POLÍTICA

Luis María Linde, Banco de España: "La euforia de la burbuja llevó a no querer ver los riesgos"

17/07/2012 11:54 CEST | Actualizado 16/09/2012 11:12 CEST
EFE

El gobernador del Banco de España, Luis Linde, ha asegurado que la "euforia" de la burbuja inmobiliaria llevó a "no ver o no querer ver" los riesgos acumulados antes de la crisis, y ha considerado que se actuó "con poca decisión" y de forma "inadecuada".

En su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados, el gobernador ha puesto como ejemplo algunas cuestiones que ilustran que se actuó "de modo insuficiente" en la crisis financiera, como la aprobación de los Sistemas de Institucionales de Protección (SIP) o "fusiones frías", cuyo efecto final "no fue demasiado positivo y contribuyó más bien a retrasar decisiones y ajustes".

LEE EL DISCURSO ÍNTEGRO DEL GOBERNADOR DEL BANCO DE ESPAÑA (PDF.)

Otra de las cuestiones que ha apuntado Linde en la presentación del informe sobre el Banco de España en 2011, ha sido que "casi nadie previó la doble recesión, algo que afectó, sin duda, a la calidad de los test de solvencia que el Banco de España llevó a cabo en 2010 y 2011", y ha asegurado que el organismo "debería haber sido más heterodoxo en su capacidad reguladora y supervisora para mitigar la vulnerabilidad del sistema financiero".

En conclusión, el Banco de España "debería haber sido más heterodoxo en su capacidad reguladora y supervisora para mitigar la vulnerabilidad del sistema financiero", ha matizado el gobernador.

Así, juzgando lo ocurrido con la información de la que hoy se dispone, "hay que reconocer que en el Banco de España no tuvimos éxito en lo que ahora llamamos supervisión macroprudencial", ha dicho.

Y es que según ha reconocido, "el organismo no se enfrentó con la decisión que ahora se entiende habría sido necesaria respecto al gran aumento del endeudamiento de España y, después, a la contención y corrección del fortísimo deterioro en los balances bancarios, consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria y la recesión".

En este sentido, el gobernador ha señalado que en los años de la burbuja inmobiliaria y financiera que finalizó en 2008 "existía una especie de euforia" no solo en España, sino en todos los países de la Unión Europea y en Estados Unidos, "que llevaba a no querer ver los riesgos que se estaban acumulando".

"Era como si nadie quisiera prever escenarios de recesión, de subidas de tipos de interés o de colapso financiero", ha señalado Linde.

Por último, el gobernador ha indicado que no se puede atribuir toda la responsabilidad por el deterioro de la confianza en el sistema bancario español a la coyuntura económica internacional, a los problemas de la zona del euro o a la recesión de España.