POLÍTICA

Huelga de limpieza en Madrid: Una semana entre basura y sin avances en la negociación

12/11/2013 07:30 CET | Actualizado 12/11/2013 07:30 CET
EFE

Tras las montañas de basura que se acumulan por las calles de Madrid hay personas que luchan por sus derechos laborales y ciudadanos que no comprenden cómo, en tan sólo una semana, el lugar donde viven se ha convertido en un vertedero.

No hay visos de solución tras siete días de huelga indefinida convocada por los sindicatos de limpieza contra el ERE presentado por las empresas concesionarias del servicio de limpieza y recogida viaria en Madrid (Sacyr-Valoriza, OHL-Ascan y FCC), que supondría el despido de 1.144 trabajadores de los 6.000 que componen las plantillas.

“Una barbaridad de despidos” para Félix Carrión, secretario de Acción Sindical de Servicios Privados de Madrid de CCOO. “Las empresas están haciendo planteamientos vinculados a los despidos y a la rebaja salarial. Nosotros decimos no a la rebaja y no a la pérdida de empleo”, explica por teléfono a El Huffington Post, poco antes de entrar en otra reunión de la negociación.

En ella, las empresas han planteado una última oferta: un Expediente de Regulación Temporal que lleve implícita una rebaja salarial del 12%, un recorte menor que el planteado inicialmente del 43%. Una propuesta a la que CCOO se opone porque, además de bajada salarial y despidos, contempla recortes de jornada de completa a parcial. Esta es la propuesta de las concesionarias:

  • 1. Reducir el número de despidos de 1.144 a 625 trabajadores con indemnización de 27 días/año y máximo de 20 mensualidades.
  • 2. Resto de la plantilla: ERTE de un mes y 12% de ahorro de costes (eliminación de acuerdos de centros de trabajo, jubilaciones, excedencias, bajas incentivadas, etc.)
  • 3. Modificaciones de jornada y turno.

El nuevo planteamiento de las concesionarias ha sido rechazado, no sólo por CCOO, sino también por UGT, que lo ha tachado de "provocación". Antes de esta propuesta, estos eran los expedientes que proponían cada una de las empresas.

- Valoriza (Lotes 2 y 3): 371 empleados.

- ASCAM-OHL (Lote 4): 184 empleados.

- ASBA-FCC (Lotes 5 y 6): 589 empleados.

“La huelga no es sólo por los despidos”, explica Carrión sobre los paros indefinidos. Y es que los trabajadores se quejan de que, desde que las empresas se hicieron con el servicio, han pretendido recortes del convenio colectivo y reducción de salarios en más de un 40%.

BOTELLA SE LAVA LAS MANOS

La huelga comenzó en la medianoche del pasado martes, tras una concentración de protesta celebrada el lunes por la tarde. Según el Ayuntamiento, desde entonces se ha producido la quema de 260 contenedores, que habrían afectado a casi 40 vehículos.

Según la Jefatura Superior de Policía, el número de detenidos durante esta semana es de 14 personas, de los que no todos son trabajadores. De hecho, ninguno de los cinco detenidos durante el fin de semana era trabajador.

A esto se han unido acciones de los piquetes, como el volcado de papeleras y el rajado de basuras, esparciendo sus contenidos por las calles. También se pidió, ante la llegada del fin de semana, la realización de un "botellón solidario" con la huelga.

Sobre los incidentes durante la semana de huelga, los sindicatos critican a ciertos medios por “segregar” la información y sólo centrarse en la quema de contenedores. “Nosotros no tenemos ningún detenido, estamos tratando de ver cuántos contenedores se han quemado, porque esto pasa en la ciudad todos los días”, explica Carrión.

"¡TOMA BASURA!"

Entre la ciudadanía existe división entre quienes se quejan por los desperdicios que pueblan las aceras y los que se solidarizan con la causa de los trabajadores.

"El Ayuntamiento ha hecho un contrato basura, ¡pues toma basura!", relata a la Agencia EFE la propietaria de uno de los kioskos de la Puerta del Sol. Otro empleado de un kiosco se solidariza con los huelguistas, que "tienen derechos", aunque reprueba la actitud de quienes vacían las papeleras, un gesto que "hace polvo" a los comerciantes.

Algunos turistas se lo toman con sentido del humor. "Ya no disfruto de mi relaxing cup of café con leche in la Plaza Mayor", dice un ciudadano catalán mofándose de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. "Ahorita, nos van a comer los gusanos en la calle", añade una mujer cubana.

A otros, especialmente los mayores, les hace menos gracia todo este conflicto. "El encanto que tenía el Madrid antiguo se ha perdido", comentan dos vendedoras de la lotería al recordar que en su barrio, Lavapiés, ya hay ratas "grandes". Una mujer septuagenaria denuncia que una amiga suya resbaló con un plástico y se lesionó la rodilla. "Seguro que los que tienen que solucionarlo no tienen toda esta basura a la puerta de su casa", agrega.

Ante estas quejas Ana Botella se ha lavado las manos con este asunto alegando que se trata de un conflicto entre empresas privadas y trabajadores ajenos al Consistorio.

Y pese a la cantidad de desperdicios que se acumulan por las vías de la capital, la regidora no considera que esto suponga un problema para la salud de los ciudadanos. "Problema de salubridad, no", ha zanjado. Por si acaso, Botella ya se reunió con las empresas concesionarias el pasado viernes instándolas a poner fin al conflicto laboral.

POLICÍAS ESCOLTANDO A BARRENDEROS

El Ayuntamiento estableció unos servicios mínimos del 40% de los trabajadores a pie de calle para el Servicio de Limpieza y el SELUR (Servicio Especial de Limpieza Urgente), y del 25% para el mantenimiento de zonas verdes. Sin embargo, considera que durante estos días no se han cumplido los servicios mínimos, sino que han oscilado entre el 60% y el 80%. Por ello, se reforzó el operativo policial superando las 60 patrullas diarias para favorecer su cumplimiento.

Desde CCOO explican que los servicios mínimos se están llevando a cabo con normalidad y que la huelga no es violenta. De hecho, animan a ir “al inicio de cualquier turno” para observar que los mínimos “entran y salen” sin problemas.

Sí se quejan de que algunos trabajadores no pueden realizar su labor porque “en algunos centros no se ha entregado aún la ropa de invierno y no han salido a trabajar”. “No pueden salir todavía en manga corta”, agrega.

Aún así, Botella ha anunciado que sancionará económicamente a las empresas adjudicatarias por no cumplir los servicios mínimos estipulados y ha defendido que Madrid está sufriendo una huelga “porque estamos mejorando en eficacia”.