Cataluña finalmente no ha cumplido el objetivo de déficit exigido por el Gobierno a las autonomías y ha cerrado el ejercicio 2012 con un déficit de 2,3 % del PIB catalán.

En rueda de prensa tras la reunión del gobierno catalán, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, y el portavoz del Gobierno, Francesc Homs, han dado a conocer este dato, y han resaltado que el desfase entre ingresos y gastos de 2012 es inferior en 1,69 puntos al de 2011.

La Generalitat ha pedido de forma reiterada al Gobierno que flexibilice el objetivo de déficit impuesto a las autonomías y sitúe este límite en el 1,5 % del PIB para 2013, en lugar del 0,7 % marcado por el Ejecutivo, un límite que Cataluña ve imposible de cumplir.

UN "ESFUERZO INMENSO"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha remarcado hoy que Cataluña ha hecho un esfuerzo "inmenso e ingente" para reducir el gasto -5,7 millones diario en 2011 y 2012-, pese a la "permanente deslealtad" del Gobierno central, al que ha acusado de no repartir equitativamente los límites del déficit.

"Se han reducido 4.200 millones de euros de gasto ordinario (...) y un gobierno capaz de reducir el gasto así es un gobierno que hace los deberes, con enormes dificultades", ha destacado Mas en la conferencia de prensa posterior al Consell Executiu, acompañado de los consellers Andreu Mas-Colell (Economía) y Francesc Homs (Presidencia).

El presidente catalán, que ha defendido la austeridad como un valor "que no se debe convertir en un idea fundamentalista", ha acusado al Gobierno central de "asfixiar" la Generalitat quedándose a su juicio con parte del objetivo de déficit que le tocaría a la administración catalana y recurriendo las nuevas tasas del Govern.