NOTICIAS
20/07/2014 10:13 CEST | Actualizado 20/07/2014 10:13 CEST

Y el hombre llegó a la Luna (FOTOS, VÍDEOS)

Aquel domingo de julio de 1969 también hacía calor. En Madrid, los termómetros llegaron hasta los 37,2 grados. En las radios debía sonar María Isabel, de Los Payos, encaramada al primer puesto de Los 40 Principales desde que empezara el verano. Unas horas más tarde Franco nombraría al entonces príncipe Juan su heredero. Por encima de ellos, Neil Armstrong se convertía en el primer humano en poner un pie en la Luna.

Pasadas las nueve de la noche (hora española) el Eagle, el módulo lunar con Armstrong y su colega Buzz Aldrin en su interior, se posaba sobre la superficie lunar, unos kilómetros al sur del Mar de la Tranquilidad. En órbita permanecía el Columbia, el módulo de control operado por el tercero de los astronautas, Michael Collins. Aún tardaron más de seis horas en bajar por la escalerilla y pisar lo que Armstrong llamó una superficie fina y polvorienta.

Fue a las 03:56 de la madrugada ya del 21 de julio (hora española), cuando el astronauta pronunció la frase que ha quedado a la posteridad al tiempo que se disponía a pisar esa Luna polvorienta. 500 millones de personas (una cifra impresionante para el grado de la penetración de la televisión entonces) le vieron y le oyeron decir aquello de: “Este es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad” (audio).

(Sigue leyendo después del vídeo...)

La llegada al satélite es el gran hito de la historia contemporánea de los humanos pero nació casi de una rabieta infantil. Ocho años antes, los soviéticos sorprendieron al mundo poniendo en órbita al primer humano, el cosmonauta Yuri Gagarin. Para los estadounidenses fue un mazazo. Confiados en su superioridad tecnológica, la sola idea de que un comunista sobrevolara su cielo (cosa que realmente no sucedió) espoleó la carrera hacia la Luna.

"Creo que esta nación debe comprometerse en lograr el objetivo, antes de que esta década termine, de poner un hombre en la Luna y traerlo sano y salvo a la Tierra”, decía el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy apenas en mayo de 1961, apenas tres semanas después del paseo espacial de Gagarin. Kennedy fue tiroteado mucho antes de poder ver que aquel envite se cumplía en el plazo que había dicho.

Armstrong y Aldrin estuvieron pisoteando, correteando y saltando sobre la Luna 2:45 horas mientras desplegaban el instrumental cientifico, pues en teoría era una misión científica. Sin embargo, buena parte de sus acciones estaban ya premeditadas, como la de colocar la bandera de Estados Unidos y la conversación telefónica con el entonces presidente de Estados Unidos, Richard Nixon.

Pero también tomaron imágenes que son ya iconos de la historia, como la de las pisadas de Aldrin o las de la vista de la Tierra desde su satélite. Antes de regresar al Eagle, dejaron una placa con un mensaje que, aunque firmado por Nixon, aún emociona: "Aquí, hombres del planeta Tierra pisaron por primera vez sobre la Luna en julio de 1969 D.C. Vinimos en son de paz en nombre de toda la humanidad”.

Su aventura acabó en las playas de Hawai, donde su capsula de regresó amerizó el 24 de julio. Como diría Armstrong en una rueda de prensa tras la obligada cuarentena, “una nueva era había comenzado”. Durante algunos años, la Luna estuvo de moda. Fueron los años gloriosos de la aventura espacial. Varias misiones más de la NASA volvieron a visitar el satélite. Pero hasta los amores más apasionados acaban. En diciembre de 1972, apenas tres años y medio después, el comandante del Apolo 17 era el último humano en pisar la Luna. Desde entonces no hemos vuelto.

Con los actos del 45 aniversario que está realizando la NASA se busca recordar la hazaña incluso con la retransmisión completa de la parte final de la misión. También quieren homenajear a los que la llevaron a cabo. Muchos de ellos ya no están. Pero otros quieren reavivar la llama. Buzz Aldrin, por ejemplo, ha lanzado la campaña en YouTube y en Twitter Dónde estabas (#Apollo45) cuando el Apolo 11 aterrizó en la Luna. Para los de aquella generación, es fácil recordar qué hacían aquel 20 de julio de 1969. Para los de la nuestra, el reto es recuperar el sueño de Kennedy y muchos otros y poner a un hombre o una mujer en Marte.

Photo gallery Armstrong, en imágenes See Gallery