Huffpost Spain

Neumáticos de invierno: no más cadenas

Publicado: Actualizado:
Print Article

España no es un país en el que la nieve y el hielo se instalen de manera permanente durante muchos meses. Digamos que son fenómenos episódicos en la mayor parte del territorio; y en muchas de las regiones, son circunstancias climatológicas casi desconocidas. Pero no por ello debemos de desconocer algunas de las condiciones en que estos fenómenos climatológicos inciden en la conducción.

En los países del norte de Europa y especialmente en los escandinavos, se conduce durante muchos meses al año sobre carreteras cubiertas de nieve y hielo. En ellos es obligatorio, desde hace ya algunos años, el uso de neumáticos especiales para circular durante los meses de invierno. Son ya 11 países con esta obligatoriedad, entre los que se encuentran Alemania, Chequia, Luxemburgo o Rumanía. Y desde luego, Suecia, Noruega, Finlandia, Letonia... los países donde los inviernos son extremadamente duros.

2013-01-14-Neumaticosdeinvierno.jpg
Coche con neumáticos de invierno. Foto: Michelin.

Son muchos los lectores que ya han oído hablar de estos neumáticos de invierno; incluso si se han molestado en leer el libro de mantenimiento de su coche, habrán visto muchas referencias a estos neumáticos.

Sin entrar en muchos tecnicismos, digamos que los neumáticos de invierno son unas cubiertas creadas para rodar sobre hielo y nieve en condiciones de mucha mayor seguridad que con neumáticos convencionales; incluso en mucho mejores condiciones que con las tradicionales cadenas, que ya han dejado de utilizarse en la mayoría de los países. Añadimos que, cuando se hace "obligatorio el uso de cadenas", los vehículos equipados con neumáticos de invierno están autorizados a circular.

Estos neumáticos aparecieron hace ya cerca de 40 años, aunque su popularización se produjo en los años 80 en Europa. Aunque su diseño tiene una complejidad muy notable, digamos que su eficacia se debe a dos factores: el uso de un dibujo especial, con innumerables "laminillas" que hacen que el neumático tenga el efecto "garra" sobre el hielo y la nieve; y la utilización de compuestos de goma que no pierden sus características de agarre y elasticidad por debajo de los 7 grados de temperatura. El caucho de los neumáticos convencionales, a bajas temperaturas se endurece y se vuelve rígido, por lo que nuestro coche difícilmente podrá mantener la trayectoria, frenar o acelerar sobre la nieve y el hielo. Además, si no tiene un dibujo adecuado para drenar la nieve y el agua, los efectos negativos se multiplican.

En los primeros años de existencia de estos neumáticos, apenas eran utilizados más que en países nórdicos, con nieves permanentes. Por una razón: al rodar por pavimentos secos, la duración de estos neumáticos era reducida. Un par de miles de kilómetros sobre asfalto seco, gastaba la banda de rodadura y desaparecían estas "laminillas". Por lo tanto, el neumático perdía sus propiedades para rodar de nuevo sobre nieve.

Sin embargo, las nuevas generaciones de neumáticos de invierno han dado un giro copernicano. Las nuevas cubiertas invernales de cualquiera de los grandes fabricantes (Michelin, Continental, Pirelli, Bridgestone...) pueden utilizarse sobre pavimento seco sin un desgaste acusado, manteniendo sus cualidades sobre agua, nieve y hielo.

No es fácil determinar cuánto más se desgasta un neumático invernal que uno convencional rodando sobre seco. Las distintas marcas, dimensiones y sobre todo, la utilización, va a condicionar su desgaste. Pero podemos afirmar sin equivocarnos que para una persona que no sobrepase los límites de velocidad y conduce de manera muy poco agresiva, estas cubiertas le van a durar por encima de los 50.000 kilómetros sin problemas.

2013-01-14-neumaticosdeinviernolaminillas.jpg
Las laminillas en el dibujo de los neumáticos de invierno son las que producen el agarre sobre nieve y hielo. Foto: Michelin.

Lo recomendable es instalar un juego de neumáticos de invierno entre noviembre y marzo; y cambiar a neumáticos convencionales el resto del año. Esto es lo que nos dictaría el sentido común. Pero ya no es tan descabellado pensar en utilizar las cubiertas de invierno durante todo el año si usamos el coche de manera tranquila y no hacemos un excesivo número de kilómetros. Cada día son más los conductores que eligen esta opción, por su mayor seguridad sobre pavimentos mojados, cualquiera que sea la estación del año. Así, además, se evitan el tener que montar y desmontar las ruedas y sobre todo, el guardarlas hasta la temporada siguiente.

Intentaremos responder ahora a las preguntas más usuales que se hacen los conductores y que a lo largo de estos años nos han ido planteado.

  • ¿Existe alguna limitación de velocidad específica para los neumáticos de invierno? No. Pero hay que tener en cuenta que en algunos países, los límites de velocidad se reducen durante la época invernal. Por el contrario, sí existe una limitación de 50 km/h cuando utilizamos cadenas.
  • ¿Qué diferencia de precio hay entre un neumático de invierno y otro de verano? Depende de las marcas y las dimensiones. Pero, teniendo en cuenta que la mayoría de las marcas están promocionando su uso, las diferencias no suelen llegar al 10 por ciento y en algunas versiones, están en el 5 por ciento.
  • Para conducir en lluvia, ¿son mejores los neumáticos de invierno, o sólo son recomendables para nieve y hielo? En lluvia las distancias de frenado son menores con una cubierta de invierno. Esta distancia puede llegar a ser de un 10 por ciento menor. Por lo tanto, en regiones de lluvias frecuentes, es recomendable prolongar el tiempo de montaje hasta la primavera, época de frecuentes lluvias.
  • ¿Pierden su eficacia al rodar sobre pavimento seco? No. Sobre pavimento seco las distancias de frenada son similares. Sí es cierto que los invernales tienen una deriva mayor. Pero este aspecto sólo se manifiesta en una utilización intensiva del coche (curvas a elevada velocidad).
  • ¿Cuál es el límite de uso de un neumático invernal respecto a uno convencional? La profundidad del dibujo de un neumático invernal para que mantenga sus propiedades al rodar sobre hielo y nieve es de 4 milímetros. Por debajo de esta profundidad, sus propiedades se reducen. Precisamente Michelin acaba de presentar una cubierta invernal en la que sus propiedades se mantienen por debajo de esta profundidad. En todo caso recuerden que la profundidad legal de un neumático es de 1,6 milímetros. ¡Procuren no alcanzar esta cota!
  • ¿Qué hago con los neumáticos de invierno cuando no los tengo montados en las ruedas de mi coche? Algunos servicios de neumáticos ofrecen a coste muy razonable, un servicio de montaje y desmontaje de las cuatro ruedas y su almacenaje.
  • ¿Existen ruedas de invierno para todo tipo de automóviles? Aunque no todas las marcas tienen el cien por cien del parque cubierto, lo cierto es que entre todas, sí que se pueden encontrar neumáticos de invierno de todas las dimensiones y para todo tipo de vehículo; desde el pequeño utilitario hasta un poderoso SUV (todoterreno ligero) que necesite códigos W (para más de 270 km/h) e índice de carga 98 (1.500 Kg por eje).