POLÍTICA

Caso Malaya: Juan Antonio Roca se pregunta por qué le piden más cárcel que al asesino de Mari Luz

30/07/2012 12:58 CEST | Actualizado 30/07/2012 12:59 CEST
GTRES

El presunto cerebro de la mayor trama de corrupción conocida en España, el caso Malaya, Juan Antonio Roca, ha pedido al tribunal y a las acusaciones que reflexionen sobre por qué a asesinos como Santiago del Valle, condenado por la muerte de Mari Luz, se les pide menos años de prisión que a él.

En el trámite de su última palabra, Roca ha asegurado que en junio de 2010, Santiago del Valle, le preguntó mientras cenaba en la cárcel qué delito había cometido para que le pidieran más pena de cárcel que a él y "la verdad no supe qué contestarle", ha agregado el acusado.

También ha recordado a otro recluso condenado por asesinar, descuartizar y meter en una maleta a su mujer que ya disfruta de un permiso de tercer grado.

Además, Juan Antonio Roca ha lamentado "profundamente el daño que se ha causado a Marbella y a los ciudadanos con motivo de esta causa".

VISTO PARA SENTENCIA

El juicio del caso Malaya, contra la mayor trama de corrupción conocida en España, termina tras 22 meses de vista oral y ha quedado visto para sentencia.

El juicio arrancó el 27 de septiembre de 2010 y ha necesitado 199 sesiones y en las que han declarado unos cuatrocientos testigos y peritos.

Aunque el juicio comenzó con 95 procesados sentados en el banquillo de un total de 98, ya que tres se encuentran en busca y captura: el empresario José Manuel Carlos Llorca y los exediles del Ayuntamiento de Marbella Francisco Javier Lendínez y Carlos Fernández, actualmente hay 86 (tras la retirada de acusación para nueve procesados y el acuerdo con tres).

Tres exalcaldes, concejales, empresarios -vinculados a los sectores de la construcción, los toros o el fútbol- y abogados han sido los protagonistas, y también ha habido numerosas alusiones al fallecido Jesús Gil, que fue alcalde de Marbella entre 1991 y 2002, unos años antes de que arrancara la investigación judicial de la trama de corrupción, que comenzó a finales de 2005 y se destapó en marzo de 2006 con la primera fase de detenciones.

La Fiscalía Anticorrupción pide una pena de 30 años de prisión y una multa de 810 millones de euros para Juan Antonio Roca, para la exalcadesa, Marisol Yagüe, la petición fiscal es de dieciséis años de prisión, mientras que para el exalcalde Julián Muñoz es de diez años y para la ex primer teniente de alcalde Isabel García Marcos, de doce años.

El juicio también ha sido el más mediático de la historia judicial española por lo que hubo que coordinar trescientos periodistas acreditados para la cobertura de la vista oral y se habilitó una sala de prensa con monitores de televisión.

La investigación judicial del caso comenzó a finales de 2005 y tuvo como consecuencia una medida inédita en la historia democrática: la disolución del Ayuntamiento de Marbella en abril del 2006 y la constitución de una comisión gestora hasta las elecciones del 2007.