POLÍTICA

Jaume Matas: "Tengo la conciencia tranquila, quiero seguir demostrando mi inocencia"

04/12/2013 14:42 CET | Actualizado 04/12/2013 14:42 CET
EFE

El expresidente de Baleares Jaume Matas ha lanzado este mensaje a la Justicia: "Tengo la conciencia tranquila, quiero seguir demostrando mi inocencia".

Estas han sido sus últimas palabras para cerrar el juicio por presunto cohecho al que se ha enfrentado desde el pasado lunes por solicitar que su mujer fuera contratada en un hotel de Palma.

Matas ha expresado su confianza en la justicia y ha explicado al jurado popular que a finales de 2006 pidió al empresario Miguel Ramis que diera trabajo a su esposa en virtud de su amistad y no como presidente del Govern balear.

Además, el antiguo líder del PP balear ha aludido a que tras cinco años y medio siendo objeto de una investigación judicial por las numerosas piezas del caso Palma Arena ha podido "demostrar que el 95% de las acusaciones" contra él "no correspondían a la realidad".

UNA PETICIÓN A UN "BUEN AMIGO"

"Nunca, ni antes ni en estos cinco años y medio, se me habría ocurrido ni pasado por la cabeza que tendría que acudir a un juicio por esto, por pedirle a un buen amigo de hace más de 15 años un puesto de trabajo para mi mujer", ha incidido.

En este sentido, ha insistido en que su amigo Ramis "nunca" le pidió nada cuando era presidente del Govern y que "no creía que cometía un error" al demandarle el favor de que diera trabajo a su mujer, Maite Areal.

Matas, condenado en firme a 9 meses de cárcel por tráfico de influencias en la primera pieza juzgada del caso Palma Arena, ha recalcado que hasta el momento no se ha formulado contra él "ni una acusación" de que se haya "apropiado ni un euro público".

CONCLUYE EL JUICIO

Tras la intervención del expresidente balear, el magistrado Juan Jiménez, ha dado por concluido el juicio y poco después ha citado a los miembros del jurado a las 14.00 horas para entregarles y explicarles el objeto del veredicto sobre el que tendrán que deliberar, para lo cual quedarán incomunicados.

El jurado tendrá que considerar las pruebas y los testimonios aportados en la vista y los argumentos de la Fiscalía y del abogado defensor de Matas, Miquel Arbona, que en su informe final ha planteado que tanto el hotelero que contrató a Areal en 2007 como su anterior patrón en una asesoría fiscal y laboral han afirmado que lo hicieron por "amistad", luego no hay delito.

Arbona, que reclama la libre absolución, ha recordado al jurado que tiene que juzgar los hechos presuntamente delictivos que se atribuyen a su cliente y que su función no es "ajustar cuentas con nadie, ni hacer pagar al señor Matas ni por la crisis, ni por otros políticos".