POLÍTICA
18/12/2012 19:43 CET | Actualizado 17/02/2013 11:12 CET

CiU y ERC llegan a un acuerdo de Gobierno: Habrá consulta en 2014

REUTERS

Tras semanas de negociaciones, el pacto está sellado y la clave es el referéndum. El presidente catalán, Artur Mas (CiU), y el líder de ERC, Oriol Junqueras, han superado el principal escollo y han cerrado un acuerdo de gobernabilidad que incluye celebrar una consulta de autodeterminación en Cataluña en 2014, aunque con una cláusula que permita posponerlo de mutuo acuerdo.

Así lo ha confirmado al salir del Palau de la Generalitat el propio Junqueras, que ha precisado que el acuerdo incluye aprobar una ley catalana para celebrar inicialmente una consulta soberanista en 2014.

LEE AQUÍ EL DOCUMENTO SOBRE LA CONSULTA (EN CATALÁN)

Está previsto que CiU y ERC escenifiquen el acuerdo este miércoles a las 13:00 en el Parlament, en donde ahora se reúne una Junta de Portavoces para convocar formalmente un pleno de investidura para este jueves y viernes, que permitirá a Mas seguir al frente del Govern como president.

La firma del acuerdo tendrá lugar ante la presencia de todos los diputados de la federación y los republicanos.

El acuerdo incluye la creación de un Consejo Catalán para la Transición Nacional que asesorará a la Generalitat. Estará compuesto por personalidades relevantes de la comunidad y arropará los esfuerzos de la Generalitat, que impulsará una ley de consultas y abrirán una negociación con el Estado.

La decisión de esta mañana de Artur Mas de crear un impuesto sobre los depósitos bancarios al margen del Gobierno, una de las peticiones fiscales de ERC, dejaba entrever que el acuerdo, que se tambaleó en varias ocasiones, sería inminente.

Tras la pérdida de escaños de CiU y su fracaso electoral en el objetivo de poder gobernar con mayoría absoluta, el partido de Artur Mas se vio obligado a buscar apoyos que le garantizasen la estabilidad en el Govern.

El PSC le cerró las puertas, por lo que las negociaciones se centraron en Esquerra. El partido de Oriol Junqueras supeditó el apoyo a Mas como president a que se fijara una fecha para la celebración de un referéndum de independencia.

El horizonte marcado es finalmente 2014, aunque no se ha concretado fecha.