Por los insultos que recibimos en redes sociales nos podemos hacer a la idea de lxs diputadxs que están detrás de este disparate. ¿A quien se le ocurre colar esta enmienda sobre un tema que todavía no está consensuado ni debatido en el PSOE? Por su falta de rigor jurídico, no parece que el texto haya pasado siquiera por el control de experto alguno. Probablemente no sea ni constitucional.

Llevamos años divulgando la Gestación Subrogada como Técnica de Reproducción Asistida. Mostrando cómo se puede regular de una manera ética, respetando los derechos de las partes que intervienen. Hemos visibilizado a las mujeres gestantes en los países donde hay una correcta regulación. Hemos mostrado a la sociedad española que se trata de mujeres de economía desahogada que deciden libremente donar su capacidad de gestar a familias que no pueden. Pero hay sectores del PSOE a los que no les conviene ver esa realidad, prefieren vender que la subrogación está invariablemente unida a la explotación. ¿Y que mejor que una ley mordaza para imponer su visión del mundo?

De nada nos sirve el matrimonio igualitario si nos niegan la posibilidad de formar familia. No queremos el matrimonio del PSOE si no viene asociado al acceso igualitario a Técnicas de Reproducción Asistida. En estos últimos años la Gestación Subrogada ha traído una felicidad inmensa a miles de familias españolas, homoparentales, monoparentales y sobre todo heteroparentales. Nuestros hijos corretean alegremente por casa. ¿A quién hacemos daño?

No nos vamos a dejar amordazar por quienes quieren imponer sus moralinas, sean ultraconservadores católicos o feministas radicales. Esta visto que PP y PSOE tienen un grave problema con los grupos de presión internos que no representan en absoluto a sus masas de votantes. Quizás los partidos emergentes vengan sin hipotecas, quizás no.

Pero la buena noticia es que la sociedad civil se mueve, la Plataforma de Familias LGTBI lanza hoy un comunicado de repulsa al que se suman otras entidades. Que los partidos tomen nota, ya es hora de que en este país a alguien se le empiece a caer la cara de vergüenza. No solo por la corrupción sino también por incumplir sus compromisos, por sus prácticas antidemocráticas y por despreciar el interés superior del menor.

La comisión de justicia del congreso se reunirá este martes para decidir el texto definitivo antes de enviar la nueva ley al senado. Todavía estamos a tiempo de parar este disparate.

Comentarios

OFRECIDO POR NISSAN