Anonymous ha hackeado este lunes la cuenta de Burger King de Twitter y le ha cambiado el nombre por el de su rival, McDonalds. En la web se podía leer que la empresa había sido "vendida a McDonald's porque el whopper fracasó".

Los informáticos de esta franquicia americana de hamburguesas han tardado 30 minutos en desactivar la cuenta, pero ha sido tiempo suficiente para que lograra 20.000 seguidores más.

Según The Next Web, la cuenta mostraba a supuestos empleados del restaurante drogándose o hamburguesas con mal aspecto.

Estos son algunos de los mensajes que han aparecido en la cuenta de Burger King:

burger king hacked

burger king

bk