INTERNACIONAL

Muere el dictador argentino Jorge Videla

17/05/2013 15:13 CEST | Actualizado 17/05/2013 21:33 CEST

El dictador argentino Jorge Rafael Videla ha muerto este viernes a los 87 años en la cárcel bonaerenese Marcos de Paz, donde cumplía cadena perpetua.

Según informa el diario argentino Clarín,la presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos Políticos de la Argentina (AFYAPPA), Cecilia Pando, lo confirmó por la Radio Once Diez: "Videla murió durmiendo. Anoche no quiso cenar porque se sentía mal".

Durante la dictadura de Videla desaparecieron al menos 30.000 personas. Nunca, jamás, el dictador se arrepintió.

Videla dirigió al grupo de militares que en 1976 dio un golpe de Estado y expulsó del poder a María Estela Martínez de Perón, conocida como 'Isabelita', para imponer un gobierno militar que impulsó el eufemístico Proceso de Reorganización Nacional, que sirvió para imponer un modelo con el que se enriquecieron las grandes empresas y supuso la represión de cualquier voz discordante.

Videla fue juzgado y condenado a prisión perpetua por los numerosísimo crímenes de lesa humanidad cometidos durante su gobierno. El 22 de diciembre de 2010 fue condenado a prisión perpetua por el caso UP1. Su última condena, en 2012, fue a 50 años por el secuestro sistemático de bebés y niños durante su dictadura.

En 2010 la Justicia le declaró culpable del fusilamiento de una treintena de presos políticos en 1976.

UN "PRESO POLÍTICO"

Videla compareció el pasado martes ante el Tribunal Oral Federal 1 en el marco del juicio que se celebra en su contra por el Plan Cóndor, puesto en marcha por las dictaduras suramericanas de la época para aplastar a la disidencia interna, sobre todo a la de izquierdas.

Antes el a responder a las preguntas de la Fiscalía, Videla leyó un comunicado en el que asumió "íntegramente" la responsabilidad por los delitos cometidos por sus subordinados durante la "guerra antiterrorista". Interrogado por la Fiscalía sobre su implicación en el Plan Cóndor, el ex dictador se ha negado a declarar, argumentando que en el último mes ha sufrido una "crisis de memoria" y otra de "estabilidad vertical".

Además, se quejó de que el Plan Cóndor es "cosa juzgada" desde 1985, por lo que se definió de "preso político". "No tiene sentido hacer una defensa en una justicia vacía de derecho", señaló.

Videla encarnó para la sociedad argentina los años más duros de una de las peores dictaduras que ha conseguido superar el continente americano, pero sus crímenes y sus decisiones aún siguen provocando dolor en las familias argentinas, que siguen buscando a sus nietos y familiares desaparecidos.