La perra que el pasado jueves se coló en las vías del Metro de Madrid y estuvo corriendo por distintas estaciones ha aparecido sin vida después de varios días de búsqueda, ha informado el suburbano a través de sus cuentas en las redes sociales.

"Lamentamos que el perro haya aparecido sin vida. Os podemos asegurar que se ha hecho todo lo posible en todo momento por rescatarlo", señala Metro de Madrid. "Solo queremos señalar que desde el principio intentamos rescatarla y que no sufriera ningún daño. Por ello, se ralentizó la velocidad de los trenes en el tramo que se le vio, se llamó al servicio de recogida de animales del Ayuntamiento y a la policía. Nuestro personal estuvo buscándola bajando a las vías para intentar capturarla. También se dejó pasar a una protectora de animales para que lo intentaran localizar e incluso bajó a las instalaciones para contribuir a la búsqueda la persona que se identificó como dueña", prosigue el comunicado de la empresa.

La perra se 'coló' el pasado jueves en las vías de Metro de Madrid provocando ligeros retrasos en la circulación de los trenes a la vez que los trabajadores de Metro estuvieron horas buscándole, durante varios días. El animal, que entró en el Metro en torno a las 17 horas, fue visto por última vez sobre las 19 horas del mismo jueves en la estación de Sainz de Baranda, correspondiente a la Línea 6.

Según explicó entonces un portavoz del Metro a Europa Press, una protectora de animales y la dueña del perro acudieron hasta dicha estación con el objetivo de que apareciera, pero finalmente no se vio rastro alguno del animal.

DENUNCIAS

A pesar de las explicaciones de Metro, los usuarios de Twitter han reaccionado indignados a la noticia de la muerte del animal al entender que los trabajadores del suburbano no hicieron todo lo posible para salvar al perro. Además, varias protectoras de animales, entre las que destacan Hogar de Luci, Spap, Más Vida y Justicia Animal, han denunciado este domingo que Metro de Madrid no les dejó entrar en las vías, al cierre del suburbano, para intentar rescatar a la perra.

"Es absolutamente falso que dejaran entrar a ninguna asociación", han afirmado en un comunicado. Por su parte, las protectoras han explicado que durante varios días se pidió a la compañía del suburbano que al finalizar el servicio de Metro les dejarán poner una jaula trampa en un lugar que no obstaculizara el correspondiente trabajo nocturno de los trenes.

Así, han explicado que ayer, sábado, un maquinista vio a la perra tirada dentro del túnel a unos metros del andén de la estación de Sainz de Baranda. "De manera continua se nos negó que eso fuera verdad por parte de los superiores responsables del metro y perdimos mucho tiempo intentando que de alguna manera se pudiera salvar a la galga que aun podía estar malherida y agonizando", han lamentado.

Arancha Sanz de, abogada de la SPAP de Madrid, ha explicado que intentó "por todos los medios" que se les permitiera rescatar a la galga, explicando que podían estar incurriendo en un presunto maltrato animal tipificado en el artículo 337 del Código Penal. "Pero seguían sin permitirnos acceder al animal", han señalado.

Loading Slideshow...