Los miembros del Fondo Monetario Internacional no se cuidan mal, como demuestra el menú de la cena anual de Navidad a la que han asistido cerca de 7.000 empleados y cuyo contenido ha desvelado el Washington Post.

La comida (cuyo menú ocupaba cuatro páginas) estaba organizada en siete "estaciones" con diferentes tipos de productos. Por ejemplo, una de esas estaciones incluía comida española como patatas bravas, ensalada murciana, coles de Bruselas, paella de marisco o albóndigas a la jardinera. Todo ello salpicado por crema de caviar y alcohol ilimitado. En otras mesas había comida india, mediterránea, mexicana o americana.

Una de las preguntas más importantes: ¿Cuánto valió todo eso? Según una fuente citada por el diario estadounidense, la gala costó 500.000 dólares, aunque un funcionario del FMI redujo esa cifra hasta los 350.000. El Washington Post recalca que se espera que Grecia pague en intereses a la institución cerca de 899 millones de dólares en 2013.