El Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ordenó la semana pasada la suspensión cautelar del cierre de las urgencias nocturnas que había entrado en vigor solo tres días antes. Los vecinos de la Comunidad han tenido, de momento, más suerte que en Cataluña, Extremadura, Madrid, Murcia y Castilla y León, autonomías que, con menos repercusión mediática, llevan luchando contra el cierre de las urgencias nocturnas desde hace meses.

La pionera en este sentido fue Cataluña, que en el verano de 2011 cerró las urgencias por las noches en 60 ambulatorios. Tras ella fueron veloces las otras tres regiones. Ahora, Navarra planea tomar medidas similares. La supresión de este servicio ha dado lugar a intensas protestas y, en algunos casos como Castilla y León, los afectados aseguran que el cierre de las urgencias se ha cobrado ya tres fallecidos. En todos los casos, los argumentos han sido los mismos: servicios "infrautilizados" que suponían un coste demasiado alto.

CATALUÑA: “ESTAMOS DESPROTEGIDOS”

La Generalitat de Cataluña cerró en 2011 las urgencias nocturnas en 54 ambulatorios. Desde entonces, los vecinos de los municipios afectados no han parado de movilizarse. Los resultados, por ahora, han sido discretos. “En principio nos iban a cerrar las urgencias nocturnas y las de los fines de semana. Recogimos firmas y escribimos un manifiesto a la comunidad y logramos que, al menos, nos dejaran las de los fines de semana de 8.00 a 20.00”, explica Raquel Rodríguez, concejala de Sanidad de Navàs (Barcelona), uno de los municipios de mayor tamaño afectados, con más de 6.000 vecinos.

Esa pequeña marcha atrás sirvió para que los vecinos del pueblo aceptasen el cierre de las urgencias con algo más de resignación. En cualquier caso, Rodríguez advierte: “Seguimos sin estar contentos porque es una medida injusta. Nos sentimos desprotegidos porque no sabemos si en caso de emergencia un médico para tantos municipios va a ser suficiente”.

De hecho, según explican los vecinos de la zona, se nota el empeoramiento de la atención médica nocturna. “Tienes que llamar al 112, ahí te pasan de centralita en centralita… así que casi siempre la atención llega tarde”, explican. Aseguran, además, que en muchas ocasiones se optimizan peor los recursos que antes porque se envía a la ambulancia por un lado y al médico por otro.

EXTREMADURA: “LA GENTE AGUANTA CON DOLORES TODA LA NOCHE”

En Extremadura, el cierre de las urgencias nocturnas se produjo entre mayo y junio de 2012 y el Gobierno extremeño tardó solo unos pocos días en anunciar y ejecutar el cierre de 15 PAC. Los alcaldes de los municipios afectados lamentan la forma en la que se produjo la cancelación de los servicios. “Nos enteramos de lo que iban a hacer por la prensa y todas las reuniones que solicitamos con la Junta acaban igual: nos dicen que se remiten a lo publicado en los periódicos”, asegura José Ángel Benítez, alcalde socialista de Quintana de la Serena, en Badajoz.

Benítez explica que, en estos meses, la vida de los vecinos ha cambiado porque, sobre todo los mayores, aguantan con dolores o malestar durante toda la noche para ir por la mañana al médico. “Donde había un médico por cada 5.000 vecinos, ahora hay uno para cada 11.000. La gente mayor no tiene vehículos para desplazarse a otros pueblos de noche, ningún taxista de la zona se va a levantar a las tantas de la madrugada y los mayores son reacios a molestar a los vecinos”, indica Benítez.

CASTILLA Y LEÓN: “DESDE UN DESPACHO NO ENTIENDEN AL MUNDO RURAL”

La Junta de Castilla y León cerró en octubre las urgencias nocturnas de 18 centros rurales. 40.000 habitantes están afectados y han creado una plataforma llamada Federación Castellano y Leonesa Salud 24 Horas. Sus miembros aseguran que tres personas han muerto en estos meses por culpa de una tardía asistencia sanitaria, dos de ellas en Salamanca y otra en Zamora.

En el caso de Zamora, un octogenario falleció en Muelas del Pan en noviembre después de estar durante una hora sin atención médica. La Plataforma 'Tierra del Pan, Alba y Aliste quieren vida' denunció que se llamó dos veces el centro de salud más próximo y no cogieron el teléfono, por lo que se avisó a la Guardia Civil, que activó el 112 a las 6.10 horas. El médico de urgencia llegó a las 7.15. La plataforma asegura que los fallecidos en Salamanca murieron en circunstancias similares.

Ante las protestas de los vecinos, la Junta ha asegurado que va a “analizar” el cierre de las urgencias nocturnas y a “revaluar” los tiempos y distancias que existen a los centros de salud. “Lo llevan diciendo desde octubre. La gente mayor por no molestar o por no poder no va al médico, así que la Junta dice que desde que entró en vigor la medida ha descendido el número de casos que atienden las urgencias. Dicen eso porque no entienden cómo funciona el mundo rural, desde un despacho no lo pueden entender”, lamenta Gema Expósito, de la Plataforma Salud 24 Horas.

“Lo que hemos recomendado a los mayores es que en cuanto se noten algo, no se aguanten ese síntoma o ese dolor. Que antes podían porque estaba el médico al lado pero que ahora si esperan todo se puede complicar muchísimo”, apunta José Luis Rapado, miembro de 'Tierra del Pan, Alba y Aliste quieren vida'.

MADRID: EN HUELGA DE HAMBRE

En Madrid, el cierre está siendo algo menos problemático porque los afectados no tienen que recorrer distancias tan kilométricas. La Consejería de Sanidad cerró en septiembre los centros de salud de Aranjuez, el barrio de La Fortuna en Leganés y los distritos madrileños de la Avenida de Logroño en Barajas y Doctor Esquerdo en Retiro. La medida también dio lugar a protestas como la de Lucrecio Teba, que inició una huelga de hambre en contra del cierre.

MURCIA: SOLUCIÓN INTERMEDIA

También en verano, el Gobierno de Murcia anunció el cierre de seis servicios de urgencias nocturnas. En esta Comunidad, sin embargo, la mayor parte de los municipios han firmado "convenios de colaboración" con la Comunidad Autónoma que consisten en que los Ayuntamientos abonan al Ejecutivo regional el coste de las guardias de los médicos.