BLOGS

Hablemos claro de una vez sobre 'El Hormiguero'

05/02/2017 10:00 CET | Actualizado 06/02/2017 13:47 CET

2017-02-03-1486126575-3717904-pablo_motos_hormiguero.jpg

Ni el propio Bertín, por mucho que se esfuerce, conseguiría hacer un programa más rancio y cuñadil que el de su amigo Pablo Motos. Chicas que bailan desnudas y cocinan para los invitados, mamás que huelen cacas, actrices enterradas vivas en ataúdes, mujeres obligadas a sufrir y llorar para subir la audiencia y entrevistas cargadas de preguntas sexistas y comentarios soeces a todas las invitadas. Así es El Hormiguero, un museo de los horrores de carne y hueso con emisión diaria.

Hace mucho tiempo que me recomendaron llevar una dieta sana de imágenes. Desde entonces procuro no acompañar mis cenas con escenas de competiciones absurdas entre machos, exhibición de cuerpos femeninos y humor casposo. Pero por más que intento evitarlas, las redes sociales se encargan rápidamente de hacerse eco de las perlitas del programa. Esta semana, la alarma ha saltado por la entrevista que le ha hecho a Mónica Carrillo, presentadora de los informativos de Antena 3, que no escarmentada con sus pasadas visitas al programa, volvió a ser humillada por Pablo Motos con motivo de la presentación de su último libro.

No suelo tomarme las cosas de modo personal, pero tras ver la entrevista en cuestión, he sentido demasiada vergüenza como mujer y como profesional como para dejarlo pasar. Le entrevista, como era de esperar, fue una retahíla de referencias babosas al aspecto físico de la invitada sin posibilidad de escapatoria: "Guapa, bonita", "Tú eres un mito erótico y lo sabes", "Yo incluso veo las noticias sin volumen". Motos deja claro desde el principio que el único valor que tiene su invitada para él es el de ornamento. El premio a la pregunta más machista del año viene pocos segundos después: ¿Crees que los hombres te leen por lo que escribes o porque les atraes tú? Bravo Pablo, bravo. ¿Esto lo ensayas en casa delante del espejo o te sale así, de forma natural? Dinos cuál es el secreto, porque cuesta creer que, con un equipo de guionistas detrás, las únicas frases que logres pronunciar delante de una mujer sean nivel neandertal en el pleistoceno medio. Acto seguido hablan de un fan que le pide a la presentadora un autógrafo en la playa, y antes de que ella pueda explicar nada, Pablo le pregunta: ¿tú llevas bikini o bañador?... Mónica intenta desviar la atención hacia su sobrino, pero Pablo ya ha entrado en bucle porque sus dos únicas neuronas (la de competir y la de babear) se están imaginando a la invitada en topless "¿de qué color es el bikini?", "¿rojo?", "¿negro?", "¿rojo?", "¿negro?", "¿rojo?", "¿negro?"... Mónica le espeta "Pablo. Conoce", en un intento fallido de que recupere el conocimiento.

No nos explicamos cómo El Hormiguero se llevó en 2009 El Rose d'Or al mejor programa de entretenimiento de la tele. Hoy por hoy se lo podría llevar al programa más machista y que peor trata a las mujeres de la parrilla mediática.

Por si las tres únicas preguntas que Pablo hace a su invitada no fuesen suficientes para dejar claro quién es quién, pasan a leer varios fragmentos del libro, por supuesto escogidos por él. "Desnúdame despacio, desnuda me despierto", silbidos en el público y comentario de Motos: "Ahora está media España imaginándote despertándote". El nivel de baba ya llega por la rodilla, pero el presentador insiste y sigue recitando en la misma dirección. "Imítame en sueño, méteme en tus asuntos (riéndose y diciéndolo muy despacio), mútame sin dueño (más despacio todavía), mátame de gusto". "Tengo que tomar el aire", dice Pablo. Sí, hijo, sí, mejor respira un poco y ponte a achicar baba, que vas a hundir el barco con todos dentro. "Siempre me pones nerviosa", concluye Mónica, que no es la única que ha sentido vergüenza ajena visitando el programa. Las actrices Kristen Stewart y Charlize Theron declararon que no se habían sentido nada cómodas en El Hormiguero, la tenista Ana Ivanovic también soportó lo suyo escuchando a Motos decir que buscaba fotos sexys suyas en internet a la vez que mostraba varias de ellas en pantalla. Alessandra Ambrosio tuvo que sufrir el dichoso juego de las pelotitas que suele hacer con muchas de las invitadas para darse un beso en los morros.

Para que el nivel de machismo no decayera, después de esta inmejorable entrevista, aparece Ernesto Sevilla haciendo de psicópata que mata a gente y una novia tonta que no se entera de nada pero le pide que ponga plásticos en el suelo y use posavasos. Muy en la línea del programa: los hombres son violentos y las mujeres tontas y maniáticas. No sabemos si el director del programa también hace pruebas de machismo a la hora de elegir a sus colaboradores. Si no recuerdo mal, fue otro humorista, Luis Piedrahita, quien llamó "carrefurcias" a las cajeras de los supermercados, levantando las críticas de la Sección Sindical Estatal de CC.OO. de Hipermercados Carrefour.

Pero las entrevistas y los humoristas no son lo único sexista del programa. El Hormiguero deja claro día tras día que la ciencia es un territorio exclusivo de los hombres. Primero fue Flipi, ahora Marron y El Hombre de Negro, quienes hacen los experimentos y los trucos impresionantes. Mientras ellos se dedican a lo importante, ellas son las encargadas de hacer pruebas chorra en las que hay un requisito imprescindible: que les boten mucho las tetas. En el programa de las hormigas, está claro que las mujeres no hacen experimentos, sino que son "el experimento". Algunas de las pruebas que les ponen a los invitados (hombres) consisten en exhibir a mujeres objeto para que Motos no babee solo. A Sardá, por ejemplo, le llevaron a 4 mujeres sexys con escote y tacones que no podían "hablar en ningún momento" y tenían que bailar y cocinar para que él averiguase cuál de ellas era catalana. Pablo las llamaba "la número uno", "la número dos"... Muy ejemplar todo.

Tampoco se nos olvida esta otra prueba donde Imanol Arias y él miden sus pulsaciones delante de los cuerpos semidesnudos de dos mujeres a las que no se les ve la cabeza, sólo el cuerpo (antes de ellas también pusieron a un tigre y tiraron unos petardos).

No nos explicamos cómo El Hormiguero se llevó en 2009 El Rose d'Or al mejor programa de entretenimiento de la tele. Hoy por hoy se lo podría llevar al programa más machista y que peor trata a las mujeres de la parrilla mediática. Son muchas las personas que se quejan diariamente de este programa. Son muchas las personas que están hartas de una televisión sin valores, de contenidos que sólo busca hacer caja. Pónganse las pilas en cuanto a entretenimiento de calidad y ético. Mientras tanto, mantendremos la pantalla bien apagada.

QUERRÁS VER ESTO:

Mónica Carrillo presenta su informativo más subidito de tono en El Hormiguero 3.0

Pablo Motos le pregunta a Mónica Carrillo qué le parece más excitante