POLÍTICA

Orange Market infló un 82% facturas a la Generalitat valenciana

09/12/2013 09:36 CET | Actualizado 07/02/2014 11:12 CET
EFE

La mercantil Orange Market S.L., cuyo responsable era Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', hinchó las facturas remitidas a las Consellerias de Territorio y Vivienda, y de Infraestructuras y Transporte, en un 81,95% y un 82,1%, respectivamente, en el año 2005, según consta en un documento aportado al 'caso Gürtel' que se instruye en Madrid, y que se ha remitido al tribunal valenciano por afectar a la Comunitat, donde también hay abierto un procedimiento.

En general, tal y como se detalla en este documento, bajo el epígrafe 'Hoja de Costes', Orange Market inflaba las facturas que remitía a la Generalitat valenciana entre un 28 y un 88%, y del total de beneficio, le daba la mitad a dos sociedades de Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama Gürtel: Good & Better y Easy Concept.

La Conselleria con la que obtuvo mayor porcentaje de beneficio Orange Market S.L. en 2005 fue la de Infraestructuras y Transporte, que en ese momento estaba presidida por José Ramón García Antón. En total, en ese ejercicio la mercantil le facturó 44.533,52 euros por los trabajos realizados, mientras que el coste real de los mismos ascendía a 7.932,23. Es decir, que obtuvo un beneficio de 36.601,29 euros, e hinchó las facturas un 82,1%.

A Infraestructuras le siguió la Conselleria de Territorio y Vivienda (cuyo responsable era en ese momento Rafael Blasco), con la que la trama infló las facturas en un 81,95%. Le facturó 40.733,52 euros, cuando el coste real fue de 7.349,37 euros, con lo que ganó hasta 33.384,15 euros en tan solo un ejercicio.

Otro de los eventos en los que Orange Market consiguió mayor beneficio con la Generalitat valenciana fue con el Open de Tenis de 2005, ya que cobró 81.800,40 euros por las 'RRPP, Zona Village y Contrato Agencia' cuando el coste era de 9.626,10 euros, lo que significa que hinchó las facturas en un 88,2%. El beneficio que obtuvo por estos actos fue de 72.074,21 euros, y de éste se desvió la mitad a empresas de Correa.