El Gobierno trabaja en un nuevo calendario laboral que modificará el disfrute de los festivos y espera hacerlo público a finales de año.

Así lo anunció este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al ser preguntado por la nueva configuración, de la que el diario La Vanguardia se hace eco en un artículo.

Santamaría aseguró que el Ministerio de Empleo está "trabajando con la Conferencia Episcopal, los agentes sociales (sindicatos y patronal), así como con las comunidades autónomas para aprobar cambios en el calendario electoral (sic)", en referencia al calendario laboral. A "final de año", el Gobierno espera anunciar "algún acuerdo" en ese sentido.

Sin embargo, la vicepresidenta recordó que los festivos de 2013 caen en su mayoría junto a fines de semanas, por lo que el problema en general no supondría la multiplicación de puentes de otros años.

El diario La Vanguardia, en el artículo firmado por Mar Díaz-Varela, asegura que el nuevo calendario, pactado con Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal, quedaría de la siguiente manera:

"Al final, hay un acuerdo: se suprime el día de Todos los Santos (1 de noviembre) pero a cambio se mantiene la Purísima (8 de diciembre). Se mantiene también el 15 de agosto, en este caso a petición del sector turístico-hotelero. En cambio, se podrán mover las fiestas de San José, el 19 de marzo, y de Santiago, el 25 de julio, lo que afecta principalmente a Valencia y Galicia. Para la fiesta de la Constitución, el 6 de diciembre, se sopesan dos posibilidades. La primera consistiría en moverla al lunes, para evitar el macropuente que se suele producir al unirla con la de la Purísima. La otra posibilidad es convertirla en día laborable".